Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Tecnología

Hugging Face: la historia del emoji que vale US$2.000 millones

Se originó como un chatbot para adolescentes. Ahora tiene aspiraciones y 100 millones de dólares para ser el GitHub del aprendizaje automático.

Publicado

on

Cuando Hugging Face se anunció por primera vez al mundo hace cinco años, llegó en forma de una aplicación de chatbot de iPhone para adolescentes aburridos. Servía para compartir selfies, hacía bromas y contaba chismes sobre su amor por Siri. Apenas ganó dinero.

El momento viral llegó en 2018, no entre los adolescentes, sino entre los desarrolladores. Los fundadores de Hugging Face habían comenzado a compartir fragmentos del código subyacente de la aplicación en línea de forma gratuita. Casi de inmediato, los investigadores de algunos de los nombres tecnológicos más importantes en el negocio, incluidos Google y Microsoft, comenzaron a usarlo para aplicaciones de IA. Hoy, el chatbot desapareció hace mucho tiempo de la App Store, pero Hugging Face se ha convertido en el depósito central de modelos de aprendizaje automático listos para usar, el punto de partida desde el cual más de 10.000 organizaciones han creado herramientas impulsadas por IA para sus negocios.

Lea también: Emojis con sonido en Facebook: así es como puede activarlo

Emojis
Emojis

Hugging Face anunció el lunes, junto con su debut en la lista AI 50 de Forbes, que recaudó una ronda de financiamiento de riesgo de 100 millones de dólares, valorando a la compañía en 2.000 millones de dólares. Las firmas de capital de riesgo de primer nivel, Coatue y Sequoia, ganaron espacios como nuevos patrocinadores en la muy disputada Serie C, uniéndose a A.Capital Ventures, Addition Capital y al inversionista principal Lux Capital como principales interesados en la puesta en marcha con sede en Brooklyn.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información de negocios.

“El aprendizaje automático se está convirtiendo en la nueva forma de construir tecnología, reemplazando al software”, dice Clément Delangue, cofundador y director ejecutivo de Hugging Face, que lleva el nombre del emoji que parece una cara sonriente con manos de jazz. “La vieja escuela de tecnología de construcción estaba escribiendo un millón de líneas de código. El aprendizaje automático está empezando a hacer eso, pero mucho mejor y mucho más rápido”.

Hablando desde su casa en Miami, donde se mudó durante la pandemia (clima, no web3, explica), Delangue, de 33 años, dice que cree que lo que GitHub es para software, Hugging Face se ha convertido en aprendizaje automático. Esa es una comparación confiable, considerando la popularidad generalizada de GitHub, que es utilizado por más de 70 millones de desarrolladores para compartir y colaborar en el código y se registró por última vez generando 300 millones de dólares en ingresos en el momento de su venta de 7,5 mil millones de dólares a Microsoft en 2018.

Publicidad
Publicidad