Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Las mujeres y la formación en administración

La verdadera inclusión pasa también por los protocolos y las políticas antiacoso y de inclusión, por los programas de clase y por la participación de mujeres en las discusiones.

Publicado

on

Mujeres

Por Cristina Vélez*

Para hacer una historia larga corta, los avances tecnológicos y los retos de la primera economía global mostraron que administrar capitales del volumen necesario para construir un ferrocarril transoceánico o producir carros en masa, por ejemplo, trascendía la capacidad de las redes familiares o de afinidad. El gerente —a propósito, en masculino— formado para liderar estos procesos y administrar el capital de alguien más, se convirtió en una de las instituciones clave del siglo XX y las Escuelas de Negocio, en su cuna. Estas comenzaron en Estados Unidos a principios de siglo y a mediados del mismo, América Latina siguió los pasos. Estas escuelas formaban gerentes —otra vez a propósito en masculino— para las industrias que estaban consolidándose.

Le puede interesar: Mujeres al mando: ¿la revolución de las juntas directivas?

La discusión sobre la administración hoy es afortunadamente diferente a la del siglo pasado. En las escuelas de administración hay un interés generalizado por la sostenibilidad, por la responsabilidad de las empresas con su entorno, por la formación de liderazgos transformadores e incluyentes, por los riesgos vistos integralmente, sobre el rol de las mipymes en el desarrollo, sobre la conexión entre las cadenas de valor y por supuesto, por la diversidad y la inclusión. Sobre todo, hay una mirada crítica sobre las instituciones asociadas a la administración y un interés apremiante por repensar la educación en negocios y en administración para responder a los retos globales. Tener una mirada de sostenibilidad e inclusión, es hoy un mínimo esperado de cualquier entidad que esté dedicada a formar administradores. 

Sin embargo, todavía falta mucho por recorrer, particularmente en la inclusión. El listado de los mejores MBAs del mundo del Financial Times, en el que, de paso, no hay ninguna escuela latinoamericana, mide entre varios factores el porcentaje de mujeres estudiantes y el de profesoras. El promedio de participación de mujeres estudiantes entre los 100 mejores MBA del mundo era de 44%. El promedio de profesoras mujeres en estos MBA era de 28%.

Ahora, los 10 mejores programas que son los que además tienen un mayor impacto en el salario de los egresados tienen en promedio una participación de 39% de mujeres estudiantes y 26% de profesoras. Y eso que estamos viendo una medición superficial. La verdadera inclusión pasa también por los protocolos y las políticas antiacoso y de inclusión, por los programas de clase y por la participación de mujeres en las discusiones.

En el momento, no tenemos información sistemática sobre cuántos casos de mujeres empresarias se revisan en estos programas, si tienen una discusión abierta sobre los sesgos. Menos, si están mirando las dimensiones interseccionales sobre el acceso a las mujeres y a las poblaciones diversas a la educación superior. 

Si en el siglo XX el héroe de la historia fue el gerente que trabajaba fuertemente en una empresa hasta el día de su pensión, las personas que serán protagonistas en el siglo XXI son las que entiendan que la sostenibilidad y la inclusión no son un adorno de la gestión productiva sino un pilar del funcionamiento de las organizaciones.  Por supuesto, las escuelas de negocio tenemos que reconocer nuestra historia y formar personas con esta mirada. Y para hacerlo, la tarea debe comenzar en casa, haciéndonos las preguntas correctas y transformando una clase a la vez. Así formaremos los y las administradoras que hoy necesitamos.

*La autora es decana de la escuela de Administración Eafit y miembro de Women
In Connection

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

#NuestraRevista Este es un artículo publicado en nuestra edición de la revista Forbes Colombia de julio.  Si desea recibir esta información de primera mano en nuestra revista física, ingrese a https://forbesdigital.publica.la/library para suscribirse.

 Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Publicidad
Publicidad