Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Esto es lo que Colombia puede aprender para mejorar sus prácticas de pensión

Durante la 15 asamblea de Asofondos, expertos internacionales resaltaron casos de Holanda, Estados Unidos y Reino Unido como ejemplos a seguir en materia pensional.

Publicado

on

Para que un sistema pensional sea exitoso, un componente clave es aquel que sustenta su sostenibilidad financiera, que debe tener 175% o más del PIB en activos bajo administración que soportan pensiones futuras.

Lo segundo es la cobertura. En el caso de Holanda, 80% o más de la población está cubierta por el sistema pensional, y también hay temas de adecuación de beneficio, con una tasa de reemplazo apropiada para la media de la economía del país. En el caso colombiano, es muy cercano al ingreso del mínimo.

Sobre Holanda en particular, uno de los aspectos más destacables es que siempre estan en proceso de reforma. “Se necesita hacer flexibles las reformas de manera permanente en medida de problemas y cambios demograficos para futuras generaciones“, comentó el director de Bienestar Financiero y Patrimonial para Andina, Centroamérica y Caribe de Mercer, David Cuervo.

En economías emergentes hace falta llegar a esos niveles, pues Colombia tiene 20-25% de activos bajo administración que soportan pensiones. A su vez, en la media de Latam, nuestro país es uno de los más altos que existen. Por ello, hay mucho que trabajar y el reto esta en la transición y bienestar financiero.

El caso holandés

El presidente de Pensions Europe y presidente de la Junta de Centraal Beheer APF, Janwillem Bouma, destacó que el país tiene un primer pilar basado en residentes legales, y los pagos están ligados a eso precisamente. Por su parte, el segundo pilar se enfoca en las pensiones ocupacionales, otorgado por los fondos de pensión, que dependen de una prima sobre la carrera, y están ligados a los salarios pasados.

Lo cierto es que Holanda es uno de los tres mejores sistemas de pensión del mundo. “Si miramos el sistema, está basado en una buena organización, con buenos beneficios y activos que llegan a €1,7 biillones“, agregó el experto.

En este caso, la acumulación de derechos de pensiones, no importa la edad y la prima, es igual para todos. No obstante, en el mercado laboral moderno, donde la gente se va y vuelve, ese sistema de acumulación y mismo nivel de contribución se ha vuelto un problema, y las reglas de solvencia son muy estrictas.

“Valoramos la viabilidad a largo plazo, y la consecuencia es que se ha vuelto muy costoso el pasivo de pensión, y ahí surge la pregunta de cuánto dinero se debe retener para vivir con la pensión (…) Eso está causando la necesidad de cambio con los años, pues la gente vive más tiempo, hay mercados laborales más flexibles y las pensiones no se han ajustado con la inflación y el nivel de confianza ha disminuido”, dijo Bouma.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente habitual de Economía y Finanzas

Ante dicho escenario, sostuvo que Holanda debe moderrnizar el segundo pilar. Aunque es una reforma estructural, no es una contribución definida sino inteligente. Y es que en los últimos dos años, los fondos de pensión han negociado dos contratos nuevos con el gobierno a través de un diálogo social regido por empleadores, empleados y sindicatos.

“Los contratos son contribuciones y el riesgo es individual. La forma como las primas van a ser dadas va a ayudar a acumular pensiones en una sociedad moderna. Los contratos van a seguir siendo colectivos y va a haber mecanismos para las generaciones donde se tenga mala suerte, y las inversiones van a estar vinculadas al riesgo de generaciones de grupo o indivuduios”, detalló.

Esto genera una menor necesidad de requisitos de capital, haciendo que el contrato sea más economico y haya mayores formas de compensar la inflación, removiendo el sistema de primas y mejorando el ajuste a mercado laboral, aumentando la certtidumbre para trabajadores.

El problema con la contribución definida es la transferencia de dinero entre segmentos, la población de beneficiarios se puede cambiar en distintas dimensiones. Hay que hacer redistribución final de activos a capital de contribución definida.

A esto hay que sumarle el aumento edad de 60 a 65 años, que luego subió a 68, y es la reforma estructural en el segundo pilar. La legislacion fue enviada al Parlamento el mes pasado y se espera que sea aprobada, con la parte de la implementación entrando en vigor el 1 de enero de 2027.

Panorama internacional

En el caso de Mercer, Cuervo detalló que el índice global de pensiones de la compañía compara 43 sistemas a través del sistema multipilar del Banco Mundial. El comparativo se hace desde adecuación de servicio, sostenibilidad financiera e integridad del sistema.

Se observa qué tanto obtiene el ciudadano del sistema, promesa de tasa de reemplazo, nivel de ahorro, cómo se invierte en activos de crecimiento y cómo se gestionan esos recursos.

“Dado ese beneficio, ¿cómo se puede pagar? Esa es la discusión de todos los procesos de reforma. Con buenos beneficios poca sostenibilidad, y si es sostenible se cree que no es adecuado”, comentó.

Sobre el sistema multipilar, Cuervo detalló que se necesita lo mejor de cada esquema, pero también se debe dejar jugar al mercado mediante una gestion activa de recursos e inversiones, y el modelo da la discusión en el cómo. En este caso, la posición es que, si uno revisa mejores prácticas, cualquier discusión está en donde se cortan los pilares y hacia donde se quiere ir.

Lea también: ‘Echar mano de los recursos de las pensiones es un atraco’: Duque

En cuanto a la integridad del sistema, se puede observar desde el bienestar financiero. Al respecto, el directivo resaltó el trabajo de Mercer con el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) en estudios de bienestar financiero que se replicaron en 2019. En ellos, 20% de población no sabe en qué sistema pensional se encuentra y 54% ve complicado ahorrar para la jubilación.

“Si el afiliado no confía, estamos fallando en integridad, lo que no permitirá un consenso para hacer una reforma seria”, afirmó Cuervo.

Cualquier modelo de reforma debería estar pensando en la salvaguarda del ahorro. Con Holanda, que esta en el puesto dos a nivel mundial, el experto explicó que la razón que los mantiene en la parte alta del índice es porque es dinámico, y un sistema puede bajar y subir en función de lo que se evalúe en Mercer, que cambia los criterios cada año.

Un sistema de pensiones saludable

Lo primero para lograr un sistema sostenible tasa de reemplazo es alta, que idealmente debería ubicarse sobre 70%. Para ello, más que regulación, debe haber más proactividad en construir integridad, de acuerdo con Cuervo.

Por su parte, el senior manager and investment strategist de la estadounidense Vanguard, Ankul Daga, sostuvo que, para tener un sistema saludable, se necesita ahorrar lo suficiente e invertirlo adecuadamente, pero puede ser complicado también.

“Viendo la inversión y el progreso en los ultimos 15 años en EE.UU., se ha visto un avance importante en colocación de portafolio en capital y equity. Los inversionistas que tenían menos de 20% en equity, no tenían equity en plan de ahorro para el retiro. La estrategia de ahorro a largo plazo es que menos de la mitad de las personas no estaban invirtiendo adecuadamente”, explicó.

Lea también: ¿Cuál es el papel de los fondos de capital privado en el ecosistema emprendedor?

En los últimos 15 años, debido al predominio de fondos de ciclo de vida en EE.UU., muchos empezaron a invertir de forma mas educada. En 2020, 75% invierten en forma razonable, más apropiada para los ahorros para el retiro. Estos fondos de ciclo de vida han hecho que los inversionistas tengan acceso a un fondo bien diversificado que cambia sus condiciones con la edad.

Por su parte, muchos inversionistas jóvenes tenian un portafolio similar al de mayores, y eso no tenía sentido. “Se sentía que los jóvenes iban a tener sus ahorros por 30 o 40 años antes de usarlos signficativamente. Esa es la diferencia de los fondos del ciclo de vida, que han ayudado a corregir eso”, dijo Daga.

La duda es si esos buenos hábitos duran con el tiempo, y los inversionistas tienden a mantenerlos. En el caso de Estados Unidos y Reino Unido, la tasa de salida voluntaria de las inscripciones automáticas es de 7 a 8%, dejando a más de 90% de las personas en planes de inscripción automática.

No hay duda de que hay casos de éxito importantes de los que Colombia puede aprender, pero es importante recordar que no hay formulas exactas para el éxito y que los contextos sociales son diferentes en cada país. Frente a qué adaptar y cómo hacerlo, es cuestión de interpretar bien el panorama, siempre pensando en el bienestar financiero como ancla vital.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad