Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Empresas

Mientras Alibaba se desangra, Jack Ma muestra su nuevo negocio

Sus negocios están bajo presión regulatoria después de que la oferta pública inicial se cancelara abruptamente a fines de 2020. Sin embargo, el magnate se las ingenia para reinventarse.

Publicado

on

Jack Ma

Ant Group, el gigante de la tecnología financiera controlado por el multimillonario chino Jack Ma, anunció hoy que lanzará un banco mayorista digital incorporado en Singapur. La medida marca la continua expansión en el extranjero de la empresa con sede en Hangzhou.

Sus negocios con sede en China todavía están bajo una fuerte presión regulatoria después de que la oferta pública inicial de US$ 34.000 millones de la compañía se cancelara abruptamente a fines de 2020. Ant Group renovó recientemente su directorio después de acordar en 2021 convertirse en una sociedad de cartera financiera supervisada por el Banco Central del país del Banco Popular de China.

Ahora, el gigante fintech dice que su subsidiaria ANEXT Bank, de propiedad absoluta y con sede en Singapur, brindará servicios financieros a las pequeñas y medianas empresas de la región, centrándose en particular en aquellas que tienen operaciones transfronterizas.

Le puede interesar: Las acciones de Alibaba caen 75%: ¿Qué se espera para el negocio de Jack Ma?

Sus negocios están bajo presión regulatoria después de que la oferta pública inicial se cancelara abruptamente a fines de 2020. Sin embargo, el magnate se las ingenia para reinventarse.

Ant Group, el gigante de la tecnología financiera controlado por el multimillonario chino Jack Ma, anunció hoy que lanzará un banco mayorista digital incorporado en Singapur. La medida marca la continua expansión en el extranjero de la empresa con sede en Hangzhou.

Sus negocios con sede en China todavía están bajo una fuerte presión regulatoria después de que la oferta pública inicial de US$ 34.000 millones de la compañía se cancelara abruptamente a fines de 2020. Ant Group renovó recientemente su directorio después de acordar en 2021 convertirse en una sociedad de cartera financiera supervisada por el Banco Central del país del Banco Popular de China.

Ahora, el gigante fintech dice que su subsidiaria ANEXT Bank, de propiedad absoluta y con sede en Singapur, brindará servicios financieros a las pequeñas y medianas empresas de la región, centrándose en particular en aquellas que tienen operaciones transfronterizas.

Jack Ma

“Esto marca otro hito en el viaje de desarrollo de la banca digital de Singapur, un esfuerzo estratégico para garantizar que el sector bancario siga siendo progresivo, globalmente competitivo y vibrante”, dijo el director de tecnología financiera de la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS), Sopnendu Mohanty.

Le puede interesar: Pandas comienza con US$6.3 millones, construyendo desde Colombia, un Alibaba para negocios latinoamericanos

Ant Group no es la única firma fintech que busca brindar servicios de banca digital en Singapur. La semana pasada, Green Link Digital Bank, propiedad de un consorcio que incluye al desarrollador chino Greenland Holdings y Linklogis Hong Kong, comenzó a operar en el país. La firma de tecnología Sea Ltd. del multimillonario Forrest Li y Grab Holdings de Anthony Tan también recibieron licencias bancarias digitales en 2020, y se espera que se lancen a finales de este año.

Ant, por su parte, reforzó recientemente su expansión en el sudeste asiático cuando anunció en abril que había adquirido una participación mayoritaria en la empresa fintech 2C2P con sede en Singapur. El acuerdo hará que los comerciantes actuales de 2C2P se conecten a la billetera electrónica transfronteriza Alipay+ de Ant Group.

Alibaba
 

El presente tormentoso de Alibaba

Las acciones de Alibaba han perdido cerca de un 75% de su valor en los últimos 18 meses, una destrucción de más de US$ 600.000 millones en valor empresarial. Sí, las acciones chinas han sufrido en general, pero el declive de Alibaba ha sido mucho peor que el del índice chino en general, casi dos veces más grave que las pérdidas experimentadas por otras grandes “empresas de plataforma” chinas como Tencent, Meituan y JD.com.

Parte del problema es la hostilidad focalizada de Pekín hacia la empresa, que ha sido implacable y coordinada en múltiples frentes. En octubre de 2020, los reguladores financieros detuvieron abruptamente los planes aún más masivos de una oferta pública inicial para la escisión de Alibaba, Ant Group. 

En aquel momento, Ant era posiblemente la mayor y más innovadora empresa fintech del mundo, propietaria de Alipay, la mayor plataforma de pagos digitales de China (que gestiona más transacciones de pago que Mastercard y Visa juntas), y de Tianhong Yu’e Bao, el mayor fondo del mercado monetario del mundo (en aquel momento), entre otros activos. Alibaba es el mayor accionista de Ant, y el cierre de la oferta de Ant amputó efectivamente la estrategia de crecimiento e innovación de la empresa.

el-fundador-multimillonario-de-alibaba-jack-ma-dedica-su-tiempo-scaled

Poco después, la policía antimonopolio de China impuso una enorme multa a Alibaba, de US$ 2.800 millones, equivalente al 20% de los ingresos operativos de la empresa (2021). Sin embargo, esa suma era quizá incluso modesta en comparación con la “contribución” de US$ 18.600 millones -casi el doble de los ingresos de explotación de Alibaba el año pasado- que Pekín arrancó posteriormente a la empresa para apoyar la campaña de “prosperidad común” de Xi Jinping.

Los ejecutores de Xi también lo hicieron de forma personal, persiguiendo a Jack Ma -el fundador y espíritu impulsor de la empresa- hasta el cuasi exilio. A Jack no se le ha visto en público en 8 meses.

El panorama a nivel macroeconómico tampoco es prometedor: toda la economía china se está ralentizando (o peor).

La economía China a examen

Los últimos resultados financieros de la empresa parecen prefigurar esta sombría perspectiva. Informó de una pérdida de 2.500 millones de dólares en el reciente trimestre, tres veces mayor que en el mismo trimestre del año anterior. El crecimiento de los ingresos (9% interanual) fue el “más lento de la historia”.

Los ingresos del negocio principal de comercio electrónico de Alibaba en sus plataformas Taobao y Tmall se mantuvieron planos el pasado trimestre, ya que el valor total de las mercancías vendidas en las plataformas cayó en un solo dígito respecto al año anterior. Las ventas brutas de mercancías en marzo cayeron.

Se dice que la empresa está considerando -o quizás ya ha llevado a cabo (estas cosas son siempre turbias en China)- profundos recortes de personal. Se dice que la moral es baja. La dirección se ha negado a ofrecer a los inversores “orientaciones” sobre sus resultados futuros previstos (aunque siempre lo han hecho hasta ahora). El archirrival de la empresa, sometido a algunas de las mismas presiones, ha pulsado el botón del pánico:

  • “Tencent Holdings está despidiendo a gran cantidad de personas de sus departamentos de juegos y de tecnología financiera en medio de despidos masivos que comenzaron en marzo, ya que el titán tecnológico informa de un débil rendimiento en medio de una represión regulatoria y de la pandemia de COVID-19”.
Jack Ma, Alibaba.
 

Y así, por razones específicas (para la empresa) y generales (para China), el consenso se inclina en contra de invertir en Alibaba.

  • “Las acciones de Alibaba están baratas, pero no son una ganga: El campeón del comercio electrónico de China sigue recibiendo golpes desde múltiples flancos, pero un creciente malestar entre los consumidores se suma ahora a los vientos en contra de la regulación” (un reciente titular del WSJ)
  • “Las acciones de Alibaba están irresistiblemente baratas. Los inversores podrían querer aguantar”. (un reciente titular de Barron’s)

*Con información de Forbes US. 

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Publicidad
Publicidad