Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

‘Estamos listos para invertir en Colombia y apoyar el proceso de transición energética’

La embajadora de Australia en Colombia, Erika Thompson, mencionó que el país ocupa la quinta posición en su mercado global de estudiantes, siendo el más grande por fuera de Asia.

Publicado

on

Foto: Embajada de Australia en Colombia

Uno de los mayores retos de la economía global está el desarrollo de combustibles limpios que les permitan mantener su estabilidad energética sin dañar el medio ambiente. En dicha meta entra la producción de alternativas como el hidrógeno verde, azul y blanco, en los que Colombia ya tiene un plan a largo plazo.

Dichos esfuerzos han estado liderados por Ecopetrol, que proyecta una inversión anual cercana a los US$140 millones en promedio para el 2040, que será destinada a la producción de hidrógeno verde, azul y blanco, energético que aportará entre el 9% y el 11% a la meta de reducción del 50% de las emisiones de alcance uno, dos y tres al 2050, según comunicó la empresa.

Estos avances han atraído la atención de naciones como Australia, que destaca por ser el país líder en los planes de producción de este combustible limpio y que ya ha manifestado su interés en apoyar a Colombia en estos esfuerzos.

“Estamos trabajando muy estrechamente con Ecopetrol y la industria colombiana para ayudarles a prepararse para ello (…) Tenemos alrededor de 5.000 científicos que realizan investigaciones sobre todos los temas posibles de asesoramiento político al gobierno para trabajar con la industria a fin de prepararla para los futuros desafíos”, dijo la embajadora de Australia en Colombia, Erika Thompson.

En entrevista con Forbes Colombia, la diplomática aseguró que el país más grande de Oceanía está interesados en una inversión en Colombia y en el proceso de construir el sector colombiano para que esté listo en las metas globales de transición energética.

El panorama

Thompson aseguró que, en los últimos años, se ha visto un auge en las empresas australianas para interesarse en Colombia. De hecho, a finales de 2021 se registraron casi US$2.000 millones de inversión en infraestructura enfocada a la gestión de carreteras.

Entre las empresas clave dentro de dicho escenario se encuentran Macquarie Capital, el mayor inversor de infraestructura en el mundo, y la administradora de inversiones IFM Investors, que ocupa el cuarto lugar en este tipo de negocios, agregó la embajadora.

Las otras grandes áreas de inversión han sido las energías renovables. En este aspecto se ha destacado Fortescue Future Industries, empresa considerada como el gran inversor australiano en hidrógeno verde en todo el mundo. Y es que, al observar su actividad en la región, no solo identificaron y anunciaron proyectos en Argentina y Brasil, sino que manifestaron su interés por tener un proyecto en Colombia.

“Están en conversaciones activas con el gobierno, buscando oportunidades, y si ese tipo de proyecto sale adelante, estás hablando de una inversión de miles de millones de dólares y un presente a largo plazo escuchando a Colombia”, añadió la embajadora.

Cabe destacar que Fortescue firmó un proyecto con la empresa de energía alemana llamada E.On, que involucra el suministro de cinco millones de toneladas de hidrógeno para 2034. Si bien gran parte de esa cifra provendría de la producción en Australia, también va a tener que venir de otros lugares. Por lo tanto, “ya no es sólo una conversación hipotética sobre el hidrógeno. A menudo se habla de él como un mercado futuro, pero ya no lo es”, según Thompson.

Unido a ello, Australia también cuenta con una gran presencia en el sector de los minerales. Esto es clave si se tiene en cuenta que, tanto en Colombia como en la región, el foco de esta industria se ha centrado en los minerales críticos, aquellos que se necesitan para hacer efectiva la transición energética y el alejamiento del carbón.

“Las grandes empresas australianas están devorando sus activos de carbón y se están moviendo hacia los minerales críticos para la transición energética, por lo que Colombia es una buena oportunidad para el cobre, el níquel, y posiblemente el litio. Se trata de un enfoque real para la transición energética y dejar de lado las exportaciones tradicionales de carbón”, señaló Thompson.

Lo cierto es que estos escenarios han permitido que Australia y Colombia intercambien experiencias de datos y soluciones políticas para compartirlas entre ambos gobiernos, aspecto que la embajadora calificó como la mayor ventaja en la relación bilateral. Sin embargo, hay otro aspecto a tener en cuenta…

Memorándum de entendimiento

La ministra de Educación, Maria Victoria Angulo, anunció la firma de un Memorando de Entendimiento con el Departamento de Educación y Habilidades del Gobierno Australiano, para trabajar conjuntamente en acciones de educación, formación e investigación. Esto ocurrió durante la Skills Summit de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde), realizada del 24 al 25 marzo en Cartagena.

Lo cierto es que este es el segundo memorando que suscriben Australia y Colombia, ya que el primero tuvo vigencia desde 2009 hasta 2019. Con el nuevo documento, el verdadero foco de atención está centrado en la formalización del acuerdo de cooperación, asegurándose de que está abierto, y sobre la construcción de un marco conjunto con proyectos específicos.

Por el momento, esos proyectos estarían centrados en la educación internacional con el propósito de ayudar a Colombia a construir su propia estrategia de internacionalización. Parte de ello está enfocado en el reconocimiento de las calificaciones, la evolución de la educación en línea y la educación transnacional, así cómo su integración en el sistema. Gran parte de eso gira en torno a la garantía de calidad.

El otro punto de interés para el gobierno australiano es el sector de formación profesional, dado que tiene un alto perfil en Australia. Al respecto, Thompson recalcó que, hoy en día, el 54,4% de todas las empresas en Australia lo utilizan.

“El gran enfoque se centra en la integración y en conseguir que la industria ayude a desarrollar los cursos con el intento de llevar esa metodología a Colombia. En este momento, el enfoque está en el sector minero, la energía renovable, la hostelería y el turismo”, añadió la embajadora.

En línea con lo anterior, cabe mencionar que el gobierno australiano tiene otro Memorando de Entendimiento en desarrollo que está esperando firmar, y que se enfoca en sobre cooperaciones de investigación entre Australia y Colombia, sobre todo en áreas como agricultura, además de las ya mencionadas energías renovables y minería.

Auge en educación

El sistema australiano se centra principalmente en cuatro principios: la calidad, la innovación, la empleabilidad y la accesibilidad para todos. Todo esto se conjuga en una estructura donde la industria y la educación colaboran estrechamente.

Para Thompson, este es uno de los puntos fuertes, sobre todo gracias a la presencia de instituciones como la Comisión Nacional de Competencias, organismo gubernamental independiente que evalúa las universidades, el mercado laboral y las futuras necesidades de competencias emergentes. Esto para que los estudiantes sean empleables.

El plan adquiere sentido si se tiene en cuenta que hasta 86% de los graduados en Australia tienen un empleo a tiempo completo en cuatro meses. Las cifras aumentan en el caso de aquellos que cursan maestrías y posgrados, pues el 90% de aquellos que culminan dichos estudios consiguen empleo antes de cumplirse el primer tercio del año.

“Al igual que Colombia, somos una economía que se beneficia de excelentes recursos. Si no equipas a tu gente en las habilidades que necesitan para afrontar los retos del mañana, no puedes aprovechar los activos naturales que tienes”, afirmó Thompson.

Dichas similitudes han llevado a un creciente interés de los colombianos por viajar a Australia. Para 2019, el país llegó a su número más alto de estudiantes en Australia antes de la pandemia de Covid-19 con poco más de 20.000.

Sin embargo, las proyecciones para este año apuntan a duplicar esa cifra, ya que desde la reapertura de las fronteras en diciembre del año pasado hasta el cierre del primer trimestre de 2022, se han registrado casi 11.000 colombianos para estudiar en Australia.

Cabe destacar que, antes de la pandemia, Colombia era el séptimo mercado de estudiantes para Australia. Sin embargo, tras la irrupción del virus y el aumento de estudiantes en los tres primeros meses de 2022, el país subió a la quinta posición. De esta manera, se posicionó como el mayor mercado a nivel mundial fuera de Asia.

Incluso, Thompson destacó que, en los últimos 50 años, Australia ha tenido 2,5 millones de estudiantes internacionales. “Esto significa que, cuando entras en un aula en Australia, estás sentado estudiantes de Asia, de Europa, de América, de África. Es una experiencia diferente y añade un gran valor”, destacó.

En el caso colombiano, el mercado comenzó a dispararse hace 15 años, aunque inicialmente se posicionó como un destino idoneo para aprender inglés. No obstante, cuando la gente llegó, se dio cuenta de que el sistema educativo “realmente tenía un nivel excepcional”.

Ante la ampliación del mercado, unida a la alta demanda de estudios de postgrado, el gobierno decidió hacer una encuesta para tratar de entender cuáles eran las preferencias de los colombianos en materia de educación superior internacional. Las prioridades fueron calidad, costo, capacidad de trabajar y una experiencia positiva en estilo de vida.

“El sistema australiano, a pesar de tener la reputación de ser difícil, es en realidad el más sencillo y el que menos complicaciones tiene para cuando alguien quiere trabajar. Además de que tienes derechos de trabajo automáticos en Australia con un visado de estudiante, tenemos uno de los salarios mínimos más altos del mundo y una de las tasas de desempleo más bajas, que llega a 3,9% por lo que significa que serás capaz de mantenerte en Australia”, concluyó Thompson.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad