Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Empresas

La historia de Bimbo: el imperio mexicano que nació de la emigración española

La mayor panificadora del mundo surgió por el impulso de un grupo de emigrantes españoles llegados a México durante el siglo pasado.

Publicado

on

Por: Adrián Espallargas / Forbes España

Cuando Juan Servitje y Josefina Sendra llegaron a México a comienzos del siglo XX, nunca pudieron ni imaginar que su familia crearía la panificadora más grande del mundoBimbo. En ese momento, eran dos de los 3,5 millones de españoles que entre 1880 y 1930 cruzaron el Atlántico hacia tierras americanas. Juan empezó a trabajar en la panadería La Flor de México y más adelante, en 1928, se arriesgó y fundó El Molino, su pastelería. Ese sería el germen del imperio Bimbo.

El matrimonio tuvo cinco hijos que desde pequeños se vincularon al negocio familiar. Lorenzo, el mayor, empezó a trabajar en El Molino mientras realizaba sus estudios de contador público en la Universidad Nacional Autónoma de México. Ese conocimiento le permitió tomar las riendas del negocio en 1937, cuando tras la repentina muerte de su padre se convirtió con sólo 18 años en el gerente de la empresa familiar, puesto que ocupó hasta 1945.

Lea también: Cofundadora de Bumble se convierte en la multimillonaria más joven del mundo

Ese año, 1945, fue clave porque fue cuando cinco socios fundaron Panificación Bimbo. Eran Lorenzo Servitje, Jaime Jorba, Jaime Sendra, Alfonso Velasco y José T. Mata. Entonces sólo tenían 34 empleados que, entre otros productos, distribuían su ahora famoso pan de molde. Fue también cuando nació el emblemático logo del osito blanco, basado en otro oso que estaba en una tarjeta navideña que recibió Jaime Jorba, quien dejó Tarrasa en 1936 para ir a México y que fue gerente de ventas hasta 1961. Era primo de Lorenzo Servitje, quien ocupó el puesto de gerente hasta 1963.

Jaime Sendra también era hijo de la emigración. Es más, en su caso, su familia abandonó España en dos ocasiones. Sendra nació en Ciudad de México en 1910 y poco tiempo después su familia volvió a España. Pero tras el estallido de la Guerra Civil en 1936, Sendra regresa a México y comienza a trabajar en La Flor de México. Era tío de Lorenzo Servitje.

Mientras tanto, José T. Mata era amigo de la infancia de Lorenzo y Alfonso Velasco era un ingeniero experimentado en la fabricación industria de pan y bollería. «Velasco tenía todo el know how. Nosotros éramos simples pasteleros», confesó Lorenzo en una entrevista con Expansión en 2008.

Regreso a España: historia de dos Bimbos

La compañía experimentó un rápido crecimiento en México. Gradualmente fueron lanzando nuevos productos e instalando fábricas y centros de distribución por el gigantesco país norteamericano.

Ante el éxito cosechado en México, Jaime Jorba y Jaime Sendra, dos de los socios fundadores deciden regresar a España y montan una filial. Crean una segunda empresa llamada Bimbo que usará los mismos colores, logo y que también venderá pan de molde. Las actividades de Bimbo en España comienzan en febrero de 1965 con una fábrica en Granollers (Barcelona) que será la que introduzca el pan de molde en la península, popularmente conocido como pan Bimbo.

Lea también: La mexicana Volaris aterriza en Colombia con su modelo de ultra bajo costo

Pero, la filial española no duraría mucho en manos de los fundadores. En 1971, Bimbo España se asoció con la empresa estadounidense Campbell Taggart con la intención de ser más competitiva. Las cosas no terminaron de remontar, así que en 1978 vendieron Bimbo España a Campbell Taggart, que posteriormente la vendió a Sara Lee, una empresa que en su momento fue de las más grandes productoras de alimentación del mundo.

«[Jorba] creció tanto en la distribución y en créditos que recibió, que se vio obligado a asociarse con una compañía americana, al 50 %, y luego vendimos a los americanos, que se quedaron con Bimbo España», dijo Lorenzo Servitje durante su última entrevista de 2015 en la que lamentó la transacción.

Así, durante años será la historia de dos Bimbos, uno en México y otro en Iberia, propiedad de accionistas diferentes. Bimbo Iberia se quedó como una unidad de negocio de Sara Lee en España y Portugal, mientras que la Bimbo mexicana entrará en una fase de expansión global. En los ochenta comienza a exportar a Estados Unidos, abre una filial en Guatemala y otra en 1991 en Argentina. Luego seguirán compras de otras empresas en Brasil, China o Canadá.

Y finalmente llegó 2011, el año en el que Bimbo compró a Bimbo. Fue entonces cuando el grupo mexicano adquirió a Sara Lee y se hizo de nuevo con su versión española. Esa operación pudo verla Lorenzo Servitje, quien falleció en 2018 a los 98 años de edad. «Ha sido extraordinario recuperar la marca, un sueño», dijo el empresario al final de su última entrevista.

La panificadora donde no se pone el sol

Podría decirse que Bimbo es la panificadora donde nunca se pone el sol. Con operaciones en 33 países, el gigante mexicano es uno de los líderes mundiales con presencia en gran parte de Latinoamérica, Europa, China, Ucrania, Kazajistán, Rusia o Turquía, entre otros países. Venden un portafolio diversificado de más de 13.000 productos, incluyendo dulces y aperitivos salados. En 1945, empezaron con 34 empleados, hoy tienen más de 100.000.

Lea también: Bimbo creó en Colombia una línea de panes congelados y se alista para llevarla a más países

La saga familiar de los Servitje continúa al frente de la compañía. Desde 1997 está dirigida y presidida por Daniel Servitje, de 62 años y el menor de los ocho hijos que tuvo Lorenzo. Cuando Daniel tomó las riendas hace 24 años, la empresa facturaba 3.000 de dólares, cifra que hoy es cinco veces superior al rondar los 16.600 millones de dólares en 2020, el año de la pandemia.

Las acciones de Bimbo cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores y se han revalorizado más de un 800% desde enero de 2000. Actualmente sus títulos rondan los 45 pesos, aproximadamente 1,87 euros. Con un patrimonio de 3.590 millones de dólares, la familia Servitje Montull es la octava mayor fortuna de México. La otra gran dinastía del imperio es el clan Jorba Servitje, con una fortuna de 1.120 millones de dólares, y considerados como la familia número 25 más rica de México.  

En Iberia, el director general de Bimbo es José Luis Saiz, quien se incorporó a la filial del grupo mexicano en enero de 2020, unos meses antes de que comenzaran las restricciones ante la expansión del covid-19. Se trata de un ejecutivo profundamente ligado a la industria alimentaria, ya que desde 2007 ha trabajado con Cadbury, Kraft, Mondelēz y Pascual. Antes de unirse a Bimbo, José Luis Saiz fue consejero delegado y director general ejecutivo de Calidad Pascual (2016-2020).

Empresas

Kellogg, el gigante que contribuye a la seguridad alimentaria

La empresa de alimentos tiene una estrategia contra el grave problema del hambre en el mundo.

Publicado

on

Nicolás Maya, presidente de Kellogg Latinoamérica.

Entre los muchos efectos que ha dejado a su paso la pandemia por Covid-19, uno de los más dramáticos es el retroceso global en términos de seguridad alimentaria.

De acuerdo con Naciones Unidas, en 2020 se registraron entre 720 y 811 millones de personas que padecieron hambre a nivel mundial. Un incremento de casi 120 millones con respecto al año previo.

“La inseguridad alimentaria es un asunto de la más alta relevancia, pues los retos que hay que enfrentar van en aumento”, advierte Nicolás Amaya, uno de los líderes más destacados en la industria alimenticia de la región y presidente de Kellogg Latinoamérica, gigante en la producción y comercialización de alimentos en el mundo.

“En nuestra región, y el resto del mundo, vemos cada vez más personas en estado de vulnerabilidad con algún tipo de carencia alimentaria, y, con la llegada de la pandemia, esta situación se magnificó”.

Se trata de un problema de impacto mundial en el que gobiernos e industrias tienen papeles decisivos. 

Para Kellogg Latinoamérica es de vital importancia el desarrollo de las compañías y la aplicación de tecnología y conocimiento para combatir esta crisis humanitaria. 

“Somos conscientes de los retos a los que año con año nos enfrentamos; somos una empresa global consciente del papel que juega la innovación en la oferta de productos. Estamos dedicados a elaborar cereales nutritivos y saludables para las familias de Latinoamérica y en todo el mundo”, puntualiza Amaya.

Kellogg es una de las compañías más longevas y con mayor presencia en la región, pues desde el siglo pasado ha desarrollado campañas, en conjunto con The Global FoodBanking Network, para mitigar el impacto de la producción, así como adaptar las diferentes dietas a cada zona, gracias a su presencia en 17 países, con cuatro redes nacionales y más de 200 Bancos de Alimentos, entre los que destacan Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Puerto Rico, entre muchos otros.  

“Desde nuestra trinchera, nuestras armas más poderosas para aportar a reducir la inseguridad alimentaria en los distintos países donde operamos son la estrategia de responsabilidad social global llamada Mejores Días y nuestras alianzas clave”, refiere Nicolás Amaya.

De acuerdo con la compañía, el programa Mejores Días ha llevado alimento a 375 millones de personas alrededor del mundo, con el objetivo de alcanzar a tres mil millones de personas en situación vulnerable para finales de 2030.

Tan solo en la primera mitad de este año y, a pesar de la pandemia por la que estamos atravesando, Kellogg ha logrado beneficiar a más de 28 mil niños y familias en toda la región, a través de programas de alimentación regular. Ha donado más de 11 millones de porciones de alimento y, gracias al apoyo de los colaboradores, ha aportado más de 270 horas de voluntariado a 20 diferentes organizaciones sociales. Uno de los casos más importantes es México, donde Kellogg trabaja en conjunto con la Red de Bancos de Alimentos de México desde hace 15 años, apoyando a comunidades vulnerables a través de programas de donación, educación y generación de capacidades para impactar en su entorno.

“Gracias a esta alizanza, hemos llegado a cerca de 13 millones de personas hasta la fecha. En total, desde 2006, hemos donado casi tres millones de kilos de alimento”, comparte Amaya. 

En países como Colombia, Argentina, Ecuador, Guatemala y Brasil se han impulsado programas relacionados con desayunos saludables, así como trabajo conjunto con los bancos de alimentos que atienden a las comunidades con mayor urgencia de apoyo alimentario.

De acuerdo con Amaya, la industria alimentaria tiene la capacidad de transformar la agricultura y los sistemas alimentarios, sin embargo, también enfrenta el reto de la sostenibilidad.

“El 22% del total de emisiones de gases de efecto invernadero proviene del sector alimentación, así como 30% del consumo de energía en el mundo”, reconoce Amaya.

Esto supone un doble problema: por una parte, la industria puede implementar programas para disminuir los efectos del hambre, pero la huella contaminante es un obstáculo.

“Dejar de producir alimentos no es la solución -dice Amaya- Por el contrario, es necesario producir cada vez más, pues, mientras la población sigue creciendo en todo el mundo, los suelos cada vez están más degradados y las áreas productivas están disminuyendo”.

De acuerdo con el directivo, las empresas pueden optar por cambiar los métodos de producción para reducir el impacto y la huella ecológica que dejan en el proceso.

“Si tomamos esto en cuenta, es imperante cambiar totalmente a modelos de producción cada vez más sustentables que permitan alimentar a la población sin dañar el medio ambiente”, añade.

Lea también: Bayer le apunta a liderar la revolución de la salud en América Latina

Por ello, a nivel global la compañía creó el programa Kellogg’s Origins con agricultores para apoyar la resiliencia climática, social y económica con proveedores de ingredientes, instituciones de investigación y organizaciones no gubernamentales para brindar a agricultores, y otros trabajadores del campo, entrenamiento y asistencia técnica para mejorar la productividad del campo, la salud del suelo, proteger especies y hábitats, reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero y mejorar sus medios de vida de manera que protejan y respeten los derechos humanos.

El objetivo es alcanzar a un millón de agricultores. En México se ha implementado un programa de Apoyo al Abastecimiento Responsable, en conjunto con el CIMMYT, con el cual se impulsa a que los agricultores produzcan maíces amarillos sostenible en regiones como Sinaloa, Guanajuato y Chihuahua.

Además, en toda la región se llevan a cabo diversos programas similares en países como Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina, entre otros.

La realidad del conflicto alimenticio a nivel global enciende alarmas y se suman otros factores, como el cambio climático y la huella de carbono; en esta difícil carrera, Kellogg ha puesto manos a la obra en las soluciones.

Seguir Leyendo

Empresas

¿Cómo los ecosistemas abiertos abren la posibilidad aumentar los negocios?

Lo que verán los consumidores es cómo los canales de sus proveedores favoritos de servicios van a optimizarse, evolucionar y se convertirán paulatinamente en plataformas que integrarán soluciones propias y de terceros para tener mejores interacciones según sus necesidades y hábitos.

Publicado

on

La digitalización es un marco nuevo y abierto en donde las fronteras entre las compañías tienden a desaparecer para consolidar modelos basados en ecosistemas, que son grupos interdependientes de empresas o personas que comparten una plataforma digital, con un propósito común y que permiten la interacción con clientes, socios, actores de otras industrias e incluso competidores.

En palabras de Jose Gómez, Country Manager de Sensedia para Colombia y Perú, típicamente es complicado para las empresas tradicionales afrontar estas tendencias de negocio de forma dinámica, no solo porque a nivel de arquitectura no están preparadas, sino que este contexto exige un cambio de mindset difícil de mantener y generar. No es común imaginarse una empresa que busca un competidor para llevar una oferta al mercado, generalmente lo que se enseñaba era ser agresivo para defenderse, pero hoy es diferente. Ya es posible pensar en una empresa que le permite a un tercero gestionar la relación con los usuarios de sus servicios.

¿Lo Open es para cualquiera?

El concepto Open aplica para cualquier industria siempre que se cuente con dos aspectos: tener una arquitectura que habilite la interacción entre los diferentes actores, y esté regida en un marco regulatorio de protección de datos personales, con una estrategia corporativa que saque provecho a esa tendencia a través de aportar valor al integrarse a plataformas, es decir tener capacidad de negocio y tecnología.

“La industria financiera es la que se ha llevado más protagonismo en la tendencia Open, el Open Banking y el Open Finance son conceptos que han tenido más repercusiones mediáticas y de negocios. Además, están ligados a marcos regulatorios más definidos y estandarizados, y esto hace que el proceso para implementarlos de forma definitiva se ciña a los reguladores, y entonces hace que sean populares”, recalca el mánager.

Actualmente hay tres modelos en Open Banking; uno, un esquema de adopción donde los actores del sector se organizan y definen cómo proceder y ejecutar ese modelo, actualmente se usa en Estados Unidos, por ejemplo. Un segundo modelo, o de adopción voluntaria, donde los actores tienen mayor libertad y solo existen algunas disposiciones generales o recomendaciones de buenas prácticas, pero son ellos quienes definen de qué forma se va a llevar a cabo, este es el caso de Singapur. Un tercer modelo, el más común, es el de adopción obligatoria, donde los estándares de aplicación están claramente definidos y estandarizados por una entidad reguladora, es el caso de UK o Brasil.

“Otros sectores como salud, logística, retail, seguros, entendieron el valor de esta nueva tendencia y se están preparando para un entorno mucho más innovador y dinámico comparado con el tradicional, que es donde típicamente están, además con una posición muy consolidada ven que todo cambia muy rápido”, explica el mánager Gómez, quien suma que la generación de experiencias digitales está cambiando, lo que pone en primer plano los ecosistemas de canales, y este cambio pide que las empresas cuenten con una arquitectura moderna capaz de una operación integrada, segura, monitoreada y que puede escalar al mismo ritmo en que lo harán los negocios en la rea de los ecosistemas digitales.

Lea también: APIs: El secreto de los grandes ecosistemas digitales

Por el lado de los usuarios, el mánager dice que todas las noticias son buenas, ya que, para los consumidores modernos, que están cada vez más y mejor informados, y priorizan la eficiencia y la personalización por encima de otros criterios a la hora de tomar decisiones de compra de productos y servicios, un mercado dinámico traerá más ofertas y variedad que van a tender a acercar lo que están buscando dentro de su viaje de compra, sus hábitos e interacciones digitales.

¿Qué tienen que ver las APIs?

Las Application Programming Interface (API), son interfaces que permiten la comunicación entre aplicaciones, con una serie de reglas y definiciones preestablecidas dentro de su estructura. En este contexto las APIs se convierten en un habilitador para cualquier acción que implique interacción entre sistemas, que sea escalable y segura.

“No importa si el objetivo es modernizar la arquitectura para optimizar procesos internos y mantenerse ágil, si es optimizar los canales para mejorar la interacción entre los clientes y generar experiencias omnicanal, o si la estrategia es aprovechar la dinámica Open desde una postura más proactiva consumiendo y compartiendo data y servicios con su ecosistema. Lo que requiera no solo las APIs, sino una plataforma que ofrezca soluciones de integración modernas que ayude a gestionar procesos y resista el aumento en el volumen de las transacciones de clientes finales”.

Sensedia como aliado estratégico

Sensedia es una empresa global que ofrece soluciones de integración modernas, tienen cerca de 600 colaboradores de los cuales más de la mitad son consultores expertos en la creación y ejecución de estrategias basadas en el uso de APIs, y recientemente recibieron una inversión para llevar sus soluciones al mercado internacional.

El mánager Gómez indica que la oferta de la compañía se divide en dos aristas, una, su plataforma de API management que ofrece soluciones de integración y capacidades sin las cuales nos sería viable una estrategia en un entorno Open. Una segunda arista es que no son una compañía Saas pura, que entrega una plataforma y le deja al cliente el reto de sacarle provecho, son que se involucran desde lo técnico y en insights de negocio con las mejores prácticas del mercado para que los clientes reduzcan el time to market y aceleren sus procesos de innovación.

Los retos que se vienen                                                                                                                            

En un entorno de negocios abierto son demasiados y es importante que las empresas entiendan la importancia de gestionar correctamente sus integraciones, y busquen apoyo en aliados de su negocio que ofrezcan herramientas para transformar rápidamente la tecnología de su arquitectura. “Desde Sensedia creemos firmemente en el potencial que tienen las empresas en Latam. Estamos seguros de que muchas van a aprovechar este nuevo contexto. Estaremos muy complacidos de traer toda esa experiencia, el Know How que hemos adquirido durante años y una plataforma sólida que es segura y eficiente”, finaliza el mánager.

Clic aquí para más información.

Seguir Leyendo

Empresas

Acciones de Latam se desplomaron en bolsa chilena tras anuncio de plan de reorganización

El plan de reorganización de la aerolínea diluiría el capital actual de la empresa.

Publicado

on

Covid-19: Chile abrirá sus fronteras en octubre a través de 3 aeropuertos y pasos terrestres

Las acciones de Latam Airlines, el mayor grupo de transporte aéreo de América Latina, se desplomaron el lunes en la bolsa chilena luego del anuncio el fin de semana del plan de reorganización de la empresa que diluiría el capital actual de la empresa.

A las 9:40 local de Chile, los títulos de la firma caían un 84,54%. Hacia mitad de la jornada los precios mantenían una pérdida de 38,46% respecto a su valor de cierre de la jornada previa.

Lea también: La respuesta de Sura a los Gilinski: la pelea es peleando

El viernes, Latam presentó su plan de reestructuración en el que propone la inyección de US$ 8.190 millones al grupo para salir del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU, y el mismo incluye una dilución del capital accionario actual del 99,9%.

Hace por lo menos dos meses la empresa indicó que las opciones de financiación que estudiaba para un plan de reorganización que incluiría emisión de nueva deuda y acciones, y “dilución sustancial” de las actuales acciones de la empresa.

El plan presentado el viernes por $US 8.190 millones incluye una combinación de aumento de capital, bonos convertibles y deuda.

Con esta inyección de capital, Latam y sus filiales en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y EE. UU, esperan salir del Capítulo 11 con la apropiada capitalización para ejecutar su plan de negocios y asegurar su sostenibilidad a largo plazo

Tras salir del proceso, la aerolínea aspira a tener una deuda total de aproximadamente US$ 7.260 millones y una liquidez de aproximadamente US$ 2.670 millones.

Lea también: Empezó cargando cables y hoy produce millonarios conciertos en Estados Unidos y Europa

El grupo determinó que se trata de un nivel de endeudamiento conservador y de una liquidez adecuada en un periodo de incertidumbre continua para la aviación mundial, y que dejará una mejor posición para futuras operaciones.

Se espera que la audiencia para determinar si la empresa puede proceder con el plan se celebre en enero de 2022. En caso de aprobarse, se iniciaría el proceso hasta que en una nueva audiencia, que Latam solicitó que se celebre en marzo 2022, la Corte evalúe el plan de ejecución.

Seguir Leyendo

Empresas

Bavaria lidera el listado de las marcas colombianas más valiosas del 2021

La sorpresa del listado fue Tostao, que subió más de 20 puestos en el ranking en solo un año.

Publicado

on

Bavaria se posicionó como la empresa reina en el reciente listado de las marcas colombianas más valiosas del 2021, que realiza desde hace 21 años la firma de consultoría Compass Branding en las categorías de productos, servicios y grupos empresariales.

La compañía de origen colombiano, pero de propiedad de la multinacional cervecera AB InBev, tiene siete productos entre los 12 cuyas marcas son las más valiosas de Colombia y cinco de sus marcas lideran las cinco primeras posiciones del ranrking: Póker, Águila (normal, Light y Zero), Club Colombia y Costeña, junto con Pony Malta, están en el listado.

Lea también: Comienza la puja por el Grupo Nutresa: GEA vs Gilinski

En el top 10 solamente figuran dos empresas que no son parte de la multinacional; Ellas son Cementos Argos (6) y Alpina (8). La sorpresa fue que el Grupo Nutresa cayó en el listado. Sus productos Noel (11) y Zenu (15), salieron del top 10.

“A pesar de estos cambios en los primeros lugares, el listado completo en la
clasificación de productos demuestra que Nutresa es la cabeza del portafolio de marcas más grande y valioso del país, incluso por encima de Bavaria”, dijo Fernando
Gastelbondo, presidente de Compass Branding y autor de la investigación.

Tostao envió un mensaje de victoria en esta edición del listado. La cadena de cafaterías pasó del puesto 49 al 25 en un año. Ahora está valorado en el segmento entre 15 millones de dólares y 50 millones de dólares.

Para Gastelbondo, la razón de peso para este fenómeno fue el anuncio de Postobón de la adquisición exclusiva para Colombia de la licencia de uso de la marca Tostao para
vender café empacado en supermercados y tiendas. “Aunque no se conocen los detalles del contrato de licenciamiento, en este tipo de operaciones, además de las regalías, se suele definir un pago mínimo o incluso un anticipo que en este caso se estima que fue de 15 millones de dólares”, afirmó el presidente.

Lo importante, resaltó el analista, es que aunque el desempeño financiero del negocio central de Tostao atraviesa dificultades, la marca le genera, por sí sola, ingresos netos a través de su licenciamiento.

Lea también: Empezó cargando cables y hoy produce millonarios conciertos en Estados Unidos y Europa

Grupo Aval, en el tope del listado de servicios

El Grupo Aval lideró el listado. El ranking es encabezado por Banco de Bogotá y en la lista de los 12 mejores se metieron Banco de Occidente (4), Banco Popular (7) y el Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir (11), todas ellas del Grupo Aval en esta categoría del escalafón de las marcas más valiosas del país en la categoría de empresas de servicios.



Bancolombia bajó al segundo lugar, respecto a lo que había ocupado en los últimos años.  Junto con el Banco de Bogotá y Davivienda, son las únicas cuya valorización supera los 1.500 millones de dólares.

Así mismo, dos cadenas de supermercados, el Éxito (5) y Supertiendas Olímpica (9) ocuparon un puesto en el top 10 del ranking, mientras que en los 10 siguientes figuran Carulla (14), D1 (18) y Justo y Bueno (19).

Uno de los aspectos a destacar es la figuración de la empresa de mensajería y distribución Rappi, en el puesto 28, con un aumento significativo en su posicionamiento frente a años anteriores.

Seguir Leyendo

Empresas

La respuesta de Sura a los Gilinski: la pelea es peleando

La decisión de la holding paisa de buscar un socio estratégico significa que van a hacer todo lo posible para quedarse con Nutresa. ¿Hasta dónde irá esta movida?

Publicado

on

Ayer se conoció el anuncio del Grupo Sura que buscará un socio estratégico que no pida control mayoritario. El comunicado fue escueto y señala que la Junta Directiva autorizó en su sesión de ayer jueves, “a la administración para contratar los asesores requeridos (banca de inversión, asesoría legal, entre otros) de manera que continúe en el proceso de búsqueda de posibles socios estratégicos interesados en tener una participación no controlante en Grupo Sura”.

Además de destacar los valores que mueven a la compañía y alabar el carácter de los accionistas que hasta ahora han acompañado a Sura, el comunicado no dice con toda claridad lo que significa realmente esa decisión: “el mensaje que está enviando Sura es a los accionistas de Nutresa para que no les acepten la OPA a los Gilinski, porque Sura hará una oferta mejor en un futuro próximo”, dijo un analista experto en temas de mercado de valores que pidió no ser citado. Así de sencillo es el asunto.

La movida lo que busca es llevar capital fresco a Sura que cuenta entre sus activos con las participaciones mayoritarias de Bancolombia y Suramericana de Seguros. Con esos recursos, comprarán una participación adicional en Nutresa y frenarán la aspiración de los Gilinski. Eso suena sencillo pero no es un camino libre de peligros.

Paso a paso

Vamos por partes. Primero, Sura solo podrá presentar contraoferta después del 17 de diciembre, cuando vence el plazo para la OPA actual. Y lo hará solo si no se cumplen las condiciones planteadas por los Gilinski.

Entonces podrá mostrar sus cartas. Ahí, es necesario considerar el costo de esta apuesta de Sura que tiene dos impactos fuertes: primero, diluye a todos los accionistas actuales en Sura (esa noticia no le agradará mucho a los minoritarios) y, segundo, pone una presión enorme sobre el futuro de la compañía porque básicamente hay un costo asociado a traer un aliado estratégico bien sea por la vía del dividendo o del cumplimiento de covenants.

“Es claro que los de Sura se van a levantar la plata. Tienen con qué”, señaló un experto en el mercado de valores.

Pero eso es lo que hay que explicarles a los accionistas de Sura ahora mismo: por qué van a capitalizar la holding y a qué costo.

‘A por Nutresa’

Si Sura consigue los recursos con un nuevo aliado estratégico solo habrá completado la mitad del camino. La holding luego tiene que ir ‘a por’ las acciones de Nutresa.

¿Hasta qué nivel de participación irán? Pues por todo, porque lo que les están prometiendo a los accionistas del conglomerado de alimentos es que no se vayan con los Gilinski porque les van a hacer una oferta mejor.

Eso significa ir por el casi 55% que no tiene en su poder el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), incluyendo las acciones en poder de los afiliados al Fondo de Pensiones Protección. A la TRM vigente para este viernes, eso vale US$1.800 millones, asumiendo que solo mejoran la oferta de los Gilinski por poco.

A esta altura, la Junta Directiva de Sura debe explicar porqué, en vez de tomar la oferta de los Gilinski (les corresponderían cerca de US$1.400 millones) y pagar deuda, mejorando el balance financiero de la compañía, decidirá meterle US$1.800 millones a esta operación.

Suponiendo que todo salga bien en la movida de Sura, lo cierto es que todos los actuales accionistas quedarán diluidos en la nueva estructura de capital de esa holding que quedará con una posición financiera más compleja.

“Desafortunadamente, cuando hay guerra de elefantes, el que sufre es el pasto”, dijo otro analista al comentar que habrá un golpe para los accionistas minoritarios de Sura que sufrirán una pérdida de valor en su activo. Por efecto dominó (como lo explicaremos más adelante) los otros que se verían afectados serían los accionistas de Argos.

Respecto de los costos de traer un aliado estratégico, Sura ya tiene experiencia: en 2011, invitó como accionista al fondo General Atlantic para comprar a ING. Pero esa operación salió muy costosa por cuenta de la devaluación del peso. Es por eso, que los niveles de apalancamiento de esta holding hoy se mantienen altos.

¿Quietos los Gilinski?

Hasta aquí hemos asumidos dos cosas: que los Gilinski fracasan, es decir no logran comprar ni una acción en la OPA, y dos, que no hacen nada más. Pero ese escenario es improbable. 

Los Gilinski se pueden a hacer a la mayor parte del flotante que hay hoy en las acciones de Nutresa, porque la oferta es atractiva y la simple promesa de Sura no constituye garantía de realización de una prima en el valor de la acción. No es descabellado pensar que la OPA Gilinski podría cerrar con una adquisición entre el 35 y el 40 por ciento. Y en esta clase de operaciones, la normativa establece que el proponente puede considerar quedarse con esa participación, así no se cumpla su meta mínima del 50,1%, planteada inicialmente.

En ese instante, y si Sura hace una oferta para retomar la mayoría de Nutresa al GEA (sin importar qué cantidad de acciones sea, el 5% que les falta o el restante 55% para la totalidad), inmediatamente los Gilinski podrían mejorarla y hacerse así a esas acciones. En cualquier escenario, es necesario esperar que los Gilinski se mantengan activos en el proceso.

Efecto dominó

Lo otro que vale la pena preguntarse es qué va a pasar con los precios de las acciones de Sura y Argos en un escenario de dilución de los accionistas actuales en la holding financiera y de mayor presión financiera para la compañía.

Cabe recordar que Argos posee el 27,72% de las acciones de Sura. Mientras que Sura tiene el 35,19% de Argos. Así que lo que pase en un lado, se sentirá en el otro.

En Antioquia están moviendo las fichas para cerrarle la entrada a los Gilinski. El margen de maniobra no es muy amplio sin incurrir en movidas arriesgadas, porque las compañías ya cuentan con apalancamientos considerables, especialmente Sura.

Por otra parte, nadie sabe hasta dónde están dispuestos a llegar los Gilinski. Lo cierto es que ya tienen sobre la mesa US$2.200 millones, pero nadie puede afirmar que no llegarán a US$3.000 millones o US$6.000 millones, si cuentan con el respaldo de la familia real de Abu Dhabi.

Sea como sea, la movida de Sura envía un mensaje claro: que el GEA va a dar la pelea. Esta partida cada día se consolida como la movida de negocios del siglo en Colombia.

Convierta a Forbes en su fuente de información permanente

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado