Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

La startup Kushki logra valuación de US$600 millones y está cerca de ser unicornio

Kushki, compañía nacida en Ecuador, alcanzó la valuación luego de concretar una nueva ronda de inversión en serie B por US$86 millones.

Publicado

on

Foto: Coffee photo created by jcomp - Freepik

La startup de tecnología financiera Kushki, fundada en Ecuador por los emprendedores Sebastián Castro y Aron Schwarzkopf, especializada en habilitar pagos digitales, alcanzó ya una valuación superior a los US$600 millones.

Se trata de un volumen al que llegó tras lograr levantar una nueva ronda de inversión en serie B por US$86 millones, que fue liderada por el banco japonés SoftBank, además de inversionistas regionales como Kaszek, Dila Capital y Magma Partners.

“Estamos muy emocionados con el avance que hemos tenido y lo que viene, acabamos ya de firmar nuestra nueva serie B, que nos permite alcanzar una valuación de US$600 millones y con la que este año vamos a crecer de manera mucho más rápida”, explicó Sebastián Castro, cofundador de Kushki.

Lea también: Kaszek obtiene US$1.000 millones para invertir en emprendedores en Latinoamérica

En entrevista con Forbes, el emprendedor aseguró que este capital estará principalmente focalizado en continuar con el proceso de expansión de la compañía, la cual hoy ya opera en países como Ecuador, México, Perú, Colombia y Chile.

“Con estos nuevos recursos el crecimiento de México se mantendrá, pero además también tenemos dos objetivos muy puntuales, que es abrir operaciones en Brasil y en la región de Centroamérica”, detalló el cofundador de Kushki.

De acuerdo con Castro, la compañía mira oportunidades importantes en Centroamérica, donde darán sus primeros pasos en Panamá, Costa Rica y Guatemala, así como en la zona del Caribe, liderada por República Dominicana.

“La meta que tenemos es la de llevar nuestra plataforma, que habilita los pagos digitales en cualquier comercio, a toda América Latina, porque creemos que esto puede ayudar a que se recorten las diferencias que existen, entonces nosotros queremos ser parte de este cambio”, apuntó el emprendedor.

Kushki, ¿unicornio ecuatoriano?

Sebastián Castro sabe que el avance que han tenido desde sus inicios en 2017 hasta hoy está haciendo cada vez voltear más los reflectores hacia Kushki, sobretodo por la cercanía que tienen ya con una eventual llegada al terreno de los unicornios, sin embargo, mantiene la calma.

“Cuando comenzamos con este recorrido jamás pensamos que todo esto sucedería, pero sí sabemos que efectivamente el salto al unicornio puede estar cerca, las rondas son cada vez más cortas y no me sorprendería que eso pudiera eventualmente suceder”, advirtió.

Lea también: Startups para la prosperidad en Latinoamérica en 2021

Pero si bien este hecho es muy importante para él, es más trascendente, dijo, que el mundo pueda visualizar que en Ecuador y en general en toda América Latina se está desarrollando tecnología de calidad.

“Nosotros pensamos que es muy posible que a nosotros nos toque ser los primeros en lograr esto, pero lo más importante y lo que nos tendría más contentos es demostrar que nuestro país es capaz de construir productos de alta calidad”, afirmó.

Emprendedores

Cómo son los chatbots ‘empáticos’ y qué empresas top invierten en su desarrollo

No son cualquier bot de charla: están basados en Inteligencia Artificial y entrenados para mantener diálogos realistas.

Publicado

on

Chile: WhatsApp lanza 'chatbot' sobre proceso constituyente, el primero de su tipo en el mundo

Los chatbots son una tecnología que conocemos, con la que interactuamos cada vez que nos ponemos en contacto con el servicio de atención al cliente de una empresa y ‘contesta una máquina’ con mensajes de texto o voz. Pero los chatbots empáticos no son cualquier bot de charla, están basados en Inteligencia Artificial y entrenados para mantener diálogos realistas.

¿Cómo se entrena a un chatbot?

Blender, el desarrollo de Facebook AI, se presenta como “el chatbot de dominio abierto más grande de la historia” porque “supera a los demás en términos de compromiso y también se siente más humano”, explica la compañía en su sitio web.

Para generar un diálogo realista, sus creadores utilizaron 1.500 millones de ejemplos de conversaciones de dominio público y crearon un modelo de 9.400 millones de parámetros.

“Ese chatbot fue entrenado con datos de Reddit, una plataforma de foro de Internet, del que extraen la información para que el chatbot aprenda a mapear que ante una determinada pregunta lo que sigue es la respuesta”, explica a Télam Pablo Casas, fundador de Escuela de Datos Vivos (EDVai), EdTech enfocada en la enseñanza y divulgación de Inteligencia Artificial y datos con enfoque práctico.

Lea también: Chile: WhatsApp lanza ‘chatbot’ sobre proceso constituyente, el primero de su tipo en el mundo

Los chatbots empáticos no son cualquier bot de charla, están basados en Inteligencia Artificial y entrenados para mantener diálogos realistas.

En 2018, un equipo de investigadores de Bing, el buscador web de la compañía Microsoft, presentó a XiaoIce, un chatbot modelado sobre una personalidad adolescente, confiable y con sentido del humor. Es un sistema empático, que “mezcla la inteligencia Artificial con emociones” y “recibe cartas de amor y regalos”, según un comunicado publicado por la propia empresa.

Chatbots del futuro tendrán más intimidad y autonomía | Mundo Contact

XiaoIce fue lanzado en China pero cuenta con 660 millones de usuarios en el mundo, según información de AFP. La aplicación de XiaoIce permite crear una personalidad según las preferencias del usuario para interactuar a través de fotos y mensajes de texto y voz.

Una de sus usuarias, que utilizó el nombre de Melissa por motivos de privacidad, contó a la agencia AFP que el sistema ofrece algo que sus amigos humanos no pueden: “siempre estará ahí” y “nunca me traicionaría”. XiaoIce responde de manera instantánea con el mensaje indicado, en cualquier momento del día.

¿Por qué un chatbot puede ser empático?

De acuerdo con los creadores de XiaoIce “en cada interacción que un chatbot tiene con un humano se producen datos que son utilizados por los sistemas de Inteligencia Artificial para mejorar las capacidades del bot”. Cuanto más datos de su interlocutor tenga, más adecuadas serán las respuestas que le brinde.

Emociones, la última frontera de los chatbots


Pero no se trata solo de datos. Según explica Casas, “en Inteligencia Artificial tenés los datos con los que se entrena y, al mismo tiempo, la arquitectura de la red neuronal”. “Sin tantos tecnicismos”, aclara “sería la simulación de un cerebro humano a nivel matemático de computación”. Es decir, “le doy conversaciones de humanos y tengo una enorme capacidad computacional para que aprenda no solamente a copiar, sino a establecer reglas de cómo -por ejemplo- se construyen oraciones a partir de los datos”.

Hay una variedad de chatbots dispuestos a interactuar con humanos. Desde el que resuelve reclamos telefónicamente hasta tecnologías más sofisticadas como el asistente virtual del teléfono celular; y las más recientemente aplicaciones móviles que permiten diseñar un chatbot a la medida de las necesidades afectivas de su usuario. “El boom en estos últimos años en Inteligencia Artificial fue que aumentó mucho la capacidad computacional; bajaron los costos del hardware, de cómo se entrenan estas redes; y datos hay muchos porque básicamente se entrenan con Internet”, afirma Casas.

Las interacciones con sistemas conversacionales son cada vez más frecuentes y en ocasiones guían decisiones cotidianas, ¿dejaremos que los sistemas empáticos participen también emocionalmente de nuestras vidas?

Por Marina Guerrier, de Télam.

Seguir Leyendo

Actualidad

El venezolano que alcanzó el ‘sueño americano’ con el negocio cripto

Emile ‘Trader’ estrena documental sobre su historia de vida. ¿Tienes un sueño que aún no se ha cumplido? Acá nos cuenta cómo lograrlo:

Publicado

on

Emile J. Machado, trader y empresario venezolano. Foto: Archivo particular.

¿Iniciaste un proyecto que no has terminado? En el documental, Emile Machado, quien hizo de Miami su residencia, recuerda los desafíos que lo llevaron a dejar Venezuela con el objetivo de encontrar una mejor calidad de vida, y aunque sus aspiraciones desde la infancia apuntaban a convertirse en un futbolista y después ingresó a la Universidad de Los Andes para estudiar Ingeniería Mecánica, las complicaciones sociales y económicas de su país natal lo llevaron a replantearse su futuro, tomando así la decisión de partir en un inicio a Nueva York.

“Cuando somos jóvenes podemos hacer esto, enfocarnos. Puse pausa a esa carrera, me faltaban dos semestres para terminar, pero aun así tomé la decisión de buscar algo más en otro país, de buscar otras oportunidades”, cuenta Machado.

Emile resalta que contar su vida a través del formato documental ha servido no solo como punto de inspiración para quienes desean emprender, sino también para encontrarse con otros compatriotas y latinos que ven reflejado en él sus propias historias de superación y migración.

Le recomendamos: El arte de Foodology para construir un grupo de restaurantes hechos con datos

Con su historia de vida, Machado busca cambiar la forma de pensar de las personas, afirmando que los sueños sí se pueden hacer realidad con esfuerzo y dedicación. Se trata de uno de los más grandes traders (es todo aquel inversor o especulador que opera en los mercados financieros con la finalidad de obtener beneficios en el corto, medio o largo plazo)del momento conocido en redes sociales como ‘Emile J. Machado Trader’, quien a través de su experiencia inspira a otras personas a cumplir sus sueños en un documental que ya se estrenó.

Este joven representa una figura emprendedora y positiva, gracias a su disciplina y análisis técnico en el negocio de las criptomonedas.

Emile Trader, fundó dos academias de trading con relevancia en Estados Unidos y Latam, ofrece más de 20 cursos y cuenta con más de 3.500 estudiantes inscritos. Foto: Archivo particular.

De niño, Emile soñaba con ser un gran futbolista. En su adolescencia decidió estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad de los Andes, Venezuela, pero fue en el 2016 que decidió emigrar a Nueva York, Estados Unidos, pese al desacuerdo de sus familiares y amistades en cambiar de país.

Hoy, Emile tiene dos años viviendo en la ciudad de Queens, y aunque admite que al principio no fue fácil sobrevivir, al menos tuvo la oportunidad de conseguir tres y hasta cuatro empleos que, aunque le daban de comer, eran excesivamente duros y muy rutinarios, sin embargo, él entendía que toda esa experiencia hacía parte del camino que debía recorrer hasta cumplir sus sueños en el país americano. Hasta que un día, este venezolano investigó sobre Forex y cada noche que llegaba del trabajo le dedicaba el tiempo a este tema frente al computador, hasta que encontró a un gran mentor conocido como Cuebanks, quien lo convirtió en el emprendedor que es hoy.

“Luego comencé a operar en cuenta real por USD $300 y fue ahí donde olvide todo lo que había aprendido, me olvide del manejo, de los riesgos y me dejé llevar por las emociones y quemé mi primera cuenta”, explicó. Con esta experiencia, Machado viajó a Miami, Florida, donde declaró que alcanzaría el éxito y así fue. En esa transición falleció su abuela, su motivación y más grande inspiración para seguir adelante, pero se llenó de fuerzas y logró superar cualquier obstáculo. En solo seis meses, Emile logró lanzar su primera Academia Profit 4 Life, de Forex, dirigida a hombres y mujeres que buscan un incentivo para formarse como traders rentables.

A la fecha, Emile Trader cuenta con el portafolio más grande de criptomonedas, posee dos academias de mayor relevancia y prestigio en Latinoamérica, más de 20 cursos presenciales, más de 3.500 estudiantes, miles de alianzas estratégicas, dos libros y, recientemente, lanzó un documental donde le cuenta al mundo el poder que tienen las palabras: “Sí quiero. Sí puedo. Sí es posible”.

Emile Trader, dictando uno de sus cursos de trading y criptomonedas. Foto: Archivo particular.

Síganos en Google News para la mejor información de negocios, de Colombia y el mundo.

Seguir Leyendo

Emprendedores

El arte de Foodology para construir un grupo de restaurantes hechos con datos

Hacer restaurantes virtuales es el arte de Foodology, el grupo fundado por Daniela Izquierdo y Juan Guillermo Azuero, quienes aprovechan las facilidades digitales para lanzar nuevas marcas y conceptos gastronómicos.

Publicado

on

Foto: Juan Guillermo Azuero y Daniela Izquierdo, fundadores de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Varios restaurantes con lo que cuesta tener uno; así se podría resumir a Foodology, el grupo de restaurantes virtuales que puede lanzar una nueva marca tan pronto como en dos semanas y apagarla con la misma agilidad si no funciona.

“Cuando a alguien le toca invertir miles de millones para montar un nuevo restaurante, con todo lo que implica, se puede quebrar por cualquier razón”, expone a Forbes la cofundadora de Foodology Daniela Izquierdo. “Al ser los nuestros restaurantes virtuales, podemos montar y desmontar quitando ese riesgo de la industria”.

El riesgo asociado a posicionar un nuevo restaurante lo reducen al no tener que gastar en adecuaciones para recibir clientes y aprovechando la escalabilidad que otorgan las plataformas digitales para llegar a un gran número de usuarios, operando desde cocinas ocultas.

Juan Guillermo Azuero y Daniela Izquierdo, fundadores de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Antes de promocionar Wings in da House, el restaurante de alitas de pollo que lanzaron en sociedad con la agrupación musical Piso 21, hicieron un restaurante de prueba para testear el menú, los precios, la operación y la retroalimentación de los clientes. Cuando sintieron que tenían el control, lanzaron toda una campaña publicitaria con los miembros del grupo que suman millones de seguidores en redes sociales y como si fuera una cadena, en cuestión de días estaban vendiendo las alitas en Bogotá, Barranquilla, Cali, Cartagena, Bucaramanga y Medellín.

“Nos consideramos un laboratorio de marcas”, explica el cofundador de Foodology, Juan Guillermo Azuero. “Nosotros queremos que el consumidor se enamore y tenga una conexión emocional con cada marca. Por eso hay un proceso de creación basado en datos y en testeo”.

Ellos, que se conocieron estudiando el MBA de Harvard, han encontrado un balance de opiniones en el que Daniela se responsabiliza de las operaciones y Juan Guillermo del crecimiento y el marketing.

Algunas de las siete marcas que han puesto en marcha son Brunch & Much, de desayunos; Avocalia, de ensaladas y The Crunch, de pizza.

A cada ciudad a donde llegan instalan un centro de producción donde se hacen el 70% de los procesos de cocina. En estos espacios se producen toneladas de arroz y se prepara la granola. Todo eso se va a las cocinas ocultas donde se hace el 30% del proceso restante, con lo que ganan agilidad para hacer las entregas.

Aunque comparten cocina, cada restaurante tiene vida propia en plataformas de domicilios como Rappi, Didi Food y iFood, así como en Whatsapp, donde reciben pedidos directos. Así han completado más de 1 millón de órdenes en 26 cocinas ocultas, que equivalen a como si hubieran construido 125 restaurantes.

A las cocinas que tienen en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga, se han unido las de Ciudad de México, donde han registrado crecimientos por encima del 80% mes a mes. Tienen todo listo para arrancar operaciones en Monterrey (México) y en Lima (Perú), mientras que en ciudades más pequeñas como Ibagué y Pereira, han desarrollado franquicias digitales con las que no se encargan directamente de la operación, pero obtienen ingresos adicionales.

Para la profesora de la Universidad de Harvard Lena Goldberg, Daniela y Juan, que con esta compañía se ganaron la New Venture Competition de la escuela de negocios de esa institución, han tomado el concepto de una cocina virtual y la han combinado con un modelo de entrega mejorado para ofrecer diferentes cocinas en una forma rentable.

Daniela Izquierdo, cofundadora de de Foodology. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

“Han establecido identidades visuales en línea para múltiples marcas y han ideado un modelo de negocio escalable que tiene el potencial de irrumpir en el domicilio de comida en Colombia y más allá”, dijo Goldberg a Forbes.

Fondos de inversión como Jaguar Ventures y XFactor Ventures han inyectado en Foodology US$4,5 millones con los que se han fondeado hasta su ronda semilla y se están preparando para recaudar una Serie A.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de noticias económicas y de negocios.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Empezaron con el boom de las cuponeras, reconvirtieron el negocio y facturan US$2 millones

En 2010, Brian Klahr y Agustín Perelman fundaron Cuponstar. En los últimos años, migraron hacia el modelo B2B y, con su plataforma de beneficios corporativos, apuestan a la expansión regional.

Publicado

on

Foto: Forbes Argentina.

Jóvenes y con ganas de emprender. Corría 2010, cuando los amigos Brian Klahr Agustín Perelman, entonces de 22 años, idearon Cuponstar, una firma que ofrecía descuentos y ofertas en productos y servicios para particulares. Era el comienzo del “boom de las cuponeras“, dado que fueron varios los emprendimientos (locales y globales) apuntalados en esa dirección. 

Al comienzo, les costó mucho que la gente utilizara cupones digitales. En ese momento, era muy común utilizar cupones impresos o las tarjetas plásticas de descuento. Luego, con el correr del tiempo y gracias a los avances de la tecnología, la alta penetración de smartphones y la conectividad 4G hicieron que la adopción se acelerara y dejase de ser una barrera para el uso de la plataforma.

“El emprendimiento comenzó con un modelo de negocio Business to Customer (B2C). Ofrecíamos descuentos al consumidor final a través de Cuponstar.com, pero nos dimos cuenta de que el modelo no era rentable. Luego de varios años de pruebas, nos dimos vimos que las empresas estaban dispuestas a invertir en su personal ofreciendo beneficios y cupones a sus empleados o clientes. Pivoteamos un modelo de negocio Business to Business (B2B), que es lo que hacemos hoy en día: ofrecer beneficios corporativos”, recuerdan Klahr, licenciado en Dirección de Empresas por la Ucema, y Perelman, ingeniero Industrial recibido en la Universidad de Belgrano, al frente de la firma que espera cerrar 2021 con una facturación de US$ 2 millones, el doble de 2020, y entre cuyos clientes se encuentran firmas de la talla de Coca-Cola, Visa, Farmacity, IBM, Techint, Pepsico, DirecTV, McDonalds, Burger King, Starbucks e YPF

Reinventarse en pandemia

El detonante del cambio fue la pandemia de Covid-19. “Los primeros meses fueron durísimos. La mayoría de los comercios con los que trabajábamos estaban cerrados y, por ende, nuestra propuesta de cupones quedó obsoleta. Perdimos 50 clientes en las primeras tres semanas y justo estábamos en pleno proceso de migración de la plataforma con un objetivo muy ambicioso de poder duplicar la cantidad de clientes que teníamos”, dicen los emprendedores en diálogo con Forbes.

Pero ni Klahr ni Perelman se detuvieron ante las adversidades. Al contrario. El movimiento les permitió aprovechar las oportunidades que se abrían en medio del caos. Desarrollaron nuevos módulos para ofrecer a través de la plataforma con contenidos enfocados exclusivamente en el bienestar de los empleados, ofreciendo clases de yoga y meditación online, y así como workshops con seminarios virtuales sobre diferentes temáticas para el crecimiento personal de los colaboradores en las empresas. “Esto nos permitió ofrecer otros tipo de beneficios sin tener que depender de la apertura de los comercios”.

Hoy, Cuponstar, que emplea a 43 personas, es una plataforma de beneficios corporativos para empleados y clientes de empresas. “La primera plataforma que desarrollamos no la pensamos para lo que terminó siendo. Tuvimos grandes problemas al querer personalizarla para cada cliente (empresas). Tuvimos que volver a desarrollar toda la plataforma desde cero. Aprovechamos esa oportunidad para hacerla escalable y desarrollar nuevos módulos para ofrecer servicios adicionales tales como comunicación interna, wellness y actividades recreativas para los empleados“, sostienen los emprendedores.

A partir de julio del año pasado, con la reapertura de los comercios y las empresas, recuperaron clientes. “A raíz de la incorporación del trabajo online, supimos sacar provecho al hecho de que las empresas comenzaron a contratar servicios de manera 100% online, comenzamos a analizar otros mercados y a desarrollar alianzas para poder expandirnos a otros países”.

El primero de ellos fue Uruguay, a mediados de 2020, y después lanzaron en Chile, tras una inversión de más de US$ 100.000, destinados al desarrollo, armado de equipos comerciales, estructuras legales y marketing.

Además de la Argentina, Uruguay y Chile, la firma opera en Perú y México, y próximamente, en Colombia. Con una plataforma global de cupones online, puede ofrecer el servicio en cualquier país de América Latina. Los pasos siguientes, Brasil para, luego, dar el salto a Europa y Estados Unidos. Actualmente, Cuponstar cuentan con 500 clientes en el país y unos 50 en el exterior

Esperamos terminar el año con 250 clientes nuevos y en este momento estamos desarrollando un sistema de puntos para que las empresas puedan reconocer y premiar a sus empleados y clientes. Nuestra plataforma es muy versátil. Se adapta muy bien a lo que la empresa necesite en términos de beneficios. Tenemos desarrollados más de 2.000 beneficios en Latinoamérica en las principales marcas de cada país”, concluyen.

Publicado en Forbes Argentina | Autor: Laura Mafud

Seguir Leyendo

Emprendedores

Canva asciende su valoración a US$40.000 millones: sus fundadores donarán mayor parte de su riqueza

Canva es ahora una de las startups más valiosas del mundo después de recaudar US$200 millones en nuevos fondos con una valoración de US$40.000 millones. Los cofundadores Melanie Perkins y Cliff Obrecht han prometido donar el 30% de la empresa.

Publicado

on

Los cofundadores de Canva, Cameron Adams (izquierda), Cliff Obrecht (centro) y la directora ejecutiva Melanie Perkins (derecha) han alcanzado una valoración de 15.000 millones de dólares para su empresa australiana de software de diseño. Foto: Canva.

Canva es ahora una de las startups más valiosas del mundo después de recaudar US$200 millones en nuevos fondos con una valoración de US$40.000 millones.

La ronda, dirigida por T. Rowe Price con Franklin Templeton, Sequoia, Bessemer Venture Partners, Greenoaks Capital, Dragoneer, Blackbird, Felicis y AirTree, todos participando, más del doble de la valoración de la empresa australiana de software de diseño en cinco meses.

Canva ya está en un nivel que pocas startups han alcanzado, no solo por una valoración solo superada por Stripe en la lista Forbes Cloud 100 de las principales empresas de nube privada. Canva, rentable durante mucho tiempo y con un flujo de caja positivo, continúa duplicando sus ventas con creces, dice la compañía, en camino de alcanzar una tasa de ejecución anualizada de ingresos de mil millones de dólares para diciembre de 2021, la “gran mayoría” de los ingresos por suscripción recurrentes. “Avanzando en la dirección correcta”, dice con total naturalidad la cofundadora y directora ejecutiva Melanie Perkins.

Rentable, duplicando el crecimiento y con cientos de millones de ingresos, ¿por qué molestarse en aumentar? Una razón, dice Perkins, es seguir duplicando el número de empleados, que llegó a 2.000 este año (Perkins dice que Canva recibió 180.000 solicitudes de empleo en los últimos 12 meses). Otro podría ser adquisiciones, agregan fuentes cercanas a Canva. Luego está la misión de toda la vida de Perkins para Canva, una por la que cree que vale la pena ir a lo seguro.

“Es un gran voto de confianza en lo que estamos haciendo y hacia dónde vamos”, le dice Perkins a Forbes. “Siempre me gusta tener suficiente dinero en el banco para que si mañana se apagan las luces y todo desaparece, tengamos suficiente capital para mantenernos juntos durante mucho tiempo”.

Melanie Perkins on the cover of Forbes in 2019.
Melanie Perkins en la portada de Forbes en diciembre de 2019.

Con orígenes inusuales en Perth, Australia, y luego en Sydney, donde la compañía ha tenido su sede durante mucho tiempo, Canva desafió el escepticismo inicial para emerger como una de las herramientas de software más populares y de más rápido crecimiento del mundo, poniendo a Perkins, una alumna de Forbes 30 Under 30, en la portada de la revista en diciembre de 2019. Canva, que comenzó en 2012 con Perkins, el ahora esposo Cliff Obrecht y Cameron Adams, se lanzó al año siguiente como una herramienta para ayudar a cualquier persona a diseñar, desde currículums más atractivos hasta menús, tarjetas de presentación y otros activos gráficos.

Hoy en día, el producto de Canva ha evolucionado para admitir videos, presentaciones y, más recientemente, colaboración en vivo. Con nuevas herramientas para sitios web, Perkins dice que espera ayudar a eliminar los currículums en PDF o las invitaciones a eventos en favor de sitios receptivos completos con dominios web personalizados (un producto que lanzará a Canva, que ya es competitivo con Adobe y Vistaprint, frente a empresas como Squarespace y Wix). La biblioteca de Canva ahora consta de más de 800.000 plantillas y 100 millones de fotos, ilustraciones y fuentes. Hasta la fecha, se han creado más de 7 mil millones de diseños en Canva, dice la compañía, con 120 nuevos diseños por segundo.

Conocida originalmente como una herramienta para diseñadores aficionados o pequeñas empresas, el software freemium de Canva es utilizado por más de 60 millones de usuarios mensuales. Pero más de 500,000 equipos de pago ahora también usan Canva, incluidas compañías como American Airlines, CBRE, Intel, Kimberly-Clark y Zoom, para todo, desde activos de redes sociales hasta presentaciones de ventas y recursos humanos, o, en el caso de Live Nation, activos para los próximos conciertos de rock.

La nueva financiación aumenta drásticamente el valor de las participaciones de los fundadores de Canva en el negocio, anteriormente valoradas en 15.000 millones de dólares en abril. Forbes estima que Perkins y Obrecht poseen cada uno alrededor del 18% de Canva y Adams el 9%. Con una valoración de 40.000 millones de dólares, eso significa que Perkins y Obrecht tienen cada uno participaciones valoradas en 6.500 millones de dólares, mientras que la participación de Adams está valorada en 3.200 millones de dólares. (Forbes deduce el 10% para las participaciones de empresas privadas).

Pero ya constatado que no planeaban “acumular” tal riqueza, Perkins y Obrecht ahora se comprometen a donar el 30% de Canva, la “gran mayoría” de sus participaciones, a la Fundación Canva para que se utilice en causas benéficas. “Si todo se tratara de generar riqueza, sería lo menos inspirador que pudiera imaginar”, le dice Perkins a Forbes. “Se ha sentido extraño cuando la gente se refiere a nosotros como ‘multimillonarios’, ya que nunca se ha sentido como nuestro dinero, siempre hemos sentido que somos puramente custodios de él”, agregó en una publicación de blog.

Canva primero planea poner a prueba sus donaciones caritativas a través de una donación de US$10 millones a la organización sin fines de lucro GiveDirectly para distribuirla a familias vulnerables en el sur de África; planea aumentar sus donaciones después de eso.

Todo es parte de lo que Perkins ha descrito durante mucho tiempo como un “plan de dos pasos” para lograr el máximo impacto: “convertirnos en una de las empresas más valiosas del mundo y hacer lo mejor que podamos”. En el primer recuento, Canva va por buen camino, sin escasez de inversores que busquen aportar dinero incluso con una valoración más típica de una empresa pública (Perkins dice que no tiene interés actual en una OPI). En el segundo, Canva se unió al movimiento Pledge 1% en el pasado para donar tiempo, dinero, equidad y recursos a organizaciones benéficas; la puesta en marcha de un trabajo con 60.000 escuelas en la actualidad y 130.000 organizaciones sin fines de lucro. Canva también se ha comprometido a plantar un árbol por cada pedido de impresión que atiende, un recuento que ha llegado a los 2 millones hasta la fecha.

“A medida que continuamos avanzando en el paso uno, el paso dos se vuelve más importante que nunca”, dice Perkins. “Realmente sentimos una gran responsabilidad … no debería importar en qué parte del mundo se encuentre, o el estado socioeconómico, o sus habilidades y experiencia, todos deberían tener la capacidad de diseñar”.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado