Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

La historia de la madre e hija que emprendieron una startup de ciberseguridad

Olga Botero y Juanita Duque se han propuesto incentivar la formación de miles de personas en ciberseguridad para enfrentar el déficit de talento. Las cofundadoras de Seccuri cuentan su plan para desarrollar un ecosistema de reclutamiento en el sector.

Publicado

on

Olga Botero y Juanita Duque
Olga Botero y Juanita Duque.

Terminar un MBA en la Universidad de Stanford se vuelve una credencial para recibir jugosas ofertas laborales para quedarse en los Estados Unidos; pero Juanita Duque decidió volver a Medellín. 

Esta ingeniera industrial, que había hecho carrera de consultoría en Accenture, prefirió sentarse con su madre, Olga Botero, que lidera una firma de consultoría y que antes fue CIO de Bancolombia, a hacer sesiones de ideación, buscar asuntos que les apasionaran a ambas y  ver si podían hacer algo juntas.

“De niña yo vendía mermeladas y con eso ahorré para comprar un computador. Desde siempre he admirado a mi mamá y por eso quería montar algo con ella que tuviera más impacto en las personas”, comenta Juanita.

Lea también: Habi es el nuevo unicornio colombiano tras recaudar US$200 millones: llega rentable

Encontraron que la ciberseguridad es un tema en el que ambas han estado involucradas. Olga como directiva de grandes compañías y como consultora, y Juanita también en firmas de consultoría.

Por ello fundaron Seccuri, una plataforma tecnológica que surgió con vocación global para que personas en cualquier lugar del mundo puedan formarse en ciberseguridad y que las empresas puedan encontrar talento. 

Se estima que este año hay 3,5 millones de vacantes en ciberseguridad alrededor del mundo, sin suficientes personas capacitadas para ocuparlas y que para el 2025 el cibercrimen le costará al mundo US$10.5 billones anualmente.

La iniciativa fue admitida en la aceleradora de startups de clientes empresariales con sede en San Francisco (Estados Unidos) y ya es respaldada por una cohorte de ángeles inversionistas. 

“Arrancamos en Estados Unidos y en Latinoamérica, donde tenemos más contactos. Vimos que con esta startup podíamos crecer, generar valor, tener impacto”, asegura Botero.

Le puede interesar: Emprendimiento, el acelerador de la paridad de género

La plataforma ha integrado Inteligencia Artificial para que exista un ‘match’ entre el talento y las oportunidades, creando planes de formación personalizados. 

“Te van a contratar no por lo que eres, sino por tus habilidades. Estamos armando un ecosistema de entrenamientos y certificaciones para que cualquier persona pueda mejorar sus habilidades”, agrega Duque. “Queremos mirar personas que están en tecnología y que no están en tecnología para decirles que si quieren llegar a una meta, tienen que adquirir ciertas habilidades, las cuales facilitaremos en alianzas con bootcamps y con un marketplace de los mejores entrenamientos”.

Con preguntas que hace la plataforma, perfilan a cada usuario para definir en qué estado está y qué tan preparado se encuentra para las posiciones de trabajo que están abiertas.

“Los talentos entran a la plataforma, responden preguntas sobre su experiencia y sobre los roles que han desempeñado. Y luego vienen pruebas tanto técnicas como de habilidades blandas”, complementa Botero. 

En el modelo de negocio son las empresas las que pagan, con un modelo por suscripción que se clasifica por categorías determinadas por el número de personas que quieren buscar y que quieren recomendadas. También pagan las empresas de entrenamiento y certificación por poner su oferta en la plataforma. 

“Queremos distintas modalidades, que las personas tengan diferentes tipos de roles. En un solo lugar”, apunta Duque. 

Ambas afirman que la experiencia de emprender madre e hija les ha dado una mezcla de avances y retos. En el caso de Olga, que viene del mundo corporativo, dice que se demoró en pasar del mundo empresarial tradicional al mundo de las startups, que es completamente diferente. 

“Me estoy revitalizando con mujeres jóvenes”, sostiene Botero. “Hay veces que cuando uno monta negocios con otras personas existe algo de competencia entre socios. Acá no existe y me siento afortunada reinventándome una vez más. Tengo a mi lado a alguien llena de ganas y visión”.

A su vez Juanita señala que todos los días aprende de “una experta con 20 años trabajando en ciberseguridad”. 

Están trabajando con mentores y contratando gente en su propio equipo para sacar adelante esta plataforma que ya pasó el período de piloto y que hace unas semanas salió al aire. Son emprendedoras que ratifican el ingenio y el espíritu emprendedor que se siente en las familias paisas.  

#NuestraRevista Este es un artículo publicado en nuestra edición de la revista Forbes Colombia de mayo.  Si desea recibir esta información de primera mano en nuestra revista física, ingrese a https://forbesdigital.publica.la/library para suscribirse.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Publicidad
Publicidad