Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

NoName, la firma que pone talento en las pymes para hacerlas crecer

Miguel Piedrahita está detrás de NoName, una firma que interviene empresas en etapa temprana con personas experimentadas, para que escalen, usando un modelo de alianza a largo plazo.

Publicado

on

Miguel Piedrahita, director de NoName. Foto: @juansi_

Un receso mental el que se alejó de cualquier trabajo fue, para Miguel Piedrahita, más bien una estación de combustible para reaparecer en la escena corporativa con una firma que está poniendo en la pista de hacer negocios un atajo que está introduciendo un novedoso modelo en pequeñas y medianas empresas.

NoName, basada en Medellín, tiene un equipo experimentado en áreas como mercadeo, operaciones, finanzas, legal y comercial, que se integra de lleno a pequeñas empresas para que dejen de ser pymes a través de una alianza a largo plazo.

“Es un proceso estructural de integralidad, asociado con que la compañía escale un nivel”, dice a Forbes Piedrahita, fundador y director de NoName. “Es una inmersión en la que les ponemos un equipo humano que traiga resultados, a cambio de acciones en la compañía”.

Lea también: Multimillonarios accidentales: cómo 7 académicos no querían ganar un centavo y ahora valen miles de millones de dólares

Como hijo del fallecido expresidente de Nutresa Carlos Enrique Piedrahita, Miguel tiene una vena empresarial que lo ha llevado a desarrollar una carrera en la banca corporativa y a tener asientos en varias juntas directivas, pero dice haber querido tener algún respaldo cuando siendo CEO de la marca de vestidos de baño Maaji, negoció en 2017 sin el acompañamiento de ninguna banca de inversión la adquisición por parte de una filial de Louis Vuitton. “Ahí sentí el dolor de las pymes para poder traerse un súper talento humano”.

Por ello salió a conseguirse US$1.75 millones iniciales para arrancar este concepto en el que el único pago de las compañías a cambio de la intervención es equity (una participación accionaria), calculada a partir de los resultados que se vean.

Lea también: Dos estudiantes del Cesa convirtieron su proyecto en una empresa que factura $1.200 millones

A un año de haber arrancado estas operaciones, se han asociado con la fintech Finaktiva, en su proceso de rebranding y en la estructuración de una alianza con Sura Investment Management para crear un fondo de deuda privada de más de $350 millones; con la diseñadora de joyas Mercedes Salazar, que cerró el 2020 con un crecimiento de 60 % en su canal digital; con la plataforma de alimentación saludable Superfüds, que tiene previsto duplicar sus ventas este año frente a las del año anterior e Inmotion Group, una firma que pretende optimizar a movilidad de personas con el análisis de datos.

“Hay empresas familiares a las que no les gusta este modelo ni comprometer su composición accionaria, así que también nos inventamos un esquema en el que uno hace unas cuentas en participación en función de la curva de ingresos y nos quedamos con un pedazo pagado en efectivo”, explica Piedrahita, sobre otras ocho asesorías que han hecho. Santiago Villegas, un financiero que ha trabajado en banca de inversión; Felipe Agudelo, quien fue el director digital de una marca de ropa, y Catalina Hoyos, quien también viene del sector de la banca, son algunos de los 12 ‘nonamers’ como se denominan los miembros del equipo.

Lea también: Cómo Kahoot está dando dinamismo a las clases virtuales

“Este no es un negocio de cantidad, es de calidad”, sostiene Miguel. “Tenemos que escoger muy bien un equipo que tenga unas capacidades de impacto muy profunda en cada una de las compañías que intervenimos”.

Con toda esta estructura, alegan que esta es una forma de organizar la casa de manera integral las empresas en etapa temprana para que mejoren el desarrollo de canales de abastecimiento, distribución y acceso a nuevos mercados. Esto va dela mano de la gestión de las finanzas corporativas, que permite crecer en ventas y adelantar proyectos de crecimiento para los que quizás las pymes no cuentan ni con el talento humano ni con los recursos, o simplemente no los tienen en el radar.

Lea también: Kaszek obtiene US$1.000 millones para invertir en emprendedores en Latinoamérica

Paralelamente, “como una forma de agradecimiento para promover el desarrollo social, ambiental y económico” han estado desarrollando intervenciones en forma de donación durante un periodo de tiempo reducido con Juniper, una marca de sparkling water, tónicas y mezcladores; Sofía Gómez, la apneísta profesional colombiana, así como con Taller de Hierbas, True, Noise, SiembraViva, El Cielo y La Carpintería.

Emprendedores

El arte de Foodology para construir un grupo de restaurantes hechos con datos

Hacer restaurantes virtuales es el arte de Foodology, el grupo fundado por Daniela Izquierdo y Juan Guillermo Azuero, quienes aprovechan las facilidades digitales para lanzar nuevas marcas y conceptos gastronómicos.

Publicado

on

Foto: Juan Guillermo Azuero y Daniela Izquierdo, fundadores de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Varios restaurantes con lo que cuesta tener uno; así se podría resumir a Foodology, el grupo de restaurantes virtuales que puede lanzar una nueva marca tan pronto como en dos semanas y apagarla con la misma agilidad si no funciona.

“Cuando a alguien le toca invertir miles de millones para montar un nuevo restaurante, con todo lo que implica, se puede quebrar por cualquier razón”, expone a Forbes la cofundadora de Foodology Daniela Izquierdo. “Al ser los nuestros restaurantes virtuales, podemos montar y desmontar quitando ese riesgo de la industria”.

El riesgo asociado a posicionar un nuevo restaurante lo reducen al no tener que gastar en adecuaciones para recibir clientes y aprovechando la escalabilidad que otorgan las plataformas digitales para llegar a un gran número de usuarios, operando desde cocinas ocultas.

Juan Guillermo Azuero y Daniela Izquierdo, fundadores de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Antes de promocionar Wings in da House, el restaurante de alitas de pollo que lanzaron en sociedad con la agrupación musical Piso 21, hicieron un restaurante de prueba para testear el menú, los precios, la operación y la retroalimentación de los clientes. Cuando sintieron que tenían el control, lanzaron toda una campaña publicitaria con los miembros del grupo que suman millones de seguidores en redes sociales y como si fuera una cadena, en cuestión de días estaban vendiendo las alitas en Bogotá, Barranquilla, Cali, Cartagena, Bucaramanga y Medellín.

“Nos consideramos un laboratorio de marcas”, explica el cofundador de Foodology, Juan Guillermo Azuero. “Nosotros queremos que el consumidor se enamore y tenga una conexión emocional con cada marca. Por eso hay un proceso de creación basado en datos y en testeo”.

Ellos, que se conocieron estudiando el MBA de Harvard, han encontrado un balance de opiniones en el que Daniela se responsabiliza de las operaciones y Juan Guillermo del crecimiento y el marketing.

Algunas de las siete marcas que han puesto en marcha son Brunch & Much, de desayunos; Avocalia, de ensaladas y The Crunch, de pizza.

A cada ciudad a donde llegan instalan un centro de producción donde se hacen el 70% de los procesos de cocina. En estos espacios se producen toneladas de arroz y se prepara la granola. Todo eso se va a las cocinas ocultas donde se hace el 30% del proceso restante, con lo que ganan agilidad para hacer las entregas.

Aunque comparten cocina, cada restaurante tiene vida propia en plataformas de domicilios como Rappi, Didi Food y iFood, así como en Whatsapp, donde reciben pedidos directos. Así han completado más de 1 millón de órdenes en 26 cocinas ocultas, que equivalen a como si hubieran construido 125 restaurantes.

A las cocinas que tienen en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga, se han unido las de Ciudad de México, donde han registrado crecimientos por encima del 80% mes a mes. Tienen todo listo para arrancar operaciones en Monterrey (México) y en Lima (Perú), mientras que en ciudades más pequeñas como Ibagué y Pereira, han desarrollado franquicias digitales con las que no se encargan directamente de la operación, pero obtienen ingresos adicionales.

Para la profesora de la Universidad de Harvard Lena Goldberg, Daniela y Juan, que con esta compañía se ganaron la New Venture Competition de la escuela de negocios de esa institución, han tomado el concepto de una cocina virtual y la han combinado con un modelo de entrega mejorado para ofrecer diferentes cocinas en una forma rentable.

Daniela Izquierdo, cofundadora de de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

“Han establecido identidades visuales en línea para múltiples marcas y han ideado un modelo de negocio escalable que tiene el potencial de irrumpir en el domicilio de comida en Colombia y más allá”, dijo Goldberg a Forbes.

Fondos de inversión como Jaguar Ventures y XFactor Ventures han inyectado en Foodology US$4,5 millones con los que se han fondeado hasta su ronda semilla y se están preparando para recaudar una Serie A.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de noticias económicas y de negocios.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Empezaron con el boom de las cuponeras, reconvirtieron el negocio y facturan US$2 millones

En 2010, Brian Klahr y Agustín Perelman fundaron Cuponstar. En los últimos años, migraron hacia el modelo B2B y, con su plataforma de beneficios corporativos, apuestan a la expansión regional.

Publicado

on

Foto: Forbes Argentina.

Jóvenes y con ganas de emprender. Corría 2010, cuando los amigos Brian Klahr Agustín Perelman, entonces de 22 años, idearon Cuponstar, una firma que ofrecía descuentos y ofertas en productos y servicios para particulares. Era el comienzo del “boom de las cuponeras“, dado que fueron varios los emprendimientos (locales y globales) apuntalados en esa dirección. 

Al comienzo, les costó mucho que la gente utilizara cupones digitales. En ese momento, era muy común utilizar cupones impresos o las tarjetas plásticas de descuento. Luego, con el correr del tiempo y gracias a los avances de la tecnología, la alta penetración de smartphones y la conectividad 4G hicieron que la adopción se acelerara y dejase de ser una barrera para el uso de la plataforma.

“El emprendimiento comenzó con un modelo de negocio Business to Customer (B2C). Ofrecíamos descuentos al consumidor final a través de Cuponstar.com, pero nos dimos cuenta de que el modelo no era rentable. Luego de varios años de pruebas, nos dimos vimos que las empresas estaban dispuestas a invertir en su personal ofreciendo beneficios y cupones a sus empleados o clientes. Pivoteamos un modelo de negocio Business to Business (B2B), que es lo que hacemos hoy en día: ofrecer beneficios corporativos”, recuerdan Klahr, licenciado en Dirección de Empresas por la Ucema, y Perelman, ingeniero Industrial recibido en la Universidad de Belgrano, al frente de la firma que espera cerrar 2021 con una facturación de US$ 2 millones, el doble de 2020, y entre cuyos clientes se encuentran firmas de la talla de Coca-Cola, Visa, Farmacity, IBM, Techint, Pepsico, DirecTV, McDonalds, Burger King, Starbucks e YPF

Reinventarse en pandemia

El detonante del cambio fue la pandemia de Covid-19. “Los primeros meses fueron durísimos. La mayoría de los comercios con los que trabajábamos estaban cerrados y, por ende, nuestra propuesta de cupones quedó obsoleta. Perdimos 50 clientes en las primeras tres semanas y justo estábamos en pleno proceso de migración de la plataforma con un objetivo muy ambicioso de poder duplicar la cantidad de clientes que teníamos”, dicen los emprendedores en diálogo con Forbes.

Pero ni Klahr ni Perelman se detuvieron ante las adversidades. Al contrario. El movimiento les permitió aprovechar las oportunidades que se abrían en medio del caos. Desarrollaron nuevos módulos para ofrecer a través de la plataforma con contenidos enfocados exclusivamente en el bienestar de los empleados, ofreciendo clases de yoga y meditación online, y así como workshops con seminarios virtuales sobre diferentes temáticas para el crecimiento personal de los colaboradores en las empresas. “Esto nos permitió ofrecer otros tipo de beneficios sin tener que depender de la apertura de los comercios”.

Hoy, Cuponstar, que emplea a 43 personas, es una plataforma de beneficios corporativos para empleados y clientes de empresas. “La primera plataforma que desarrollamos no la pensamos para lo que terminó siendo. Tuvimos grandes problemas al querer personalizarla para cada cliente (empresas). Tuvimos que volver a desarrollar toda la plataforma desde cero. Aprovechamos esa oportunidad para hacerla escalable y desarrollar nuevos módulos para ofrecer servicios adicionales tales como comunicación interna, wellness y actividades recreativas para los empleados“, sostienen los emprendedores.

A partir de julio del año pasado, con la reapertura de los comercios y las empresas, recuperaron clientes. “A raíz de la incorporación del trabajo online, supimos sacar provecho al hecho de que las empresas comenzaron a contratar servicios de manera 100% online, comenzamos a analizar otros mercados y a desarrollar alianzas para poder expandirnos a otros países”.

El primero de ellos fue Uruguay, a mediados de 2020, y después lanzaron en Chile, tras una inversión de más de US$ 100.000, destinados al desarrollo, armado de equipos comerciales, estructuras legales y marketing.

Además de la Argentina, Uruguay y Chile, la firma opera en Perú y México, y próximamente, en Colombia. Con una plataforma global de cupones online, puede ofrecer el servicio en cualquier país de América Latina. Los pasos siguientes, Brasil para, luego, dar el salto a Europa y Estados Unidos. Actualmente, Cuponstar cuentan con 500 clientes en el país y unos 50 en el exterior

Esperamos terminar el año con 250 clientes nuevos y en este momento estamos desarrollando un sistema de puntos para que las empresas puedan reconocer y premiar a sus empleados y clientes. Nuestra plataforma es muy versátil. Se adapta muy bien a lo que la empresa necesite en términos de beneficios. Tenemos desarrollados más de 2.000 beneficios en Latinoamérica en las principales marcas de cada país”, concluyen.

Publicado en Forbes Argentina | Autor: Laura Mafud

Seguir Leyendo

Emprendedores

Canva asciende su valoración a US$40.000 millones: sus fundadores donarán mayor parte de su riqueza

Canva es ahora una de las startups más valiosas del mundo después de recaudar US$200 millones en nuevos fondos con una valoración de US$40.000 millones. Los cofundadores Melanie Perkins y Cliff Obrecht han prometido donar el 30% de la empresa.

Publicado

on

Los cofundadores de Canva, Cameron Adams (izquierda), Cliff Obrecht (centro) y la directora ejecutiva Melanie Perkins (derecha) han alcanzado una valoración de 15.000 millones de dólares para su empresa australiana de software de diseño. Foto: Canva.

Canva es ahora una de las startups más valiosas del mundo después de recaudar US$200 millones en nuevos fondos con una valoración de US$40.000 millones.

La ronda, dirigida por T. Rowe Price con Franklin Templeton, Sequoia, Bessemer Venture Partners, Greenoaks Capital, Dragoneer, Blackbird, Felicis y AirTree, todos participando, más del doble de la valoración de la empresa australiana de software de diseño en cinco meses.

Canva ya está en un nivel que pocas startups han alcanzado, no solo por una valoración solo superada por Stripe en la lista Forbes Cloud 100 de las principales empresas de nube privada. Canva, rentable durante mucho tiempo y con un flujo de caja positivo, continúa duplicando sus ventas con creces, dice la compañía, en camino de alcanzar una tasa de ejecución anualizada de ingresos de mil millones de dólares para diciembre de 2021, la “gran mayoría” de los ingresos por suscripción recurrentes. “Avanzando en la dirección correcta”, dice con total naturalidad la cofundadora y directora ejecutiva Melanie Perkins.

Rentable, duplicando el crecimiento y con cientos de millones de ingresos, ¿por qué molestarse en aumentar? Una razón, dice Perkins, es seguir duplicando el número de empleados, que llegó a 2.000 este año (Perkins dice que Canva recibió 180.000 solicitudes de empleo en los últimos 12 meses). Otro podría ser adquisiciones, agregan fuentes cercanas a Canva. Luego está la misión de toda la vida de Perkins para Canva, una por la que cree que vale la pena ir a lo seguro.

“Es un gran voto de confianza en lo que estamos haciendo y hacia dónde vamos”, le dice Perkins a Forbes. “Siempre me gusta tener suficiente dinero en el banco para que si mañana se apagan las luces y todo desaparece, tengamos suficiente capital para mantenernos juntos durante mucho tiempo”.

Melanie Perkins on the cover of Forbes in 2019.
Melanie Perkins en la portada de Forbes en diciembre de 2019.

Con orígenes inusuales en Perth, Australia, y luego en Sydney, donde la compañía ha tenido su sede durante mucho tiempo, Canva desafió el escepticismo inicial para emerger como una de las herramientas de software más populares y de más rápido crecimiento del mundo, poniendo a Perkins, una alumna de Forbes 30 Under 30, en la portada de la revista en diciembre de 2019. Canva, que comenzó en 2012 con Perkins, el ahora esposo Cliff Obrecht y Cameron Adams, se lanzó al año siguiente como una herramienta para ayudar a cualquier persona a diseñar, desde currículums más atractivos hasta menús, tarjetas de presentación y otros activos gráficos.

Hoy en día, el producto de Canva ha evolucionado para admitir videos, presentaciones y, más recientemente, colaboración en vivo. Con nuevas herramientas para sitios web, Perkins dice que espera ayudar a eliminar los currículums en PDF o las invitaciones a eventos en favor de sitios receptivos completos con dominios web personalizados (un producto que lanzará a Canva, que ya es competitivo con Adobe y Vistaprint, frente a empresas como Squarespace y Wix). La biblioteca de Canva ahora consta de más de 800.000 plantillas y 100 millones de fotos, ilustraciones y fuentes. Hasta la fecha, se han creado más de 7 mil millones de diseños en Canva, dice la compañía, con 120 nuevos diseños por segundo.

Conocida originalmente como una herramienta para diseñadores aficionados o pequeñas empresas, el software freemium de Canva es utilizado por más de 60 millones de usuarios mensuales. Pero más de 500,000 equipos de pago ahora también usan Canva, incluidas compañías como American Airlines, CBRE, Intel, Kimberly-Clark y Zoom, para todo, desde activos de redes sociales hasta presentaciones de ventas y recursos humanos, o, en el caso de Live Nation, activos para los próximos conciertos de rock.

La nueva financiación aumenta drásticamente el valor de las participaciones de los fundadores de Canva en el negocio, anteriormente valoradas en 15.000 millones de dólares en abril. Forbes estima que Perkins y Obrecht poseen cada uno alrededor del 18% de Canva y Adams el 9%. Con una valoración de 40.000 millones de dólares, eso significa que Perkins y Obrecht tienen cada uno participaciones valoradas en 6.500 millones de dólares, mientras que la participación de Adams está valorada en 3.200 millones de dólares. (Forbes deduce el 10% para las participaciones de empresas privadas).

Pero ya constatado que no planeaban “acumular” tal riqueza, Perkins y Obrecht ahora se comprometen a donar el 30% de Canva, la “gran mayoría” de sus participaciones, a la Fundación Canva para que se utilice en causas benéficas. “Si todo se tratara de generar riqueza, sería lo menos inspirador que pudiera imaginar”, le dice Perkins a Forbes. “Se ha sentido extraño cuando la gente se refiere a nosotros como ‘multimillonarios’, ya que nunca se ha sentido como nuestro dinero, siempre hemos sentido que somos puramente custodios de él”, agregó en una publicación de blog.

Canva primero planea poner a prueba sus donaciones caritativas a través de una donación de US$10 millones a la organización sin fines de lucro GiveDirectly para distribuirla a familias vulnerables en el sur de África; planea aumentar sus donaciones después de eso.

Todo es parte de lo que Perkins ha descrito durante mucho tiempo como un “plan de dos pasos” para lograr el máximo impacto: “convertirnos en una de las empresas más valiosas del mundo y hacer lo mejor que podamos”. En el primer recuento, Canva va por buen camino, sin escasez de inversores que busquen aportar dinero incluso con una valoración más típica de una empresa pública (Perkins dice que no tiene interés actual en una OPI). En el segundo, Canva se unió al movimiento Pledge 1% en el pasado para donar tiempo, dinero, equidad y recursos a organizaciones benéficas; la puesta en marcha de un trabajo con 60.000 escuelas en la actualidad y 130.000 organizaciones sin fines de lucro. Canva también se ha comprometido a plantar un árbol por cada pedido de impresión que atiende, un recuento que ha llegado a los 2 millones hasta la fecha.

“A medida que continuamos avanzando en el paso uno, el paso dos se vuelve más importante que nunca”, dice Perkins. “Realmente sentimos una gran responsabilidad … no debería importar en qué parte del mundo se encuentre, o el estado socioeconómico, o sus habilidades y experiencia, todos deberían tener la capacidad de diseñar”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

En Mailchimp, sus fundadores no recibieron financiación externa: la venderán por US$12.000 millones

Ben Chestnut y Dan Kurzius nunca recibieron dinero de inversionistas externos. Ahora están listos para recibir su pago.

Publicado

on

Los cofundadores de Mailchimp, Ben Chestnut (en la foto) y Dan Kurzius, quedarán con una fortuna de US$5.000 millones, cada uno, después del acuerdo del lunes. Foto: Jamel Toppin, para Forbes.

La empresa de software Intuit anunció que está adquiriendo la startup de software de marketing por correo electrónico Mailchimp en un acuerdo de US$12.000 millones.

Para los cofundadores Ben Chestnut y Dan Kurzius, la adquisición de efectivo y acciones equivale a un gran día de pago que lleva 20 años en proceso. Las herramientas de marketing por correo electrónico de la empresa con sede en Atlanta se adaptan a las pequeñas empresas, y sus fundadores han mantenido una filosofía de pequeñas empresas incluso cuando la empresa se disparó a ingresos que alcanzaron los US$800 millones el año pasado.

Esa filosofía ha surgido principalmente a través de la decisión de Chestnut y Kurzius de rechazar por completo las inversiones externas, en lugar de optar por impulsar la empresa a través de su propia facturación. Como resultado, Chestnut y Kurzius tienen cada uno una participación del 50% en la empresa. El acuerdo implica US$ 300 millones en bonos para empleados, lo que significa que los US$11.700 millones restantes, divididos equitativamente entre efectivo y acciones de Intuit, se pagarán a los dos cofundadores. Después de contabilizar los impuestos sobre el efectivo recibido, se estima que el dúo tenga, cada uno, una fortuna de US$5.000 millones. Un portavoz de Mailchimp no respondió a una solicitud de comentarios en el momento de la publicación.

Mailchimp ocupó el puesto número 14 en 2021 Cloud 100 de Forbes, siendo una de las dos nuevas empresas (la otra es Zapier de base remota) que se ubica entre las 30 principales sin adoptar el enfoque más común de recaudar cientos de millones en fondos de capital de riesgo.

Chestnut, que es CEO, y Kurzius, que se desempeña como director de clientes, lanzaron Mailchimp en 2001 a raíz del colapso de la burbuja de las puntocom. La empresa comenzó como un proyecto paralelo a sus otros negocios de Internet, que incluían una empresa de diseño web y un sitio de saludos electrónicos (Mailchimp lleva el nombre de su personaje de tarjeta electrónica más popular). En 2007, el negocio había recibido suficiente impulso que la pareja optó por comprometerse con él a tiempo completo.

La pareja mantuvo la propiedad total de la compañía a lo largo de los años, lo que los colocó en la lista Forbes 400 de los estadounidenses más ricos por primera vez en 2018 (Chestnut también apareció en la portada de la edición de la revista). Mailchimp registró US$600 millones en ingresos ese año y ha agregado aproximadamente US$100 millones más cada año desde entonces. Está en camino de cruzar la marca de los mil millones de dólares en 2021, dijo previamente a Forbes un portavoz de la compañía.

Para Intuit, el acuerdo amplía su gama de ofertas para pequeñas empresas, que actualmente incluyen software orientado al consumidor como TurboTax, que ayuda a los consumidores a presentar sus impuestos en casa, y la herramienta de presupuesto Mint, así como productos enfocados en negocios como el software de contabilidad QuickBooks. La noticia de su adquisición de Mailchimp no tuvo un impacto inmediato en sus acciones, que se cotizan a una capitalización de mercado de más de US$150.000 millones al cierre del mercado del lunes.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

Seguir Leyendo

Emprendedores

Formalizando a trabajadores domésticos, Symplifica recibe inversión de Alive Ventrues

La plataforma dice haber formalizado más de 11,000 empleos en Colombia, de los cuales el 97% son mujeres, el 85% nunca habían cotizado a un fondo de pensiones en el pasado y solo el 38% ha terminado sus estudios primarios.

Publicado

on

Salua García y Omar Perdomo, cofundadores de Symplifica. Foto: Forbes.

Sympifica, que es una plataforma que ayuda a gestionar nómina, formalizando a trabajadores domésticos, ha recibido una nueva inyección de capital del parte del fondo de inversión de impacto Alive Ventures.

Las partes no revelaron el valor de esta transacción, pero se sabe que es un ‘puente’ para la Serie A que aspira a recaudar a finales de este año para materializar su expansión internacional. Esta compañía en etapa semilla tiene como inversionistas previos a InQlab, vehículo de inversión de la familia Santo Domingo y The Ark Fund.

Fundada en Bogotá en 2015, Symplifica es coliderada por Omar Perdomo y Salua García, quienes destinarán los recursos en mejoras técnicas de la plataformas. Symplifica fue considerada por Forbes como una de las 30 promesas de los negocios en el 2020, catalogandola como el “Departamento de recursos humanos de los hogares”.+

Perdomo, CEO de Symplifica, expresó que están “muy entusiasmados” con el ingreso de Alive a su equipo de inversionistas. “Estamos seguros de que, con la vasta experiencia, los recursos y el gran equipo de Alive en Colombia, multiplicaremos muchas veces el impacto que estamos generando actualmente”.

Por su parte, Virgilio Barco, cofundador y socio director de Alive, comentó que “Con esta inversión, estamos entusiasmados de apoyar el crecimiento de Symplifica, una empresa que está abordando de frente las profundas desigualdades a las que se enfrentan los trabajadores domésticos en América Latina”.

Cabe recordar que Alive Ventures gestiona el fondo Aleg de US$28 millones, que está destinando a compañías innovadoras que se encuentran en etapa de crecimiento, que se enfocan en generar impacto y abordar los desafíos que enfrentan las comunidades de bajos ingresos en toda la región.

Symplifica le garantiza unas condiciones de trabajo dignas y justas, así como el acceso a prestaciones sociales de ley a los trabajadores domésticos. Por su parte, los empleadores se ven beneficiados por Symplifica ya que ésta les proporciona la comodidad y tranquilidad al estar cumpliendo con la normativa laboral.

Tradicionalmente, el trabajo doméstico se ha caracterizado por sus altos niveles de informalidad, condiciones laborales injustas, incluyendo largas jornadas de trabajo, bajos salarios, trabajo no remunerado y escasa o nula protección social. El número de personas que viven en estas condiciones es enorme. Actualmente, 20 millones de personas trabajan como empleados domésticos en América Latina, de los cuales el 93% son mujeres. Los trabajadores domésticos representan el 8% del total de la mano de obra en América Latina y el 13% de toda la informalidad laboral en la región. En Colombia el 89% de los trabajadores domésticos tienen contratos verbales, el 77% recibe alimentos como pago en especie y el 61% gana menos del salario mínimo legal. Fundada en 2015, Symplifica busca cambiar estas condiciones.

Symplifica ayuda a los empleadores a lo largo de todas las tareas de gestión de nómina, desde la afiliación hasta la terminación del contrato, realizando automáticamente el 100% de los pagos de nómina y de seguridad social. A través de un modelo innovador y disruptivo, Symplifica dignifica el trabajo de miles de trabajadores domésticos y formaliza sus relaciones laborales, garantizando horarios justos de trabajo, tener un contrato de trabajo firmado, ganar al menos el salario mínimo legal y contar con la afiliación al sistema de seguridad social que incluye vacaciones remuneradas, licencia de maternidad, aportes de pensión, indemnizaciones, acceso a seguro médico, entre otros.

A la fecha, Symplifica ha formalizado más de 11,000 empleos en Colombia, de los cuales el 97% son mujeres, el 85% nunca habían cotizado a un fondo de pensiones en el pasado y solo el 38% ha terminado sus estudios primarios. Además, la empresa ha mostrado un crecimiento importante en los últimos años, incluso durante el COVID-19, creciendo 3.6x veces durante los últimos dos años. La empresa se centra actualmente en los trabajadores domésticos, sin embargo, tiene previsto crecer al ámbito empresarial ofreciendo servicios a pymes.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado