Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Olvídense del Bitcoin, el Ether es lo que deberían estar comprando

La mayoría de gente no está viendo es que Ethereum está creciendo su volumen diario en transacciones y se ha acercado a los 30.000 millones de dólares en transacciones al día. ¿Por qué? Le contamos.

Publicado

on

Las criptomonedas están dando mucho de que hablar en los últimos meses, en especial Bitcoin, cuyo precio llegó a más de USD 63.000 en abril de 2021 y muy rápidamente perdió más del 50 % de su valor y su precio cayó por debajo de los USD 30.000 en junio de 2021.

Estos cambios tan agresivos muestran la naturaleza altamente especulativa de la moneda cuyo precio se ve afectado en grandes proporciones por factores como la reciente regulación en China y varios tweets de Elon Musk. Aunque esto es evidente, también es cierto que muestra un potencial importante, y como toda tecnología nueva en la historia de la humanidad, tiene un tiempo de adopción y de estabilización. A fin de cuentas, ya países como El Salvador, están reconociendo al Bitcoin como moneda legal y a este le pueden seguir los pasos Brasil, Panamá y Paraguay, Argentina y México.

Lea también: Cómo pasar a un modelo de trabajo híbrido/flexible

Sin embargo, Bitcoin es tan solo la entrada a un nuevo mundo de tecnologías financieras descentralizadas y no es la tecnología que va a terminar primando en el mundo futuro. Si bien el Bitcoin es considerado por muchos como el “oro digital” y Satoshi Nakamoto, su creador, fue el primer proponente del concepto de Blockchain, que hoy casi todas las monedas digitales utilizan, la moneda se ha quedado atrás en términos tecnológicos y aplicabilidad.

En 2014 Vitalik Buterin un programador ruso canadiense de tan solo 20 años, junto con Gavin Wood, un ingeniero de sistemas inglés, le presentó al mundo Ethereum, un nuevo Blockchain descentralizado y open source con funcionalidades para poder realizar contratos inteligentes. Su moneda nativa decidieron llamarla Ether, que hoy es la segunda criptomoneda más popular.

Ethereum tiene su propia comunidad de desarrolladores y su propio lenguaje de programación, que le permite a cualquiera que lo aprenda a desarrollar aplicaciones distribuidas y contribuir con su evolución. El Ether, a diferencia del Bitcoin, no es solo “oro digital” o una moneda más, sino que es considerada por muchos como “dinero programable”, y justo de ahí nace todo su potencial.

Ethereum es como un computador descentralizado global que ahora puede ser usado en una forma distribuida de cualquier producto financiero (préstamos, derivados, bonos, seguros). No solo pueden las personas transferirse dinero en este Blockchain, sino que pueden hacerlo siguiendo ciertas reglas y protocolos que cobijan ese dinero, por ejemplo, el cumplimiento de un contrato. Inclusive esto puede ser una versión moderna de una fiducia, descentralizada y “vigilada” por todos esos nodos del Blockchain.

El Bitcoin hoy por hoy se está llevando toda la atención de los medios, pero lo que la mayoría de gente no está viendo es que Ethereum está creciendo su volumen diario en transacciones y se ha acercado recientemente al nivel de 30.000 millones de dólares en transacciones al día, superando algunas semanas a Bitcoin.

Lea también: Trabajo híbrido: el modelo de trabajo del futuro

Para tener una idea de magnitud, Paypal hace 2.500 millones de dólares en transacciones al dia. Esta idea de “dinero programable” es tan poderosa que está atrayendo una gran atención institucional, con grandes personalidades de los negocios como Raoul Pal afirmando que todos los inversionistas que conoce se están cambiando de Bitcoin a Ethereum, porque es mas versátil que simplemente tener oro digital.

Hace un año decidí comprar Ether y tuve la fortuna de comprarlo a un precio de USD 360. Por razones que aún no entiendo, 6 meses después lo vendí cuando su precio superó los USD 400, creyendo que no iba a crecer más su valor y que me iría mejor teniendo este dinero en algo más estable. ¡Para mi desgracia, en mayo de 2021 su precio superó los USD 4.000! Los USD 1.000 que compré se habrían convertido en más de USD 11.000. Ese día aprendí que esto no es un juego de corto plazo, es una inversión al futuro financiero del mundo y por lo tanto hay que darle mínimo 5 años para que madure.

Mirar horizontes de tiempo más corto no tiene sentido y la volatilidad puede hacernos perderlo todo. Los expertos afirman que el precio del Ether va a llegar a USD 10.000 fácilmente y que este valle por el cual estamos pasando es una corrección que probablemente representa la última oportunidad de comprar Ether a un precio bajo.

Con la creación de estas nuevas monedas, tener activos en monedas regulares como el dólar se vuelve menos atractivo porque uno está a la merced de un gobierno, que puede alterar el valor de lo que tenemos simplemente creando e imprimiendo más dinero. Con Bitcoin, esto no sucede ya que nunca podrá haber más de 21 millones de Bitcoins en circulación, es una de sus reglas principales y esto hace que no pierda su valor.

Ethereum está presupuestado para tener 120 millones de Ethers en circulación y con el tiempo ir reduciendo esta reserva “quemando ETH cada cierto tiempo” para que la moneda vaya ganando valor con el tiempo, basado en el concepto de la escasez. Esa es una de las premisas en las que se basan los expertos para afirmar que su valor va a llegar a USD 10.000. Ethereum es una comunidad que constantemente está en evolución y que se alimenta de su comunidad de desarrolladores, por lo tanto su potencial es infinitamente mayor al de Bitcoin.

Lea también: La importancia de aprender a venderte a tí mismo

Por esta razón, en este momento, estoy cambiando mis inversiones a ETH y aunque no pongo todos los huevos en una canasta, si me parece que la oportunidad es latente, es discurso es claro, y hay que hacer una apuesta al futuro de las finanzas descentralizadas.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad
Publicidad