Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Musk llama a Biden “marioneta húmeda” mientras las acciones de Tesla se hunden

El hombre más rico del mundo parece decidido a enfrentarse al más poderoso.

Publicado

on

Elon Musk, CEO de Tesla, llamó al presidente Joe Biden “marioneta húmeda con forma humana” en Twitter el jueves, mientras las acciones de Tesla se desplomaban un 11%.

La falta de moderación de Musk en las redes sociales es, como dice el refrán, una característica y no un defecto, y le ha llevado a meterse en agua caliente legalmente en múltiples ocasiones. Otro tuit de Musk – “Biden está tratando al público estadounidense como si fueran tontos“- formaba parte de una ofensiva unilateral en Twitter contra el presidente.

Biden no tomó represalias, al menos no directamente, pues la Casa Blanca sí publicó un tweet con el presidente ensalzando a los rivales de Tesla, General Motors y Ford, por su trabajo en el desarrollo de vehículos eléctricos. “Empresas como GM y Ford están construyendo más vehículos eléctricos aquí en casa que nunca antes”, dice Biden a la consejera delegada de GM, Marry Barra, en el post. Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, no fue mencionado.

Tampoco se mencionó a Tesla el miércoles en un acto en la Casa Blanca en el que Biden elogió a los directores generales de GM, Ford y el fabricante de motores Cummins por su trabajo en los vehículos eléctricos. No está claro si Musk fue invitado a asistir.

El desaire aparentemente provocó al hombre más rico del mundo. Los bajos índices de aprobación de Biden pueden ser la venganza que Musk busca en última instancia, pero el consejero delegado de Tesla no limitó sus airados tuits del miércoles a burlas de patio de colegio contra el presidente.

También atacó al Comisionado de Seguros de California, Ricardo Lara, diciendo que debería ser expulsado de su cargo, hizo comentarios extraños sobre las Naciones Unidas y elogió las protestas de los camioneros canadienses que se oponen a un mandato de Estados Unidos que les obliga a mostrar una prueba de vacunación para entrar en el país.

“Este no es el comportamiento de un CEO normal y racional”, dijo John Coffee, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia. “Pero ya sabíamos que Musk no era eso, aunque haya tenido un gran éxito. Incluso si está en lo cierto al proyectar el eventual fracaso de Biden, él y sus empresas pueden soportar mucho dolor en el ínterin. Y no implicará ninguna represalia por parte de Biden, ya que a estas alturas la SEC y otras agencias lo consideran un enemigo jurado”.

Los ataques a Biden no tendrían ninguna importancia si Musk fuera simplemente un ciudadano privado o un comentarista conservador de los medios de comunicación. Pero Tesla, el fabricante de automóviles más valioso del mundo, tiene que mantenerse en gracia de una serie de agencias federales, como la Comisión de Valores y Bolsa, el Servicio de Impuestos Internos, la Administración Nacional de Seguridad Vial, el Departamento de Transporte y el Departamento de Trabajo.

La postura antisindical de Tesla es un punto de fricción con el gobierno de Biden, que apoya al sindicato United Auto Workers. Preguntada por la exclusión de Tesla de un evento sobre vehículos eléctricos celebrado en la Casa Blanca en agosto de 2021, en el que participaron GM, Ford y Stellantis, la secretaria de prensa de Biden, Jen Psaki, dijo a los periodistas que esas empresas “son los tres mayores empleadores del United Auto Workers, así que dejaré que saquen sus propias conclusiones”. Musk, por el contrario, fue citado por la Junta Nacional de Relaciones Laborales por disuadir a los trabajadores de la planta de Tesla en Fremont, California, de sindicarse.

SpaceX, la empresa de cohetes de Musk, también depende de contratos federales de la NASA y del Departamento de Defensa. Como resultado, su picor en Twitter corre el riesgo de crear dolores de cabeza innecesarios para sus empresas.

Además de las pasadas peleas de Musk con la SEC, que le costaron el puesto de presidente de Tesla y una multa de US$20 millones en 2018 por tuitear falsamente que había conseguido financiación para llevar al fabricante de coches a la bolsa, la NHTSA está llevando a cabo investigaciones de seguridad sobre el controvertido sistema Autopilot de Tesla. En caso de que la agencia encuentre defectos graves o violaciones de seguridad, la compañía podría estar en el gancho para costosos retiros.

Tesla no respondió a una solicitud de comentarios sobre los tweets de Musk. (eliminó el equipo de relaciones públicas de la compañía a principios de 2020).

La reunión del miércoles de Biden con los directores ejecutivos fue un esfuerzo para obtener el apoyo de la industria para su legislación estancada Build Back Better. Se produjo justo antes del anuncio de Tesla de un beneficio récord en 2021, impulsado por las ventas de casi un millón de sus sedanes y crossovers de alta tecnología.

Evidentemente, Musk estaba dispuesto a pagar cualquier precio para intensificar su disputa con Biden. Mientras tuiteaba el jueves, Musk perdió personalmente US$24.500 millones al hundirse las acciones de Tesla.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad