Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

El ‘revolcón’ que expertos proponen darle a la regla fiscal

Tras conocerse que Minhacienda incluiría ajustes a la regla en la próxima reforma que llevará al Congreso, analistas ponen sobre la mesa los cambios que deberían incluirse para hacer más eficiente dicho mecanismo que busca garantizar la sostenibilidad fiscal del país.

Publicado

on

Foto vía Getty Images

El Ministerio de Hacienda estaría preparando ajustes a la regla fiscal en la próxima reforma que llevará al Congreso, mediante la cual buscará además aumentar los ingresos de la Nación vía impuestos y reducción del gasto.

Lo que debe saber

La regla fiscal, creada en 2011 con el fin de fijar metas para tratar de reducir año a año la diferencia que tiene el Gobierno entre los gastos e ingresos de la Nación, fue suspendida durante 2020 y 2021 debido a la magnitud del choque de la pandemia del coronavirus que exigía un mayor gasto público para hacerle frente a la crisis.

Según la ley que creó la regla, la meta del déficit fiscal planteada en el mediano plazo estipulaba que el déficit estructural del Gobierno Nacional Central no debería superar el 1% del PIB a 2022, algo que en la práctica luce imposible de cumplir pues, por la coyuntura económica el déficit de 2020 fue de 7,8% del PIB ($77,7 billones) y este año se estima que subiría al 8,6% del PIB (más de $90 billones). Ambas cifras son históricas desde que existe el mecanismo en mención.

Lea también: No solo serán impuestos, en la próxima reforma también se modificará la regla fiscal

De retornarse a la regla el próximo año, la meta de déficit planteada en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp) es de 2,5% del PIB, es decir, tocaría reducir el indicador en 6,1 puntos porcentuales (pps) en apenas un año. Por ello, el Gobierno buscará modificar la regla en la reforma fiscal próxima a presentarse, además, lo hará para hacerle unos cambios que harían más eficiente el mecanismo que actualmente no incluye topes en los montos de deuda pública, por ejemplo.

Las propuestas de cambios

Aunque el año pasado el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dio luces de los ajustes que se le podrían hacer a la regla fiscal, Forbes consultó a expertos en la materia para conocer qué transformación -desde sus criterios- debería tener el mecanismo que entre otras cosas, ha servido para controlar las presiones de gasto del Gobierno.

Sobre ello, Carolina Monzón, jefe de análisis económico de Itaú, se refiere a cuatro temas puntuales: primero, el Comité Consultivo de la Regla Fiscal debería dar reportes de su perspectiva con mayor frecuencia, pues cuando estaba vigente la regla lo hacía cada año en marzo o abril, lo cual terminaba sirviendo como insumo al Mfmp. Segundo, “se debe dar la discusión si otros recursos claves para el Gobierno, como en el caso de las regalías, deben ser incluidos en las cuentas fiscales en la medida que pueden mitigar el efecto de la brecha energética”.

En tercer lugar, Monzón dice que “los lineamientos de la cláusula de salida también podrían hacer parte de la discusión, para de alguna forma limitar su extensión”. Por último, menciona que los escenarios de marcado estrés de mercado no están incorporados, por lo cual, variables de condiciones de financiamiento externo también podrían entrar a la discusión de reforma.

Lea también: El déficit fiscal y la deuda no bajarán este año, así se ‘descuadraron’ las cuentas del Minhacienda

Desde la visión de Nelson Vera, exvicepresidente de Anif, hay que dividir la discusión de la regla en dos elementos: i) los problemas-debilidades que traía dicho mecanismo antes de la pandemia, “básicamente no abordar directamente la trayectoria de la deuda pública y la senda de superávits primarios requeridos para su estabilización; y ii) el hecho de tornarse incumplibles las metas de déficit sugeridas por las brechas del petróleo-producto por el golpe del virus”.

Vera añade que aunque año tras año, se ha cumplido la regla desde sus primeras metas de déficit en 2014, “la deuda pública en cabeza del GNC prácticamente se ha duplicado del 35% al 60% del PIB y se perfila hacia el 70% del PIB en los próximos años”, razón por la que es necesario que la regla gire hacia un esquema de “deuda objetivo”, haciendo la analogía con la inflación objetivo del Banco de la República.

En línea con lo anterior, explicó que el nivel meta de dicho mecanismo debería ser más realista respecto a: “i) su “factibilidad” en términos de lograr credibilidad en las metas por parte del mercado y ii) lograr acomodar inexorables gastos productivos que una economía como Colombia deber hacer en frentes cruciales de infraestructura, educación, justicia, etc., todo ello ahora agravado por tema social en pandemia”.

Por su parte Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital, reitera que aunque no hay una única respuesta, es importante fijar una meta de deuda pública como porcentaje del PIB. “En algunos países se fijan ciertos topes al gasto público, particularmente al gasto público no financiero, es decir, fuera del pago de intereses, por ejemplo. Creo que podría ser también importante acompañar esos niveles de meta de deuda con ese tipo de medidas que logren controlar en particular el gasto y hacerlo más eficiente”.

Le puede interesar: ¡Histórico! Deuda externa de Colombia subió a US$154.968 millones en 2020

También indica que es “muy importante que los parámetros, que se definan para darle cierta flexibilidad al Gobierno en momentos dados como una crisis, sean muchos más claros y fáciles de cuantificar y no estén supeditados a cierta subjetividad”.

Tras una nueva regla, ¿qué niveles de deuda y déficit serían óptimos fijar?

Recordando que en la ley que creó la regla fiscal (1473 de 2011) se establecía que el déficit estructural del GNC no superaría el 1% del PIB, se le consultó a los expertos qué nuevas metas deberían fijarse en el mediano plazo tanto de déficit como de deuda pública tras una reforma a la regla.

Sobre ello, Velandia destacó que es importante apuntarle a reducir la deuda del actual 65% del PIB al 50% del PIB en los próximos 10 años. “Calculamos que este año la deuda (del GNC) se acercará al 67% del PIB, volver a niveles prepandemia es imperativo”. En términos de déficit, expone que la meta podría ser cercana al 2% del PIB. Para ello, será necesaria la reforma fiscal que incremente los ingresos en al menos 1% del PIB a partir de 2022 y otro 1% o 1,5% del PIB adicionales al 2024, dice.

Lea también: ¿Por qué es necesario suspender la regla fiscal en 2020-2021 y no solo este año?

Al respecto, Vera mencionó que “habrá que ver cuál es el nivel de deuda pospandemia, pero luce razonable un umbral del 55%-65% del PIB con horizontes a una década. Lo que si lucía incumplible eran metas de largo plazo implícitas del 30-40% del PIB que anualmente se tenían en el Mfmp (sugeridas por la regla fiscal). Esta discusión de la regla debe estar inexorablemente ligada a una reforma tributaria que logre elevar el recaudo en al menos 1% del PIB”.

Por último, Monzón explicó que los objetivos de déficit y deuda estarán enmarcados por la capacidad de crecimiento del país, la evolución de las tasas de interés y el stock de deuda actual. “En ese sentido, un balance primario superavitario al 1% sigue siendo un gran reto, más cuando los niveles de deuda superaron el 60% del PIB con la pandemia (…) La reducción del déficit primario debe ser acorde con la velocidad de ajuste de los niveles de deuda pública”.

Economía y Finanzas

Este es el impacto de los fondos de capital privado en la inversión extranjera directa

La directora ejecutiva de Colcapital, Paula Delgadillo, comentó a Forbes que el país ha contado con un total de 112 gestores profesionales locales e internacionales. De este total, más de 55% son gestores foráneos que han decidido incluir en su portafolio a empresas y proyectos colombianos.

Publicado

on

Crédito: Colcapital

Tras la llegada de la pandemia, la inversión extranjera directa en Colombia se redujo 48,4% en 2020, frente al nivel registrado el año anterior. Los sectores que más capital atrajeron durante el año pasado fueron los servicios financieros y empresariales con US$2.120 millones, seguidos del sector petroleo y el segmento de comercio, restaurantes y hoteles.

No obstante, todos sufrieron caídas importantes en el transcurso del año. Mientras que los servicios financieros tuvieron una disminución de 30,7% en comparación al 2019, el sector petrolero bajó 67,5% y los comercio, restaurantes y hoteles se desplomaron hasta 58,6%.

En este contexto, los fondos de capital privado han jugado un papel relevante en términos de inversión extranjera directa en el país, según comentó la directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Fondos de Capital Privado (Colcapital), Paula Delgadillo, en entrevista con Forbes Colombia.

“Los fondos de capital privado son vehículos a través de los cuales se canaliza capital local y extranjero hacia empresas y proyectos en Colombia. Dicha dinámica ha sido impulsada por el rol que desempeñan los gestores profesionales, que involucran a todos los sectores de la economía”, afirmó.

Según datos del Estudio de la Industria de Fondos de Capital Privado, Colombia ha contado con un total de 112 gestores profesionales locales e internacionales, cuyos fondos incluyen al país dentro de su política de inversión. De este total, más de 55% son gestores foráneos que han decidido incluir en su portafolio a empresas y proyectos colombianos.

Paralelamente, de los 187 fondos identificados en dicho estudio, más de la mitad son internacionales, permitiendo ser puente para que capitales nacionales y extranjeros, lleguen a activos locales generando crecimiento, desarrollo e impacto económico.

“Muestra del potencial que tiene Colombia como destino de inversión es la creación de un total de 10 fondos nuevos en 2020, los cuales incluyen al país en su política de inversión y alcanzan compromisos por más de US$2,5 billones”, aseguró Delgadillo.

El rol de la construcción

Los fondos de capital privado que invierten en sectores como la construcción e inmobiliarios se han destacado en términos de impacto en la economía. Sobre todo si se tiene en cuenta que el sector inmobiliario fue una de las pocas actividades que registró tasas de crecimiento sostenidas, cerrando con un incremento del 1,9% interanual en 2020.

Adicionalmente, uno de los factores de mayor beneficio tuvo que ver con las oportunidades identificadas en ciudades principales e intermedias de Colombia para centros comerciales, hoteles, logístico e industrial, residencial VIS y NO VIS, senior living, y activos de uso mixto en donde se encuentran proyectos para desarrollo.

Como muestra del dinamismo de estos sectores, Delgadillo comentó que el 63% de los montos de capital invertidos por los fondos de capital privado, cuyo monto llega a US$12.8 billones, se concentraron en los sectores de energía e inmobiliario y construcción.

Teniendo en cuenta a los 187 fondos de capital privado activos y finalizados, la ejecutiva subrayó que los compromisos de capital para Colombia ascienden a los US$17,8 billones de los cuales 22,2% proviene de los fondos de inmobiliarios, con un promedio de inversión por activo cercana a los US$5,2 millones.

Del mismo modo, en el número de activos invertidos, el sector inmobiliario y construcción concentra más de 60% del número total de inversiones movilizadas principalmente por fondos inmobiliarios y de impacto.

Para el caso de los fondos colombianos activos y finalizados, los compromisos de capital para Colombia ascendieron a US$7.9 billones, de los cuales el 45,7% es aportado por los fondos inmobiliarios.

Como parte de la confianza en el sector, Delgadillo mencionó que los principales inversionistas en los fondos inmobiliarios han sido predominantemente los fondos de pensiones con 35,1%, empresas con 22,3% y family offices con 10,9%.

Con corte a diciembre de 2020, los fondos en la industria de capital privado han ejecutado un total de 227 salidas de activos con operaciones en Colombia. De ese total, el 32,6% pertenece a activos de fondos inmobiliarios, los cuales reportaron hasta 26 nuevas desinversiones en 2020.

El futuro tecnológico

Los sectores de servicios financieros y TI concentraron la mayor proporción en número de compañías invertidas por fondos de capital privado y fondos de capital emprendedor durante 2020, con un 27% y 22% del total, respectivamente.

En los últimos años, estos sectores también evidenciaron un incremento de ventas mucho mayor frente a los demás, con un aumento de 7,4 veces frente al promedio general de 3,4 en las ventas de activos invertidos por fondos de capital privado de otros segmentos con corte a diciembre de 2020.

En el caso de los fondos de capital emprendedor, el 73,5% de los montos invertidos se concentra en tecnología e información, mientras que el número de inversiones representa el 58% del número total de activos. Además, el promedio de inversión por activo es mayor en el sector de TI con US$47,7 millones, seguido por el de servicios financieros, que llega a US$8,5 millones.

“Las TI representan un foco de inversión atractivo para el segmento de capital emprendedor. Sumado al comportamiento positivo y resiliente del sector durante la coyuntura, se espera que esta sea una tendencia que se mantenga en el futuro”, recalcó.

El impacto de la sostenibilidad

Parte de la naturaleza de inversión de los fondos de capital privado radica en la capacidad para incentivar cambios al interior de la empresa o proyecto que está siendo invertido. En este sentido, Delgadillo apuntó que se han identificado criterios de sostenibilidad que “demuestran que la incorporación de buenas prácticas aporta a la generación de valor e influye en el desempeño positivo de las empresas a futuro”.

La directora también sostuvo que 87,6% de los fondos de capital privado tiene en cuenta sus criterios aspectos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) con el fin de tomar decisiones de inversión. A su juicio, esto ha demostrado tener una tendencia positiva.

Con relación al estudio anterior de la firma, con cifras de 2019, el 84,1% de los fondos consideraba estos criterios. “Se ha evidenciado que, en los últimos años, estos factores se han involucrado con mayor rigurosidad en los análisis de inversión y riesgo realizados por los gestores profesionales”, aseveró.

A su vez, el 78,1% de los fondos contempla que la ausencia o incumplimiento de prácticas ASG podría ser determinante en el momento de invertir en empresas o proyectos.

Por otro lado, 103 de 137 fondos de capital privado activos tienen políticas ASG mínimas para implementar en sus inversiones, y 86 fondos cuentan con métricas establecidas para realizar un monitoreo en torno a esos criterios.

“Esto implica no solo la minimización de riesgos para la administración de portafolios sino que también propicia modelos de negocio compatibles con estos criterios. Por eso, adaptar sus estrategias basadas en una visión sostenible es relevante no solo para las firmas gestoras, sino también para los activos y sus modelos operativos”, concluyó.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Asofondos da su visto bueno a la eliminación del traslado exprés a Colpensiones

El gremio, que agrupa a los cuatro fondos privados de pensión del país (Porvenir, Protección, Colfondos y Skandia) se mostró de acuerdo con la eliminación del artículo 104 del proyecto de ley del Presupuesto General de la Nación.

Publicado

on

Colpensiones

La Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías (Asofondos) reaccionó a la decisión de eliminar el artículo 104, enfocado en el traslado exprés a Colpensiones, del proyecto del presupuesto general de la nación para 2022, argumentando que dicha determinación es “responsable con el país y con los colombianos”.

“Esta decisión muestra el sentido de responsabilidad y seriedad del Congreso y del Gobierno que, tras analizar el impacto del artículo 104, consideraron su inconveniencia, pues su aprobación habría ahondado desigualdades en el país al beneficiar a unos pocos“, explicó el presidente de la agremiación, Santiago Montenegro.

Al mismo tiempo, el ejecutivo destacó que, de haber continuado, el proyecto habría dejado una “costosa factura” a los colombianos, cuyo monto pudo llegar a $4 billones en total.

No obstante, la agremiación es consciente de la necesidad de discutir un proyecto que brinde una protección integral a la vejez, por lo que hizo un llamado al Gobierno para abordar el análisis y discusión de una reforma pensional que impacte a más trabajadores y que fortalezca al régimen público.

El artículo ieliminado del proyecto de ley permitiría a hombres mayores de 52 años y mujeres mayores de 47 años, hacer su traslado exprés de un fondo privado a Colpensiones tras haber cotizado como mínimo 750 semanas previamente en ese régimen.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Colombia ha destinado $15,5 billones para atender la pandemia por coronavirus

Las vacunas, las pruebas covid, las canastas UCI y primas al personal de salud están entre los principales rubros. Gobierno asegura que va a irrigar más de $2,5 billones en las próximas semanas al sistema.

Publicado

on

Viceministra de Protección Social María Andrea Godoy

El Fondo de Mitigación de Emergencias ha destinado más de $15,5 billones a los diferentes rubros relacionados con la pandemia.

Así lo informó la viceministra de Protección Social, María Andrea Godoy, que además informó que en las próximas semanas se irrigarán más recursos al sistema superiores a los $2,5 billones.

“Esos $15,5 billones se encuentran representados en $4,6 billones como costo en adquisición de vacunas; 60.000 millones en fortalecimiento de laboratorios para tomar y procesar pruebas de covid; 2,2 billones en ampliación de infraestructura con la compra de ventiladores y adecuación de camas UCI y equipos biomédicos”, entre otros, señaló la funcionaria.

Uno de los rubros más representativos es el destinado a programas para ayudar a los usuarios y al reconocimiento al talento humano en salud, a lo que han ido cerca de $8 billones.

Uno de los programas destacados es el de “Activos por emergencia” que significa garantizar la permanencia de afiliación al régimen contributivo para aquellas personas que perdieron sus empleos. El programa venía beneficiando a más de 2 millones de personas. “Esto ha implicado 2,1 billones de pesos para financiar la UPC por esta población del contributivo. Así mismo hay un beneficio a los afiliados al régimen subsidiado cuando han tenido que aislarse debido al diagnóstico de covid. Como no tienen fuente estable de ingreso ni se les cubren las incapacidades se les ha hecho un reconocimiento a 266.000 familias beneficiarias con un subsidio que agregado suma ya $57.000 millones”, explicó la funcionaria.

De otra parte, en cuanto a los beneficios para los profesionales de la salud involucrados en la atención de la pandemia se han entregado reconocimientos económicos a 266.255 beneficiarios de personal de la primera línea en salud con un costo de $403.000 millones. Ahora mismo se va abrir otra ventana para que las EPS actualicen el listado de personal que se haya vinculado a la atención pandémica durante este año en que se atendió el pico más alto que tuvo lugar entre mayo y junio.

“Calculamos que esto representaría otros $180.000 millones en reconocimiento que estamos solicitando al Fome”, dijo la Viceministra.

El otro frente del gasto en salud durante la pandemia ha sido para las instituciones en salud que han mantenido disponibles camas de cuidados intensivos.

“Las entidades hicieron una expansión muy grande de UCI. Empezamos la pandemia con 5.300 camas UCI disponibles y aumentaron a cerca de 13.000 que fueron las que tuvimos en los momentos más fuertes de pico. Para esa expansión, se les ha dado cargo por disponibilidad para que pudieran contribuir al sostenimiento de esas UCI. Se les reconoció ese costo a 358 IPS con $463.000 millones y se acaba de expedir otra resolución con otro reconocimiento para los meses de enero a abril, antes del nuevo pico, por disposición de esas camas. Eso suma otros $215.000 millones”, comentó la funcionaria.

Más recursos

Uno de los rubros por los que había más expectativa era el de las famosas canastas covid, que eran recursos que se aplicarían cuando la Unidad por Capitación (UPC) no alcanzara a cubrir todas las erogaciones de las entidades de salud.

La buena noticia es que esos recursos no fueron necesarios el año pasado, porque por cuenta de la pandemia muchos usuarios dejaron de ir al médico, reduciendo los costos de prestaciones tradicionales como cirugías o exámenes. Así que los recursos de UPC alcanzaron para cubrir todos los gastos del sistema.

Pero este año, la presión aumentó primero por el pico fuerte de mayo y segundo por la paulatina llegada de la apertura total de la economía, lo que hizo que aumentaran las prestaciones tradicionales y por eso ya se activaron los recursos de canastas covid. Estos dineros corresponden aproximadamente a $1,9 billones.

“En este momento ya se han identificado 13 EPS del contributivo y 26 del subsidiado a las que se les entregarán esos recursos. Ya se estableció el valor a reconocer a cada una de las entidades que van a ser girados por Adres directamente a los prestadores de servicios que facturaron de acuerdo con información que esta semana las EPS le entregan a Adres. El 25 de octubre inician esos pagos”.

Esto significa que sumados todos los rubros, el sistema va a recibir en las próximas semanas cerca de $2,5 billones.

Manténganse enterado de toda la información de negocios con Forbes

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Por semana de receso, sector turístico reporta recuperación de al menos el 60%

Un análisis del Mincomercio apunta a que tanto las agencias de viajes como los hoteles reportan una recuperación de entre el 55% y 60% en esa temporada.

Publicado

on

En un primer balance de cómo le fue al sector turístico en la semana de receso, los hoteles y los centros de entretenimiento reportaron una importante recuperación, que los acerca a los niveles prepandemia.

De acuerdo con un análisis hecho por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Asociación Colombiana de Agencias de Viaje y Turismo (Anato) y la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), precisamente en este periodo vacacional hubo unos buenos resultados en las zonas turísticas del país.

Según la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Ximena Lombana, “luego de revisar preliminarmente las bases de datos, logramos identificar una expectativa de ocupación hotelera de entre el 55% y el 60% en la semana de receso de 2021”.

De acuerdo con la funcionaria, en cuanto a los visitantes no residentes “se estima que en octubre de 2021 lleguen al país entre 166.865 y 199.167 pasajeros, esto quiere decir que solo en este mes podríamos tener entre el 14 y el 17,31% de la meta estimada para todo el año”.

Lea también: Economía creció 13,2% en agosto y modera su ritmo de recuperación

Por su parte, el gremio que representa a las agencias de viajes reportó una reactivación de entre el 57% y el 62% durante la Semana de Receso escolar, que acaba de terminar en el país.

El informe de ese gremio resaltó que la reactivación en sus ventas de viajes a esos niveles estuvo impulsada por el movimiento de pasajeros reportado por la Aeronáutica Civil, equivalente a 870.874 en vuelos nacionales y los 350.863 en internacionales.

Lea también: La reactivación del turismo internacional: una tarea a la que hay que seguir dándole alas

“Las Agencias de Viajes han estado innovando en la creación de productos y servicios tanto a lugares nacionales como internacionales y han fortalecido su servicio al cliente, lo cual ha llamado el interés de los turistas y promueve la confianza de retomar los viajes. Esta tendencia se vio en sus ventas para la Semana de Receso”, explicó Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de Anato.

En cuanto a los segmentos turísticos que que registraron una mayor demanda durante la temporada, en el análisis destacan los viajes en familia hacia destinos nacionales de sol y playa, como Cartagena, Santa Marta y San Andrés. En cuanto a los viajeros hacia destinos internacionales se destacó Estados Unidos, con sus playas y parques temáticos.

Para el segmento de parejas, la lista la lideraron los lugares de naturaleza y aventura como Guatapé, Eje Cafetero, los Santanderes, Isla Gorgona y Punta Gallinas. Y de viajeros al exterior, se destaca Punta Cana, como destino de bienestar, así como Europa, por su oferta cultural.

Uno de los destinos con mejores resultados fue Santa Marta, que de acuerdo con el gremio de los hoteleros logró una ocupación del 68,4% durante la semana de receso y tuvo su pico de mayor demanda hotelera durante el puente festivo, cuando alcanzó un 95%, según Omar García Silva, presidente ejecutivo de Cotelco Magdalena.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Es oficial: Congreso aprueba presupuesto general de la nación para 2022

El presupuesto de inversión pública será el más alto de la historia en Colombia con un monto de $69,6 billones, cifra que creció 18,8% frente al total aprobado en 2021.

Publicado

on

Crédito: Ministerio de Hacienda

En horas de la madrugada, las plenarias de Senado y Cámara de Representantes aprobaron en segundo debate el proyecto del Presupuesto General de la Nación (PGN) que la nación tendrá en 2022, con un monto de $350,4 billones.

Después de más de doce horas de discusión, las plenarias tanto de Senado como de Cámara de Representantes avalaron el proyecto, con una votación de 68 votos a favor y 9 en contra en Senado y de 117 a favor y 18 en contra en Cámara.

El proyecto, en concreto, plantea un aumento en la inversión de $11 billones con respecto a 2021, para un total de $69,6 billones el próximo año. Dicha suma representa un crecimiento del 18,8% para 2022, dando como resultado el presupuesto de inversión pública más alto de la historia en Colombia.

Asimismo, para gastos de funcionamiento contempla recursos por $209,1 billones, es decir, un aumento de 2,6% frente a 2021 y para el servicio de la deuda se apropiaron recursos por $71,7 billones.

“Colombia tiene hoy una cifra récord en materia de inversión pública, lo que sin duda contribuye a la generación de puestos de trabajo y responde al sentimiento general de los ciudadanos”, aseguró el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

Por su parte, la directora del DNP, Alejandra Botero, recalcó que el presupuesto de inversión no solo es histórico por el monto, sino por su contenido social, pues permitirá financiar programas de apoyo monetario a las familias más vulnerables, así como a la generación de nuevos puestos de trabajo.

Lea también: Grueso del Presupuesto General de la Nación para 2022 ya está aprobado en segundo debate

El jefe de la cartera también destacó que la aprobación del proyecto en su último debate es un logro en medio de la reactivación económica del país, y apuntó que se constituye “en un espaldarazo del legislativo para atender las necesidades de los más vulnerables”.

Precisamente, para darle continuidad a la reactivación económica y la generación de empleo en las regiones, el segundo debate del PGN dejó como resultado cambios importantes en el artículo 125, a través del que se modifica la ley de garantías.

Al respecto, el texto aprobado estipuló que se podrán “celebrar convenios interadministrativos con entidades territoriales para ejecutar programas y proyectos correspondientes al PGN“.

Lea también: Habemus presupuesto para 2022: Congreso aprueba monto por $350,4 billones

Dicha medida no estuvo exenta de polémica teniendo en cuenta que coincide con las elecciones presidenciales y de Congreso, pues algunos sectores políticos consideran que afecta la igualdad de condiciones en los comicios venideros, impidiendo que se evite el uso de recursos públicos para campañas políticas.

No obstante, el Ministerio de Hacienda aclaró que dicha disposición modifica indica que todos los convenios que se suscriban bajo dicha disposición serán objeto de control especial por parte de la Contraloría General de la República, que determinará la forma en que se ejercerá dicha vigilancia.

Asimismo, el artículo 55 del proyecto resalta que las entidades territoriales deberán publicar el proceso de selección que adelanten para celebrar contratos con colectividades que formen parte del PGN en el Sistema Electrónico para la Contratación Pública (SECOP).

El monto final del PGN, que representa un aumento de 5,3% frente a la cifra de 2021, tendrá sus rubros más altos en educación, con $49,5 billones; defensa y policía, $42,6 billones; salud y protección social, $41,9 billones; trabajo, $34,7 billones; hacienda, $24,3 billones; e inclusión social y reconciliación, $23,2 billones.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado