Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

¿Qué significa trabajar en la industria de tecnología?

Todos los trabajos en el sector tecnológico no son exclusivos para quienes hayan estudiado carreras relacionadas con tecnología. ¿Cuáles son los aprendizajes que pueden surgir de trabajar en ese ambiente?

Publicado

on

Fintech

Estoy segura que el 90% de las personas que lean esto  creen que la mayoría de los que trabajamos en tecnología, como mínimo sabemos desarrollar software, o somos ingenieros de carrera, pero no es así.

La  industria tech es mucho más amplia, con muchas promesas y oportunidades laborales para todos los gustos. Es una industria que se ha definido por romper estereotipos, y por buscar resolver problemas puntuales tales como; acceso a financiamiento digital, entrega de comida a tu puerta, o seguridad en el momento de contratar.

Lea también: Dejemos de ‘felicitar’ el 8M y hagamos algo al respecto

Pero para lograr estos avances de alta velocidad, es necesario juntar en la ecuación tanto a  desarrolladores como a; equipos financieros, vendedores, growth hackers, diseñadores, marketers, maquetadores, reclutadores, analistas, machine Llarning experts, operativos, product managers (mis favoritos), entre otros. Todos con un rol importantísimo en la tarea de abordar interdisciplinariamente uno o varios problemas.

¿Entonces por qué es tan retador? Porque el hecho de no tener un perfil tech, no significa que trabajar en ese tipo de ambientes no permee en la dinámica de equipos, cultura y costumbres.

Pongo dos ejemplos para aclarar mi afirmación:

Mientras que en el caso 1, una persona de una compañía tradicional del área de planeación financiera lleva años viendo a los mismos funcionarios de carrera y acostumbrándose a una línea de liderazgo (en ocasiones burocrático), es común que esa persona se acostumbre a que la metodología de  hacer planeación sea  la misma año a año.

En el caso 2, si aterrizamos el tema de planeación financiera a una startup, es casi seguro que mes a mes se introduzca un cambio como una nueva política, iteración de proceso, el equipo tendría alta rotación, y la creación de procesos estaría sujeta a la existencia previa de los mismos, ya que la metodología se basa en identificar “dolores” y trabajar para solucionarlos.

¿Y por qué pasa esto?

De alguna manera, la cultura agile y de sprints que viven los ingenieros acaba convirtiéndose en el día a día, la planeación se da en términos de roadmap y sprints, se entiende qué para crecer rápido a veces toca “cambiar de prioridad en un día”, todos se acostumbran a medir ‘burndown’ a través de tickets y entienden qué es “luchar con toda la creatividad para ganar al cliente”, haciendo curso tácito de scrum master…

De hecho, una de las cualidades curiosas que se desarrollan es la de “identificar dolores” y es común escuchar términos como “producto lanzó un nuevo feature y no tenemos cómo cobrarlo” y “en la siguiente versión se considerará”, frases atadas al entendimiento e iteración sobre un mismo problema.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica

En mi experiencia personal puedo decir que trabajar en una startup presenta oportunidades laborales que suelen ser mucho más favorables que las de empresas tradicionales en términos de ascensos y crecimiento profesional acelerado. Pero también en materia de flexibilidad de horarios, flexibilidad de presencialidad en la oficina, equipos de trabajo que se mueven por resultados (vs. horas), entre otras. Es por esto que muchos, como yo, han dado el salto al mundo tech y a las startups.

Si te emocionó leer esto, y ahora piensas en comenzar a buscar oportunidades en LinkedIn, te ahorraré el trabajo invitándome a participar en nuestros procesos selectivos en Truora aquí.

Por: Maite Muniz*
*La autora es cofundadora de de la empresa Truora, que tiene como misión simplificar las interacciones de usuarios en canales digitales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad
Publicidad