Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Gobierno se echaría para atrás con impuesto al patrimonio y no lo dejaría permanente

Mantener en el tiempo dicho tributo ha sido uno de los temas que más polémica ha generado en el proyecto de tributaria próximo a presentarse pero, ¿cuáles son los pros y contras del impuesto? Esto dicen los expertos.

Publicado

on

Carrasquilla
Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. Foto: Minhacienda

Aún no se conoce el articulado oficial de la reforma fiscal que alista el Gobierno Nacional para intentar recaudar $25 billones con el fin de hacerle frente a los gastos sociales derivados por la pandemia, al mayor endeudamiento, entre otros. Sin embargo, ya se han ido conociendo detalles, entre los que se ha hablado del controversial impuesto al patrimonio y la intención de dejarlo permanente.

Lo anterior no ha caído para nada bien en diversos sectores de la sociedad, entre estos los políticos y técnicos. Vale decir que inicialmente el Gobierno planteaba en su propuesta que el impuesto para los patrimonios superiores a $5.000 millones fuera del 3% y permanente. Actualmente se grava con 1% todo el patrimonio y el tributo debía ser eliminado este año tras haberse extendido en la última reforma del gobierno Duque, pues se iba a cobrar solo hasta 2018.

Ahora bien, el impuesto que fue creado en Colombia en 2002, con carácter transitorio, seguirá siendo una de las cartas del actual Gobierno en la reforma fiscal que se alista, pero ya no sería permanente, ni tampoco tendría una tarifa del 3%, según conoció este medio. No obstante, los detalles al respecto aún no estarían tan claros al interior del Gobierno.

Lea también: Tributaria | Las propuestas que los expertos piden que no se incluyan

Una vez dado este contexto es clave conocer cuáles son los pros y contras del impuesto en mención. Para ello, Forbes consultó a diversos expertos en el tema que dieron sus apreciaciones al respecto. Hay que recordar que a través de dicho tributo el Gobierno estaría esperando recaudar cerca de $1 billón.

Impuesto al patrimonio, ¿sí o no y por qué?

Los pros del tributo:

Para Liliana Heredia Rodríguez, profesora del Departamento de Contabilidad y Finanzas de la Javeriana de Cali y experta en temas tributarios, este es un impuesto progresivo que se aplica sobre quienes realmente tienen capacidad de pago, pero “se puede argumentar que se puede generar una doble imposición al gravar primero la renta y luego el patrimonio que se ha adquirido a partir de esas rentas que ya fueron objeto de tributo”.

“En el caso de Colombia, un país con altos índices de desigualdad, el impuesto al patrimonio podría convertirse en mecanismo de redistribución de la riqueza para favorecer a la población con necesidades básicas insatisfechas, lo cual sería muy positivo en términos sociales y, a la larga, también en los económicos; existe evidencia en estudios a nivel internacional que son los impuestos directos, como el impuesto a la renta o el impuesto al patrimonio, los que más contribuyen al cierre de las brechas de desigualdad”, dijo Heredia.

Lea también: ‘Todos tenemos que poner un poco más’, Londoño sobre tributaria

Desde la visión de José Ignacio López, jefe de investigaciones económicas de Corficolombiana, entre los pros del impuesto está ayudar a la progresividad del sistema tributario, sobre todo, trata de satisfacer o cubrir deficiencias del impuesto de renta que no logra ser suficientemente progresivo en hogares de ingresos más altos. Además, es una fuente de ingresos en un momento donde el país necesita un esfuerzo fiscal o contribución tributaria mayor.

Según Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, hay cosas positivas y otras no tanto en materia de un impuesto al patrimonio, pero depende mucho de qué temporalidad se está planteando. “Nuestra propuesta había sido la de introducir un impuesto al patrimonio temporal, por una sola vez, que generara un cobro de un impuesto pagadero en el 2023 y 2024. Se pagaría desde $1.000 millones de patrimonio líquido para poder tener solidaridad de las personas más ricas y financiar parte del hueco que ha generado la pandemia y por supuesto el componente social”.

Lea también: Reforma tributaria: colombianos que ganen más de $3 millones al mes pagarían $400.000 de renta

Por su parte, Juan Guillermo Ruiz, abogado tributarista y socio de Posse Herrera Ruiz, dijo que entre las ventajas del impuesto está que es un recurso de fácil e inmediato recaudo dado que “se liquida sobre los patrimonios declarados de los contribuyentes cumplidos”. Desde el punto de vista social, el impuesto al patrimonio aparece como un mecanismo adecuado para la solidaridad, particularmente en esta coyuntura covid, y como un mecanismo para la redistribución de riqueza.

Juan Felipe Bernal, director del doctorado en Economía de la Pontificia Universidad Javeriana, opinó que entre las ventajas está la redistribución de la riqueza, pues al gravar a los percentiles más altos y “si los recursos se utilizan para programas sociales o para transferencias a personas más necesitadas, va a tener efectos positivos sobre los ingresos de estas personas (…) y en ese sentido podría tener efectos positivos sobre la distribución del ingreso, es decir disminuir el coeficiente de Gini”.

Sin embargo, no todo es favorable, exponen los expertos.

Los contras:

Heredia, la docente y experta en temas tributarios, dice que ve dos desventajas de dicho tributo en Colombia: (i) la inestabilidad jurídico tributaria y (ii) la falta de voluntad de los contribuyentes. En concreto, resalta que el primer punto hace que se genere desconfianza por parte de los contribuyentes y terminen llevándose sus inversiones a territorios más estables por los cambios de periodicidad, nombre y condiciones del impuesto. Sobre el segundo punto dice que en el país ya hay fuga de capitales y por ende, “estas “riquezas ocultas” seguirán evadiendo su responsabilidad con el país y minando la capacidad del Estado para realizar inversión social”.

Lea también: Con tributaria, Gobierno sacaría a 2 millones de personas de la pobreza

Mejía, de Fedesarrollo, agrega que en ausencia de mecanismos de coordinación a nivel internacional donde se graven los patrimonios de manera generalizada, si Colombia empieza a gravar permanentemente el patrimonio lo único que va a hacer es generar que los patrimonios altos salgan del país hacia naciones donde no exista dicho tributo o donde no sea permanente.

“La forma de probar que esto es lo que generan ese tipo de impuestos es conocer la historia del tributo. En 1990 había 12 países de Europa que tenían algún impuesto al patrimonio o riqueza de forma permanente, en 2018 apenas tres lo mantienen, incluso, Francia que mantuvo un impuesto por más de 30 años también lo eliminó a partir de 2018”.

Lea también: Chocolate, café y azúcar, entre los bienes que empezarían a pagar IVA de 19%

José Ignacio López, de Corficolombiana, añadió que “Colombia junto a Noruega, España, Francia y Suiza son los únicos países de la Ocde que tienen impuesto a la riqueza. Argentina lo está implementando también, pero en general no hay países con nuestro nivel de desarrollo que tienen impuesto a la riqueza y en la medida en que no sea un impuesto coordinado diría que la principal falencia es que permite en el mediano y largo plazo que se deteriore la riqueza e incentiva a que se invierta capital en otros países, lo que en últimas hace que se pierda el recaudo esperado”.

López continuó diciendo que la permanencia del tributo también incentiva a que buena parte de la riqueza esté subdeclarada, en mercados más opacos, no en mercados profesionales donde hay referentes más claros. Es decir, que la riqueza esté en “lotes, baldíos o activos que no pasan por el mercado y quedan ahí a discreción de cómo se declara y cuál es la capacidad que tiene el Estado de estar valorando dichos activos”.

Lea también: ‘No se trata de una tributaria, se trata de financiar al país en pandemia’: Duque

Para Bernal entre los contras del tributo está que no es muy fácil calcular la riqueza. Además, que es un impuesto que se cobra sobre un stock y no sobre un flujo.

“Para dar un ejemplo: la cuenta de ahorros recibe un flujo cada mes con un valor, pero la plata que se tiene en la cuenta del banco y que va aumentando a medida que se ahorra sería un stock, sería una riqueza. Entonces como la acumulación de capital o del patrimonio proviene del ahorro y es un stock, cualquier cosa que disminuya los retornos de ese ahorro actuaría como un incentivo para uno reasignar sus ingresos y ahorrar menos y consumir más o trabajar menos. A nivel agregado puede ser un problema porque hay una relación entre la cantidad de ahorro que genera una economía y la inversión que puede financiar esa economía”.

Por último, Ruiz, de Posse Herrera Ruiz, comentó que entre los mayores inconvenientes del impuesto está que: castiga a los contribuyentes cumplidos y desestimula el cumplimiento tributario; fomenta la desconfianza en la institucionalidad y en la estabilidad tributaria del país; castiga la inversión realizada en Colombia porque la ahuyenta; estimula la evasión fiscal; fomenta el cambio de residencia tributaria, e incluso estimula en muchos casos la renuncia de la nacionalidad; parte del supuesto de que las personas más ricas son las que declaran sus patrimonios, cuando quienes lo hacen realmente son las más cumplidas.

Economía y Finanzas

¿Por qué Juanes, Uribe y la mayoría del país les tienen miedo a los comunistas?

Aida Avella, senadora de la UP, responde a las críticas en contra de este sistema económico. Dice que el comunismo tiene la segunda potencia mundial.

Publicado

on

“El comunismo es una mierda. Ojo Colombia, ojo todos”, decía Juanes la semana pasada a través de su cuenta de Twitter, alertando a la población colombiana sobre una eventual llegada al poder de candidatos afines a dicha ideología en el 2022. Esto con la mirada puesta en las protestas que tuvieron lugar en Cuba en las últimas semanas, debido a la represión del régimen de Miguel Díaz-Canel.

En ese mismo sentido se pronunció el expresidente Álvaro Uribe, quien señaló que “Los neo comunistas expropian, o asfixian o destierran las empresas y quiebran al país”. El debate está encendido. La preocupación sobre la posibilidad de que ideas en contra de la propiedad privada y a favor de la economía planificada se impongan son válidas.

Tenemos ejemplos sobre los resultados de este tipo de políticas a la vuelva de la esquina: Venezuela, a finales del siglo pasado, inició un recorrido por este camino de la administración centralizada de la economía y el golpe a la propiedad privada, que sumieron a ese país en una profunda crisis económica, política y social.

Pero aún así, hay personas que aún defienden esas ideas. Por eso vale la pena preguntarse cuáles son esas propuestas.

Lea también: Venezuela tacha a Duque de ‘cínico’ por acusarle de albergar guerrilleros

Para responder esas dudas, la senadora de la Unión Patriótica (UP), Aida Avella, charló con Forbes sobre las propuestas económicas de los partidos de oposición y su visión de la economía nacional. Este partido defiende ideas de corte comunista.

Al respecto, la parlamentaria comentó que el primer paso debe ser una planificación económica, aspecto del que hoy en día carece el país, según ella. Además, detalló la importancia de reactivar la industria nacional y sustituir la importación de productos que se produzcan en el campo colombiano. Además invitó a reflexionar sobre el peso de los productos chinos en el mercado colombiano, al recordar que la nación asiática implantó el comunismo hace más de 70 años.

El crecimiento del comunismo: influencia china

El primer punto que tocó la senadora fue el impacto de China en la actualidad global, al perfilarse como la primera potencia económica del mundo y todo ello con la implementación de políticas con enfoque comunista. Según cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de la República Popular China llega a US$16,64 billones, monto superado únicamente por el de EE.UU., que asciende a US$22,68 billones.

“¿Los que critican al comunismo se preocupan de cuántas cosas nos llegan de China?”, cuestionó la senadora, asegurando que hay que plantear dicha pregunta a los empresarios. De hecho dijo que algunos de ellos son “los grandes contrabandistas de este país”.

“¿Por qué se les estaba colapsando la economía? Porque no entraba el contrabando que venía de China, porque no podían pasarlo por Buenaventura, y eso fue lo que nos demostró el bloqueo. Nosotros tenemos una dependencia de China comunista”, sentenció.

Lea también: China pidió a Estados Unidos que deje de verle como ‘enemigo imaginario’

Para dar soporte a su argumento, dijo que materiales como el hierro y el acero se están utilizando masivamente para la construcción de puentes en el país, y detalló que actualmente “no se consigue alambre, porque no ha llegado de China”.

Otro aspecto que incluyó en su tesis sobre el impacto de China en Colombia tiene que ver con las vacunas Sinovac que llegaron al país. De los 59 lotes que ha recibido la nación, 16 han llegado cargados de dosis que vendió la farmacéutica china, sin contar los 2,5 millones de dosis reservadas para el programa de vacunación a las empresas liderado por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

“Los países capitalistas estaban guardando las vacunas para su población ¿Quién nos vendió las vacunas? China. No inyectaron comunismo, sino ciencia. Si no es por los chinos cuánta población se hubiera quedado sin vacunar”, aseveró.

Lea también: Anticuerpos por covid-19 con vacuna de Sinovac se disipan luego de los seis meses: estudio

Frente a este aspecto, destacó la planificación con la que ha contado China tanto en sus procesos de vacunación como en su modelo económico, factor del que, según la congresista, carece Colombia, lo que a su vez ha sido la causa por la que “no hemos sido capaces de desahogar la economía nacional”.

Los TLC y el campo colombiano

Uno de los aspectos más criticados dentro de las propuestas de la oposición tiene que ver con la idea de una administración centralizada de la economía como salida a la crisis actual, en contraposición a opciones como el libre mercado y la iniciativa privada. Al respecto, Avella mencionó que, si bien en la Constitución está incluida la propiedad privada, “también está la función social”. En su posición, la propiedad privada debe ser un derecho para todos, no solo para los más ricos.

A su vez, subrayó que, según el índice del Censo Agropecuario de 2013, que se hizo después de 45 años (el promedio mundial es de un censo cada 10 años), el 0,4% de la población colombiana es dueña de 46,6% de la tierra, mientras que el 70% de la tierra en Colombia no tiene legalización.

“Si el 0,4% es el dueño de la mitad, ¿cuántos grandes que se dicen propietarios, incluso de buena fe, están dentro del 70% que no tiene legalización de tierras? Esa propiedad privada se la quitaron a los pequeños para aumentar las grandes fincas del país, y eso tiene que ver con todo el proceso de desigualdad que se vive en Colombia. Esto es demasiado grave, porque los defensores de la propiedad privada han sido los grandes depredadores de la tierra”, apuntó.

Lea también: ¿Será este el fin del capitalismo?

Avella detalló que, en la Constituyente de hace 30 años, se dejó un artículo donde se prohíben los monopolios, pero sostiene que faltó tener en cuenta un concepto clave: los oligopolios. Por ello, “tenemos clanes que se ocupan de la tierra, del fútbol, de los hoteles y del turismo, de la agricultura”.

“¿Ese es el libre mercado que se pregona? El libre mercado es para los poderosos, los que tienen el dinero suficiente para llenarnos de almacenes todo el país, para hacer las importaciones de todo el mercado europeo”, sostuvo.

Frente a las importaciones y a los tratados de libre comercio, la senadora manifestó que su existencia ha “arruinado” el campo, razón que la motivó a presentar un proyecto de ley que apunta a que los productos que se cultivan en Colombia y que alcanzan para el consumo nacional “no tienen por qué importarse”. Eso, según ella, va en contravía de los tratados de libre comercio que defienden “los amigos del capitalismo y de la propiedad privada”.

Lea también: Libre importación de alimentos y medicinas, entre las medidas de Cuba para apaciguar protestas

¿Cómo impulsar la producción local?

Si bien la economía colombiana tiene el deber de integrarse a los mercados internacionales, Avella sostiene que la propuesta tiene que partir de una fórmula que sea diferente a la aplicada durante los últimos 30 años, que llevó a la aniquilación de las fábricas y las industrias en Colombia.

Tras 18 años en el exilio, como resultado de la persecución y asesinato de los miembros de la UP en los años 90, Avella recuerda el impacto que sintió a volver a Colombia y encontrar las fábricas de industrias como la textilera “cayéndose” a causa de “los defensores de la empresa privada, para volverse contrabandistas de China: el país comunista al que hay que tenerle susto, pero que es la segunda potencia económica del mundo”.

Para que el escenario cambie, la senadora aseguró que es necesario volver a una economía que propicie el ciclo económico regular, que ayude a crear trabajo en Colombia y que desemboque en un escenario planificado, tal y como sucede en países desarrollados. Al respecto, citó una de sus enseñanzas más profundas durante el exilio: algunos países desarrollados cuentan con la riqueza de países pobres.

Lea también: Economía de países desarrollados caerá hasta 5 % en una década por el Covid

Asimismo, explicó que uno de los detalles que ha empobrecido a la nación tiene que ver con el anzuelo utilizado para que las empresas extranjeras accedan a invertir en Colombia: no pagar impuestos, dejando a Colombia como “el paraíso fiscal de las empresas”.

Para justificar su argumento, se refirió a la falta de impuestos a los rendimientos financieros de las compañías, aspecto que se grava mundialmente con una tasa de 35% del total ganado en los países donde tiene presencia. Si bien este aspecto se espera corregir con la reforma tributaria mediante un impuesto de 15%, la parlamentaria resaltó que “debe ser superior”.

“Creo que todos estos impuestos y otros los tenemos que recoger para el presupuesto nacional, porque si eso es empresa privada, que trabajen como nosotros y que se ganen su sueldo, pero no con los impuestos de la gente. Esta es una élite parásita, que vive del trabajo de los otros”, dijo.

Visión de la recuperación

Avella fue enfática al comentar que cualquier propuesta que se presente debe tener como fin la superación de la crisis económica sin precedentes por la que atraviesa el país, que es causada por las decisiones políticas de los últimos 30 años, y que se agravó y profundizó por la llegada de la covid-19.

Por ello, un punto que considera indispensable tiene que ver con aumentar los recaudos de los ingresos de la nación y rescatar “los impuestos que han regado”, así como con la asignación de $1 billón para una renta básica.

Lea también: Congresistas y organizaciones le piden a Duque la renta básica para Colombia

Esto también pasa por asumir la recomendación de la Comisión de Expertos Tributarios, creada gracias a una proposición que la senadora presentó, la cual plantea la necesidad de reducir gran cantidad de servicios tributarios, en su mayoría destinados a 1% de las personas más ricas.

Otras propuestas apuntan a plantear sobretasas al sistema financiero y un impuesto al patrimonio, así como unas tarifas progresivas del impuesto a la renta, tanto para las personas jurídicas como para las personas naturales, con el fin de gravar de manera más fuerte a los que más tienen y, de manera diferencial, a los que menos tienen.

La oposición también propuso en el Congreso la rebaja de los sueldos parlamentarios y que todos aquellos que reciban sus sueldos de tasas parafiscales como las que se pagan a ciertos gremios no puedan ganar un salario más alto que el Presidente de la República.

El comunismo tiene una historia de fracasos a lo largo del mundo como Rusia, Venezuela y Corea del Norte. Si bien hay argumentos a favor del sistema implementado en China, es claro que quedan dudas enormes sobre, por ejemplo, las libertades individuales y el uso de la fuerza excesiva contra la población, que son el caso de la insatisfacción en Cuba.

Siga toda la información de Economía y Finanzas en Forbes Colombia
Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Moody’s: Hay que entender la reforma final antes de hablar de calificación

Moody’s destacó que, en el tema fiscal, Colombia tiene métricas de deuda más débiles que cuando obtuvo el grado de inversión.

Publicado

on

Mientras que el proyecto de inversión social presentado por el Gobierno de Iván Duque pasa a debates en el Congreso de la República, las calificadoras de riesgo ya empiezan a poner atención al avance de la iniciativa y su impacto final en la economía nacional. Una de las más involucradas hasta el momento ha sido Moody’s, única que no ha retirado el grado de inversión al país y que, además, no tomará decisiones al respecto hasta no conocer los alcances definitivos de la reforma tributaria.

“La posición de Moody’s siempre es esperar el conjunto de medidas que se van a aprobar para la calificación. Antes de decir si es Baa2 o Baa3, habrá que entender la reforma final que se aprobará en sus tres elementos, cómo se verán los números y cómo se vera Colombia respecto a sus pares“, aseguró el vicepresidente y analista senior de Moody’s para el país, Renzo Merino.

El ejecutivo también destacó que los cambios propuestos en la reforma tributaria presentada el pasado 20 de julio son positivos porque apuntan a fortaecer el marco institucional, cosa que habia mediado en la credibilidad de los inversionistas extranjeros en el pasado.

Actualmente, Colombia se sitúa en el grado de inversión Baa2 con perspectiva negativa, un peldaño arriba de Baa3, la calificación mínima para conservarlo. Al analizar si una economía lo mantiene o no, Merino comentó que se observa el antes y el despues del perfil crediticio y las dinamicas que han afectado la calificación del país.

Lea también: Baja en la calificación de Colombia pasa su nota de crédito a ‘país basura’

En el caso colombiano, dicho punto estaba estable antes de la pandemia por la recuperación económica del país, tras el choque de la caída de los precios del petróleo entre 2014 y 2016. Asimismo, la calificadora resaltó la estabilizacion en métricas de deuda, pero aseguró que existen desafíos pendientes por choque relacionados con temas fiscales, de ingreso y gasto.

Si bien Moody’s pasó su perspectiva de estable a negativa en diciembre del 2020, tras una caída de casi 7% del PIB el año pasado, resaltó la recuperación dinámica que ha mostrado el país en los últimos meses. Además, la calificadora también resaltó que un factor que ha afectado a todas las economías de la región es el impacto fiscal, sobre todo en las políticas de deuda.

“En ese sentido, lo que analizamos es cuál va a ser la respuesta de política macroeconómica y la estrategia de consolidación del déficit fiscal en los próximos años”, apuntó Merino.

Al respecto, el analista destacó el hecho de que la reforma presentada ante el Congreso tambien tiene un componente fiscal con un enfoque comprensivo, y elogió el proyecto al afirmar que “no vemos economias emergentes que traten de abordar esos temas luego del choque de la pandemia”.

Sobre este mismo tema, el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó que la nueva reforma fiscal está suspendida, razón por la que el déficit de Colombia en ese aspecto va a ser más alto que el año pasado, siendo la única economía de Latinoamérica que lo esta aumentando frente a 2020.

Lea también: El déficit fiscal y la deuda no bajarán este año, así se ‘descuadraron’ las cuentas del Minhacienda

“La regla fiscal lo que dice es que no vamos a mirar solo déficit o superávit, sino el stock de deuda. Hay una linea roja de 70% del PIB, y estamos cerca a eso, pero ese sería el techo, mientras que la meta es que la deuda pública esté al menos en 55% del PIB“, agregó.

Para el exministro, esa discusión, que todavía no se ha dado, va a ser fundamental para definir la sostenibilidad fiscal de Colombia, pero no se podrán tomar decisiones hasta que se apuebe el proyecto de ley de la reforma tributaria. Adicional a ello, lograr las metas previamente mencionadas “requiere un esfuerzo grande de reducción de gasto”.

“Cuando Colombia logró el grado de inversión, el gasto estaba en 19% del PIB; hoy esta en 25% del PIB por la pandemia. La senda de reducción de gasto es la gran pregunta a resolver, y le va a quedar al próximo gobierno”, señaló.

Lea también: 2020: las lecciones del PIB y el mercado laboral

En cuanto al periodo pospandemia, Merino destacó que el promedio de rebote es de 4% en las economias emergentes, pero en el caso de Colombia hay mayor optimismo para el cierre de 2021 con una estimación de crecimiento del PIB de 7%. Para 2022, Moody’s calcula que el país aumentará 3,5%.

Al respecto, el experto detalló que la clave en el crecimiento de mediano plazo seguirá centrada en las perspectivas de inversión, pues muestra las dinámicas de la demanda domestica que venían bien y que podrían abrir puertas para nuevos canales de exportación a futuro.

Por otroa parte, Cárdenas también fue enfático al afirmar que no se puede hablar de crecimiento sin tener en cuenta el escenario fiscal, que a su vez depende de la situación política del país, por lo que hay que verlos de forma integral.

Asimismo, estuvo de acuerdo con Merino en las proyecciones de recuperación relativamente rápida de la nación, a pesar del costo que representó la pandemia, destacando además los avances en materia de vacunacion, que ayudan a que la gente tenga más confianza y retome sus actividades.

Con respecto al crecimiento potencial de 3,5% en 2022, el exministro afirmó que Colombia puede llegar a esa cifra teniendo a su favor aspectos como la migración venezolana y una tasa de inversión mas alta que los pares de América Latina. “No es espectacular, no es el 4,5% histórico de los últimos 70 años, pero es relativamente bueno en estas condiciones”, concluyó.

Siga toda la información de Economía y Finanzas en Forbes Colombia

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Cencosud lanza división de negocios omnicanal a nivel regional

El anuncio de la organización será clave para generar estrategias de marketing de las distintas divisiones de negocios de la firma.

Publicado

on

Cencosud Forbes Colombia 2021

Se trata de Cencosud Media, la nueva plataforma omnicanal de la empresa Cencosud, que busca fortalecer la conexión entre marcas y clientes, en línea con las tendencias de retail a nivel mundial.

La iniciativa va en línea con sus anteriores acciones, como la alianza con Cornershop, la creación de Jumbo Prime, Spid35 y Cencommerce.

Desde el retailer explicaron que a través del uso de “Big Data”, que se obtiene de las distintas unidades de negocios de Cencosud, será posible generar estrategias de marketing medibles en los diversos canales del ecosistema del holding.

“Este centro de performance digital será el encargado de optimizar las inversiones de marketing de las distintas divisiones de negocios de Cencosud y entregar más y mejores insights de clientes para mejorar la toma de decisiones”, indicó la compañía.

Además: Comercios llegan a 228 millones de transacciones en pagos electrónicos

“Esta nueva unidad de negocio tendrá como objetivo maximizar los resultados de la inversión publicitaria de las distintas divisiones de negocio de Cencosud en todos los países”, señaló el CEO de Cencosud, Matías Videla.

Mientras que el gerente Advanced Analytics y Fidelidad de Cencosud, Nicolás Montero, añadió que
“Estamos seguros que Cencosud Media ayudará a que diversas marcas puedan acelerar sus
esfuerzos de transformación digital con una nueva plataforma que complementa sus inversiones de marketing tradicionales. Todo, con una mirada analítica centrada en la performance y basada en datos”.

Agregó que “acá hay proveedores que tienen distintos grados de madurez en cuanto a su expertise en marketing digital y analítica avanzada, por lo que para muchos de ellos será una gran
herramienta para tener nuevas y mejores métricas para operar el negocio y conectar mejor
con sus clientes, tanto en canales físicos como digitales”.

Siga toda la información de Economía y Finanzas en Forbes Colombia

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

JPMorgan abrió el comercio de criptomonedas a todos los clientes

Anteriormente, solo permitía a los clientes de patrimonio privado invertir en un fondo de bitcoins, donde la empresa ofrecía servicios de custodia.

Publicado

on

JPMorgan se convirtió en el primer banco importante de EE. UU. en brindarle acceso a bitcoins y a otros fondos de criptomonedas a todos los clientes de administración de patrimonio. 

Los asesores de la división de gestión de patrimonio de JPMorgan ahora pueden aceptar pedidos para comprar y vender cinco productos de cryptos, incluidos Bitcoin Trust de Grayscale, Bitcoin Cash Trust, Ethereum Trust, Ethereum Classic y Bitcoin Trust de Osprey Funds. El cambio de política entró en vigencia el 19 de julio, según un memorando interno obtenido por Business Insider.

“Estamos entusiasmados de estar incorporados a la plataforma de riqueza de JPMorgan. OBTC sigue siendo el fondo de bitcoins que cotiza en bolsa con el precio más bajo en los EE. UU. Y creemos que los clientes de JPMorgan verán valor en el producto”, dijo Greg King, fundador y CEO de Osprey FundsForbes.

JP Morgan

La nueva política se aplica a todos los clientes de JPMorgan, incluidos los clientes autodirigidos que utilizan la aplicación de negociación Chase, los clientes adinerados de JPMorgan Advisors y el nivel más rico de clientes atendidos por el banco privado. Vale aclarar que los asesores no pueden recomendar productos crypto a los clientes, son los clientes los que deben solicitar realizar intercambios criptográficos.

Lea también: JPMorgan: Medio billón en efectivo esperando invertir a tasas más altas

Anteriormente, JPM solo permitía a los clientes de patrimonio privado invertir en un fondo de bitcoins gestionado activamente, y la empresa de cifrado NYDIG proporcionaba servicios de custodia. 

El acceso ampliado a los productos criptográficos para los clientes de JPMorgan se produce a medida que aumenta el interés minorista en el este mercado, especialmente después de que bitcoin alcanzó su precio más alto de todos los tiempos de US$ 65,654 el 14 de abril de 2021. 

Desde entonces, el mercado se ha desinflado. En el momento de escribir este artículo, bitcoin se negocia a US$32.263; sin embargo, la demanda minorista para obtener exposición a la clase de activos volátiles como almacén de valor o diversificador de cartera sigue siendo fuerte. Mary Callahan Erdoes, jefa de gestión de activos y patrimonio de JPMorgan, le dijo a Bloomberg en julio que muchos de los clientes del banco quieren invertir en monedas digitales.

Los observadores ahora verán si otros bancos de Wall Street que también ofrecieron a los clientes una exposición limitada a las criptomoneda, siguen su ejemplo.

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Comercios llegan a 228 millones de transacciones en pagos electrónicos

Un informe de Credibanco muestra que las transacciones en pagos electrónicos dejaron una facturación de $26 billones en el primer semestre del año.

Publicado

on

Pagos digitales

Según un análisis de Credibanco, los comercios colombianos registraron 228 millones de transacciones mediante pagos electrónicos durante el primer semestre del año, cifra que creció 29% frente al mismo periodo del año pasado. A su vez, la facturación superó $26 billones entre enero y junio, creciendo 23% en comparación con la primera mitad de 2020.

El impulso de las transacciones digitales se sintió con más fuerza en marzo, empatando con la recuperación económica del país, pues se alcanzaron tasas de crecimiento por encima del 30%. Para junio, los crecimientos estuvieron por encima del 59%, mientras que en facturación superaron el 44%, agregó la información.

“Vemos que el país avanza progresivamente hacia la recuperación. Los colombianos optan, cada vez más, por los pagos electrónicos gracias a su conveniencia, practicidad y seguridad. Seguimos firmes en nuestro propósito de acompañar a los comercios en su proceso de transformación y en la habilitación de nuevas formas de pago para llegar a más clientes”, aseguró el presidente de Credibanco, Gustavo Leaño.

Lea también: Esta fintech tiene datáfonos pequeños para democratizar los pagos electrónicos

Del total de transacciones, alrededor de 34% se concentraron en vestuario, restaurantes, vehículos, viajes, turismo y ventas a domicilio. De hecho, todas las anteriores tuvieron crecimientos superiores a 30% en comparación con el primer semestre de 2020, con excepción del último caso. El mayor repunte se vio en el segmento de vestuario, cuyo incremento llegó a 45%.

En este escenario, el e-commerce se sigue fortaleciendo como un canal importante de compra para los colombianos, pues registró 66 millones de operaciones durante el primer semestre del año, alcanzando un monto de $6,7 billones, cifra que representó una ganancia de ocho puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo del 2019 y tres puntos porcentuales frente al 2020.

Con respecto a las ciudades de mayor impacto, aquellas que representaron el 50% de las transacciones a nivel nacional fueron Bogotá (25%), Medellín (14%), Cali (7%) y Barranquilla (4%). Precisamente esta última fue la que tuvo el mayor crecimiento frente al semestre anterior, mostrando un incremento de 33%.

Siga toda la información de Economía y Finanzas en Forbes Colombia

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado