Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Women

Juntas directivas en Colombia: un paso más equitativas

El 2021 marcó un hito en la presencia de mujeres en puestos corporativos de poder. La participación femenina en juntas directivas del país alcanzó el 18,8 %. La meta es llegar al 30 % para 2023.

Publicado

on

Foto: Getty Images

En marzo pasado los esfuerzos de líderes empresarias colombianas por ganar más espacio en puestos de liderazgo corporativos dieron sus frutos y marcaron un hito. Por primera vez, la participación femenina en juntas directivas de las compañías del Colcap alcanzó el 19 %, pasó de 26 a 30 líderes, según reportó la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

En detalle, de las 20 compañías que componen el índice, dos lograron representación femenina mayor al 40 % en sus juntas directivas, siete entre el 20 % y 35 % y ocho entre el 10 % y 15 %. Promigas se quedó con el título de la que más participación femenina tiene (60 %), al incluir a tres mujeres y dos hombres en su junta, seguida de Grupo Argos, con 43 % y el Grupo Energía de Bogotá con 33 %.

Lea también: Forbes presenta las 50 mujeres poderosas de Colombia 2021

De igual forma, de los 819 puestos de juntas directivas que hay en las 130 empresas que cotizan en bolsa, este año las mujeres lograron quedarse con 154, elevando la presencia femenina en estos cargos al 18,8 %, según reveló un análisis del Centro de Estudios de Gobierno Corporativo (CEGC) del Cesa, que junto al Club del 30 % se quedan con el mérito de estos positivos resultados para el cierre de brechas de género en el país.

“Esos 154 puestos están en manos de 137 mujeres, lo que demuestra que hay más mujeres conquistando posiciones de liderazgo y no son las mismas de siempre repartiendo puestos en una y otra empresa”, explica María Andrea Trujillo, codirectora del CEGC.

Para la experta, el balance general “muestra un avance y mayor conciencia por parte de las empresas sobre la necesidad de tener mujeres en sus juntas, como un aspecto de diversidad que permite un mejor funcionamiento de los órganos de gobierno”.

Sin embargo, explica, el panorama sigue siendo retador ante la meta de alcanzar el 30 % de participación para 2023. Esto, debido a que apenas en 2020, 47 de esas 130 empresas no tenían ni una sola mujer dentro de sus juntas directivas y el 60 % tenían solo a una o dos, lo que resulta insuficiente. “Contar con solo una mujer, aunque es un avance, no basta, porque no permite alcanzar la masa crítica para identificar los beneficios de los espacios diversos”, menciona.

Un trabajo conjunto

Desde hace un año arrancó en el país el Club 30 %, una iniciativa con presencia en 16 países que tiene como objetivo lograr que las juntas directivas de las empresas tengan una tercera parte de representación de mujeres. En Inglaterra, en donde nació el Club, esa meta se alcanzó en 2018 y tomó 8 años.

Lea también: Una colombiana es la maestra del año en Estados Unidos

De primera mano, en el caso de Colombia el objetivo pareciera no ser difícil de lograr, teniendo en cuenta los beneficios que la participación femenina en posiciones de liderazgo puede generar para una compañía y la cantidad de empresarias colombianas de alto perfil –el Cesa ha identificado al menos 140-. Pero lo cierto es que de no ser por estos esfuerzos, el avance sería mucho más lento.

Para Irina Jaramillo Muskus, gerente general de Carulla y miembro del Club, “generar esas condiciones especiales para el apoyo a las mujeres es necesario pues de no hacerse, como la ONU ha dicho, tardaríamos un siglo en alcanzar la igualdad”.

Datos del Club del 30 % y el CEGC indican que las empresas que tienen más mujeres en juntas directivas tienen mayores niveles de innovación, presentan mejor desempeño financiero, encuentran financiación con mayor facilidad, son más transparentes y tienen mejor perdurabilidad. Un estudio de McKinsey ha apoyado estos hallazgos al encontrar que empresas con diversidad de género tienen 15 % más de probabilidad de tener rentabilidad económica superior que la media correspondiente al sector.

“Estamos seguras de que este aumento paulatino en la participación de mujeres en cargos directivos redundará en beneficios económicos en las empresas pues es indiscutible que las organizaciones exitosas son las verdaderamente orientadas al cliente y como es bien sabido las mujeres son quienes toman el 89 % de las decisiones de compra”, explica Jaramillo.

Los retos que quedan

Este año el CEGC incluyó dentro de su estudio sobre participación femenina en juntas directivas un ítem relacionado con las mujeres en puestos de suplencia en las juntas. Para su sorpresa, las mujeres participan como suplentes en 24,1 % de los casos, muy por encima del 18,8 % de presencia en juntas. Para María Andrea Trujillo este hallazgo deja ver “que las mujeres tienen más posibilidades de llegar a puestos de suplencia que a puestos de directiva principal”.

Lea también: Vicepresidenta propone crear un índice de libertad económica de las mujeres

En la misma línea, el otro reto que desde el Cesa se ha identificado es el de las gigantes brechas salariales entre hombres y mujeres. De acuerdo con un análisis de la Organización Internacional del Trabajo y el Dane, en promedio esta brecha es del 17 %, pero se incrementa en la medida en que se analizan cargos de más alto nivel.

“Cuando nos referimos al 1 % de los ejecutivos con mayor compensación, las mujeres ganan 50 % menos que los hombres”, menciona Trujillo. Desde su análisis, estas brechas están sostenidas en arraigos culturales como considerar al hombre proveedor del hogar y asociar el dinero con la masculinidad. “Investigaciones demuestran que a los hombres con hijos les pagan más solo por el hecho de tener personas de las cuales son responsables económicamente. A las mujeres con hijos, en cambio, les pagan menos”, dice.

Para las dos expertas si bien los retos que rodean a las mujeres en materia laboral no cambiaron con la pandemia, sí se agudizaron como consecuencia de las falencias que ya existían. El 70 % de trabajadores de salud son mujeres lo que genera mayor exposición al virus, la proporción de mujeres es mucho mayor en las industrias más afectadas como hotelería, manufactura y sectores recreativos y son ellas quienes hacen casi tres veces más trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que los hombres, lo cual dificulta su participación laboral.

“Se estima que vamos a cerrar el 2021 con 118 mujeres de 24 y 34 años en situación de extrema pobreza por cada 100 hombres en el mismo rango de edades en pobreza extrema en todo el mundo”, explica la directiva de Carulla. Pero resultados como los obtenidos en las juntas directivas en nuestro país, agrega María Andrea Trujillo, demuestran que la tendencia se puede cambiar.

“Lo importante es garantizar que los cambios no son temporales y que obedecen a estrategias claras por parte de las empresas, a apuestas de largo plazo para contribuir a un problema social, a una deuda con el género femenino que no da más espera. Nos preocupa la fragilidad de los avances, y conformarnos con lo poco que se ha logrado”, puntualiza.

Forbes Women

SheWorks! firmó acuerdo con el Gobierno de Colombia para impulsar empleabilidad de las mujeres

El programa impartirá conocimientos de inteligencia artificial, comercio social, marketing digital, entre otras habilidades fundamentales para el desarrollo de la economía naranja del país.

Publicado

on

El acuerdo se celebró desde el nuevo hub de innovación de Medellín con la participación de Iván Duque, presidente de Colombia, Silvina Moshini, CEO y fundadora de SheWorks! y Carlos Mario Estrada, director general del SENA. Foto: SheWorks!:

La plataforma de trabajo remoto para mujeres SheWorks! – y el SENA -Servicio Nacional de Aprendizaje- firmaron una alianza para brindar habilidades digitales a 15.000 mujeres colombianas frente a la cuarta revolución industrial.

El programa impartirá conocimientos de inteligencia artificial, comercio social, marketing digital, entre otras habilidades fundamentales para el desarrollo de la economía naranja del país. A su vez, este acuerdo les permitirá adquirir herramientas para trabajar de forma remota y de ese modo exportar talento al resto del mundo.

“Esta alianza es una evolución del trabajo que ya venimos realizando en conjunto desde el año pasado (2020), cuando desarrollamos un primer piloto de entrenamiento entregando habilidades digitales para el trabajo remoto y su incorporación en el mercado laboral digital. El programa que lanzaremos próximamente tiene como objetivo general aunar esfuerzos para el fomento y reactivación del empleo femenino en el nuevo mercado laboral digital, mediante el desarrollo de acciones que promuevan la inclusión transversal de las mujeres y la eliminación de sesgos raciales, culturales y de discapacidad”, expresó a Forbes Silvina Moschini, fundadora y CEO de SheWorks!.

El acuerdo se celebró desde el nuevo hub de innovación de Medellín con la participación de Iván Duque, presidente de Colombia, Silvina Moshini, CEO y fundadora de SheWorks! y Carlos Mario Estrada, director general del SENA. El programa se enmarca dentro de una tendencia en la región que pluraliza los accesos de empleo a través de la economía plateada (silver economy) a personas mayores y la innovación tecnológica para miembros de la comunidad LGBTIQ+

Seguir Leyendo

Forbes Women

Bumble dará terapia a víctimas de agresiones sexuales

Bumble busca promover que las parejas que se conocen en su sitio establezcan relaciones “sanas e igualitarias”.

Publicado

on

Credicorp: Así avanza el uso de apps de bancos en la región

Bumble, la aplicación pionera en el sector de citas, y Bloom, un servicio web de soporte gratuito, colaboran para crear el primer programa de apoyo dirigido a víctimas de agresión o abuso sexual.

La organización sin fines de lucro Chayn, la cual dirige a Bloom, se encarga de combatir la violencia de género en línea. Desde 2020 Chayn ha formado un equipo de personal experto en traumas que, junto a su red de voluntariado global, potencia el alcance de la organización, así como sus servicios.

Lea también: Tinder lanza verificación de identidad para dar seguridad a usuarios

Cualquier usuario que reporte una agresión o abuso sexual a Bumble recibirá un código para acceder gratuitamente a una versión de Boom. Donde se ofrecen seis sesiones de terapia y apoyo por chat en vivo, todos los días de la semana. En este mismo programa también se podrá consultar una biblioteca de recursos creada por sobrevivientes y terapeutas expertos en la materia.

Bumble y Bloom están desarrollando un temario personalizado que estará disponible en inglés, español, francés, hindi, árabe y urdu.

Este año, Bumble, a través de su personal de tiempo completo, comenzará a dar terapia gratuita a un grupo inicial de usuarios, para después expandir el servicio a toda su comunidad. Para el siguiente año, la compañía brindará estos mismos servicios en Badoo.

Al respecto de este nuevo programa, la Vicepresidenta de Seguridad de Usuarios de Bumble, Rachel Haas, asegura que la misión de la aplicación que representa es ofrecer a las mujeres un lugar seguro donde encontrar pareja, “nuestro objetivo de crear un mundo donde todas las relaciones sean sanas e igualitarias, y estamos orgullosos de ser los primeros en la industria en ofrecer este tipo de apoyo tan necesario en esta comunidad”, agrega.

Publicado por Forbes México.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Forbes Women

Las ciudades no están hechas para que mujeres se movilicen: estudio

De acuerdo con un estudio, el 60% de los trayectos que hacen las mujeres en medios de transporte son para estudiar y trabajar. El resto es para tareas de cuidado.

Publicado

on

Si bien las ciudades están diseñadas para que las personas se muevan a los centros educativos y a los lugares de trabajo, cumplir tareas de cuidado todavía no es la prioridad y, para el caso de las mujeres, puede seguir agudizando las brechas.

Eso reportó un estudio del colectivo Despacio, que presentó recientemente el estudio Género Y Movilidad Activa: Acciones Para No Dejar A Nadie Atrás En Colombia, que hizo un llamado a profundizar la investigación y la participación de las mujeres para lograr ciudades sostenibles.

Lea también: Tres mitos del emprendimiento femenino que debemos derribar

El diseño de la movilidad en las ciudades ha girado alrededor de los trayectos laborales y de estudio, principalmente masculinos, sin profundizar en los viajes de cuidado, en los que mayoritariamente se desplazan las mujeres”, explicó Marina Moscoso, Directora Técnica de Despacio y Directora Operativa de Mujeres en Movimiento

De hecho, según el informe las mujeres realizan alrededor del 40% de los trayectos por motivos de trabajo, 20% por razones de estudio y destinan más del 20% de los desplazamientos a viajes de cuidado. “Debido a esa ‘Movilidad del Cuidado’, las mujeres tienen una mayor probabilidad de realizar trayectos con múltiples paradas para suplir necesidades como recoger a sus hijos en el colegio, comprar víveres o llevar a familiares a citas médicas”, dice la investigación.

Otro factor clave, según las investigaciones de Despacio, es que estos recorridos tienen lugar entre la mañana y el medio día, horarios que coinciden con las ‘Horas Valle’. 

Sabemos que la pandemia va a cambiar los patrones de movilidad de las personas. Es por eso que este es un momento crucial para que la movilidad del cuidado y las necesidades de las mujeres tengan más visibilidad en los planes para el futuro de las ciudades”, dijo Moscoso y agregó que “No incluir la perspectiva de género y de interseccionalidad en dichos proyectos implica necesariamente dejar atrás una parte importante de la población y retrasar el proceso de cambio modal hacia modos más sostenibles”.  

Más viajes seguros

En un encuentro en el que se sentaron el sector privado, medios de comunicación y académicos concluyeron que se debe trazar una hoja de ruta para que haya ciudades con más y mejores espacios para las mujeres.

“Creemos que la libertad de moverse cuando lo necesitan y como lo requieren es un factor de empoderamiento femenino. Sin embargo, necesitamos oír más a las mujeres para ayudar a cerrar las brechas de género en tecnología y lograr una mayor participación de ellas en la construcción de ciudades inteligentes”, expresó Camila Escallón, gerente de comunicaciones para Uber en Colombia y la región Andina, en una mesa redonda con mujeres líderes de opinión.

Reconociendo las características de los trayectos femeninos, Uber anunció su apoyo a la conversación digital y su compromiso con seguir diseñando opciones para las mujeres. 

“#Nosmovemos es un llamado a que todos los actores escuchemos, es algo más grande que nosotros. Para respaldar este esfuerzo multisectorial, entregaremos 300 códigos promocionales para apoyar los trayectos en horas valle. Esperamos que las usuarias de la aplicación, las arrendadoras y las mujeres en Colombia puedan moverse y sentirse parte clave de las ciudades”, puntualizó Escallón. 

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Forbes Women

¿Por qué emprender es más difícil para las mujeres?

Aunque las mujeres representan el 38% de los fundadores de empresas a nivel mundial, las ayudas financieras a emprendedores dan preferencia a los hombres.

Publicado

on

Las propuestas de emprendimiento siguen los mismos procesos de estudio vengan de manos masculinas o femeninas. Cuando una persona decide emprender y fundar una empresa, la ronda de financiación es uno de los momentos más complicados del proceso. Una decisión en la que, todavía hoy, sigue siendo determinante ser hombre o mujer. ¿Por qué?

Según un estudio realizado por UBS, compañía global que ofrece servicio financiero en más de 50 países, los inversores dan preferencia a las empresas lideradas por hombres y explica cómo esta brecha de género puede repercutir económicamente en los mercados internacionales.

Las cifras arrojadas por este informe descubren que el 38% de los emprendimientos estadounidenses están en manos femeninas, pero sólo el 2% del capital invertido va a empresas fundadas por mujeres. Y menos del 3% de la financiación se destina a compañías que tienen a mujeres en sus puestos CEO.

La razón que da UBS a esta realidad tiene que ver con la falta de personal femenino en las empresas, esto es, el 86% de las firmas venture capital no tienen mujeres en cargos de liderazgo, de manera que resulta improbable cambiar esta marca.

Lea también: Regalías se podrán usar en proyectos que cierren la brecha de género

Las dificultades que plantea este sesgo representativo para las mujeres hace que no sean tan proclives a emprender como sí puedan serlo los hombres, a pesar de que muchos proyectos necesiten de la calidez y sensibilidad femenina que, históricamente, han sido atributos más representativos en las mujeres.

UBS señala, además, que uno de los principales obstáculos se encuentra en la misma ronda de financiación, concretamente en los componentes que forman el equipo directivo que toma las decisiones. La mayoría de los inversores en cargos directivos son hombres.

Lea también: Mujeres mayores de 50 que dan forma al futuro de la ciencia, la tecnología y el arte

Este estudio, llamado The Funding Gap, también señala la importancia de tener una red sólida de apoyos al llegar a la ronda de financiación. Esto permitiría acabar con la brecha de género en el emprendimiento al contar todos los empresarios con un grupo de apoyo que conozca la propuesta una vez llegue al momento de esta ronda.

La existencia de esta red de apoyo profesional en el departamento encargado de decidir las inversiones demostró que si el equipo responsable está formado por mujeres, existe mayor posibilidad de invertir en las empresas lideradas por mujeres. 

Con información de Forbes España.

Seguir Leyendo

Forbes Women

‘Se necesitan programas de reincorporación para que las mujeres accedan a un empleo’

Ana Milena López Rocha, CFO de Cenit y miembro de la junta directiva de la Andi, habla con Forbes sobre su trayectoria, la llegada al gremio más importante del país y los ejes de trabajo para reducir las brechas e impulsar mayores oportunidades para las mujeres.

Publicado

on

Ana Milena López Rocha es sin duda una mujer que sabe resolver problemas. Ha estado en cargos públicos y privados, y le ha tocado lidiar con algunas crisis muy bien recordadas en Colombia. A penas se había posesionado en la dirección de Crédito Público y del Tesoro Nacional, en 2014, cuando meses después los precios del petróleo se desplomaron causando estragos en las finanzas públicas.

Rocha, quien para entonces ya era una dura estructurando proyectos y construyendo esquemas financieros, tuvo que salir a sortear los obstáculos, buscar financiamiento y sacar adelante lo que para muchos fue una de las grandes crisis petroleras en la historia del país.

Esta hazaña, la catapultó a conformar nuevos equipos y ser parte de varias juntas directivas del país. Con esta reputación, llegó a liderar la vicepresidencia financiera de Cenit, un cargo que le permitió alcanzar este año un puesto en la junta principal de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

Rocha, junto a Catalina Escobar y Elisa Sotomonte, fue seleccionada para ser parte de este comité ante más de 50 perfiles de ejecutivas de más de 30 empresas del país. Las tres ingresaron el pasado 22 de julio, por lo que ahora su tarea no solo estará enfocada la gestión financiera de Cenit, sino también en aportar nuevas ideas para desarrollar una agenda de equidad de genero, de cierre de brechas y de mayor igualdad.

Así lo confirma precisamente la ejecutiva, quien, en diálogo con Forbes, cuenta cuáles serán los ejes de trabajo, cuál es su visión sobre la situación fiscal del país y por qué es necesario que Colombia agilice la reincorporación de mujeres en el mercado laboral nacional.

Lea también: Cambios directivos: llegan tres mujeres a la Junta Directiva de la Andi

¿Cómo se siente el desafío de ser parte de la junta directiva de la Andi?

El desafío es una gran oportunidad. Creo que la Andi está tomando un paso importante en la decisión de incorporar tres mujeres en la junta de dirección nacional. Es un paso clave porque marca la transición de la teoría a la acción. Hay múltiples estudios que hablan sobre los aportes de las mujeres a las naciones. Esto incrementa la productividad, la innovación y la rentabilidad. 

Sin embargo, cuando uno mira las estadísticas de la participación de las mujeres en ese tipo de organizaciones en Colombia, los números son bastante bajos. En Colombia, aproximadamente el 20% de la gente en juntas directivas son mujeres. Creo que esto es muy importante y el reto que tenemos es ayudar a convencer que en efecto es así. Es un paso importante no solo para la Andi, sino para las compañías que hacen parte del gremio.

¿Ya se plantearon una hoja de ruta para reducir la brecha de genero y la desigualdad?

La Andi creó un comité de equidad de genero y ese comité participa en varias actividades. Ellos participan en una cantidad de programas, en el que el foco principal es medir y diagnosticar para entender cuáles son las áreas en las que hay que trabajar. Hay un programa de liderazgo de mujeres en juntas directivas que está llevando el Cesa, encargado en visibilizar perfiles de mujeres para cargos directivos. Creo que a la larga lo que se está haciendo es generar conciencia.

Ha logrado consolidar una hoja de vida exitosa. Desde el punto de vista ¿Cuáles son sus perspectivas y su aporte a la junta?

En la junta directiva se discuten diversos temas y dependiendo de la reunión hay una cantidad de temas sobre la mesa. Yo creo que todos aportamos desde nuestro conocimiento. El mío es principalmente financiero, pero le agregaría una visión desde el sector privado y publico. En la medida que hay propuestas sobre temas tributarios que se discuten hay aportes desde la visión tanto desde los impactos al sector privado como un entendimiento del gobierno. Creo que es un aporte importante. 

Pero los aportes transcienden al tema netamente financiero. En la Andi se discuten muchos temas de economía circular, temas de sostenibilidad, entonces los aportes varían dependiendo del tema que está sobre la mesa. Cuando uno está mirando los temas que se discuten la pregunta de fondo es siempre cómo podemos lograr que vía la Andi podamos fortalecer el sector empresarial colombiano. Esto es muy importante porque en un país como Colombia uno de los motores es la creación de empleo y la creación de empleo se hace desde el empresariado.

Uno siempre ve mal a las mujeres y el panorama es crudo en materia laboral. ¿Cuál es su lectura y cómo la pandemia agravó este problema? 

Cuando uno mira las estadísticas ve que el impacto en el empleo de las mujeres es 1.8 veces vs el empleo de los hombres. Las estadísticas son poco alentadoras. En el caso colombiano, el desempleo de hombres estaba alrededor de 2.8%, mientras el de mujeres en 21%. Esas cifras han mejorado un poco, pero se mantienen. El desempleo juvenil masculino es alrededor del 17%, mientras que el femenino es alrededor del 30%. Las cifras son poco alentadoras y se requieren programas para ayudar sobre eso.

Cuando uno mira qué se puede hacer, hay muchas formas. Cuando uno mira el empleo femenino, el tema de balancear las cargas laborales con las cargas familiares se vuelve sumamente importante. Hay muchas mujeres que salen de la fuerza laboral para construir una familia, tener hijos y después quieren volver a incorporarse a la fuerza laboral. Necesitamos programas de reincorporación para que las mujeres puedan volver acceder a un empleo similar a cuando salieron de la fuerza laboral. Eso requiere programas consientes de recontratar mujeres que habían trabajado.

Se habla mucho sobre capitalismo consiente, ¿Cómo cree que las empresas deben reconfigurar su modelo de negocio para ir en esa línea?

Yo creo que cualqueir negocio que no se preocupe por su ecosistema, por las personas, por el medio ambiente, deja de ser sostenible a largo plazo. Entonces es importante recordar que la sostenibilidad no es algo que se hace porque nos parece bonito, es algo que genera valor a largo plazo. En la medida que no cuidemos el medio ambiente no vamos a poder seguir siendo sostenibles. En la medida que nuestros empleados no sientan que trabajan para una compañía que vela por su bienestar vamos a perder contra la competencia. La sostenibilidad es algo que asegura que las empresas perduren en el tiempo. 

A usted le tocó estar en Crédito Público en medio de una turbulencia, ¿Qué sintió, qué lecciones le dejó? ¿Cómo administró la política de endeudamiento del país?

¿Lecciones aprendidas? Que no hay problemas suficientemente grandes, que no tengan solución. Hay es que poder descomponer los problemas. Entonces había que pensar si iba a ser por el lado del gasto, por el lado del ingreso, y gestionarlo de esa manera. El tema de asegurar los recursos para financiar el presupuesto nacional es muy importante. Lo que me competía a mi, que era el financiamiento, fue complicado. Sin embargo, uno de los temas más importantes que tuvimos que gestionar era la comunicación constante con nuestros inversionistas: darle información clara que ellos comprendieran y cuál era el plan de acción para ir preparando lo que se estaba pasando en ese momento.

Nada genera más incertidumbre, que la falta de información. Cerrar las brechas de información y poder informar ese plan concreto de una manera creíble y lógica fue lo más importante que pudimos hacer durante esa época. 

¿Cuál es su lectura frente la reforma tributaria que presentó el Gobierno?

Es claro que a nadie le gusta pagar más impuestos. Cuando hay necesidad, se necesitan recursos. Nosotros tenemos un país que va a salir bastante golpeado por la pandemia, y las cifras de desempleo lo demuestran , de incremento de pobreza, etc. Eso lleva a que el gobierno haga un incremento en el gasto social, que va a tener que financiar una inversión social importante.

Creo que el Ministerio de Hacienda ha hecho una muy buena labor, en términos de pensar una reforma simple, fácil de explicar, que todo el mundo entienda. Es una reforma que se necesita y creo que la solución es una solución simple.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado