Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Genios Digitales 2022

El futuro está en la nube: estas son las perspectivas de Colombia para una industria clave

Los avances tecnológicos que se han logrado en Colombia ya permiten que herramientas como la nube pública puedan consolidarse. Sin embargo, aún hay algunos retos para que el país pueda aprovechar al máximo una industria clave para la economía global en la próxima década.

Publicado

on

Foto: Getty Images

Por: Kevin Bohórquez y Sebastián Montes

La nube digital ha probado ser un beneficio para las empresas: al optimizar los costos de infraestructura local, ha contribuido tanto al aumento de la productividad de los equipos, así como a la generación de niveles adecuados de protección de datos. No obstante, aún enfrenta retos importantes.

Lo que vive hoy el mundo es la aceleración de la digitalización y el principal desafío es cambiar la mentalidad de las empresas frente a estos procesos. 

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) demostró que 72% de las empresas conocen y utilizan la tecnología de la nube. Pero las barreras que enfrentan en su transformación digital pueden ser considerables.

Para el presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), Alberto Samuel Yohai, una de las ventajas más notables está en que la nube ayuda a facilitar de forma más efectiva el acceso a la data con los permisos necesarios, según el rol de cada uno de los colaboradores de la empresa. Esto controla, segmenta y permite generar trazabilidad de quienes acceden y utilizan la información.

Por su parte, el country manager de Google Cloud en Colombia, Juan Pablo Consuegra, sostuvo que la nube es mucho más que almacenamiento de datos. “La nube ofrece poder computacional distribuido al servicio de la resolución de problemas complejos, dando escala y también elasticidad a las operaciones de IT de una organización, por ende, empresas de todo tipo y tamaño buscan un aliado para impulsar transformaciones profundas, como la manera en la que operan hasta la reinvención de su modelo de negocio”, añadió.

Un reflejo de esta nueva visión es el crecimiento en la inversión en Latinoamérica: según estimaciones de IDC, los servicios en la nube representan 35% de los gastos que las empresas realizarán en tecnología de IT entre 2020 y 2023, cuya cantidad estará alrededor de los U$460.000 millones.

En términos de legislación, el gerente general de Oracle Colombia, Germán Borromei, explicó a Forbes que una nube pública en Colombia es un beneficio para las organizaciones que tienen restricciones con el envío de datos fuera del país.  La menor latencia reduce el tiempo y los costos de comunicación, lo que implica que los usuarios van a tener mejor servicio porque sus datos están alojados en Colombia directamente.

Gracias a ello, la presidente de SAP para el Norte de Latinoamérica y el Caribe, Marcela Perilla, resaltó que “muchas empresas en crecimiento están considerando los servicios en la nube para garantizar que sus sistemas sean lo suficientemente confiables para afrontar los cambios del mercado y satisfacer las necesidades que se presentan desde la cadena de suministro hasta la experiencia del cliente”.

El rol de los data centers

Según Yohai, Colombia tiene una “gran oportunidad” para reforzar los data center en el país por su ubicación geográfica y la cantidad de cables submarinos de fibra óptica disponibles. 

“Por ello han llegado algunas de las empresas más importantes en este espacio. Hacia adelante, esto puede significar un nuevo rubro muy importante para el país relacionado con la tercerización del data hosting para la región, equivalente a la exportación de nuevos servicios”, sostuvo.

Lo anterior tiene sentido si se tiene en cuenta que el ritmo de construcción de data centers en Europa es de 9%, mientras que América Latina alcanza 15%, según análisis realizados por Oracle. De hecho, Colombia destaca como una de las naciones con avances más veloces en la adopción de nube. Por ello, Borromei apuntó que la llegada de una nube pública de clase mundial al país “aceleraría muchos procesos para ayudar a crecer la industria de la tecnología y modernizar todas las organizaciones en el país”.

Por ello, Oracle anunció como socio estratégico a Claro a mediados de agosto, cuando se conoció la inversión de US$200 millones que el gigante tecnológico destinará al desarrollo e implementación de soluciones digitales para pymes y grandes compañías del país, así como en la conexión de 20 ciudades con red de fibra óptica.

Borromei también destacó que Oracle escogió el Data Center Triara, propiedad de Claro, para que Colombia y otros países de la región “cuenten con una propuesta de valor en bases de datos y aplicaciones de middleware, con una menor latencia y alta disponibilidad de datos en nuestro territorio”. Para la adecuación de dicha infraestructura en términos de ciberseguridad y alojamiento de la nube de manera local, Claro anunció una inversión de aproximadamente US$25 millones.

Según el ejecutivo, estas alianzas llegan justo cuando se requieren más empresas de base tecnológica, desarrolladores, expertos que ayuden a las organizaciones a transformar productos y servicios para disminuir costos mientras mejoran y agilizan el servicio.

“Con este nuevo data center, los servicios de nube facilitan que emprendedores, empresas pequeñas y compañías de base digital tengan la flexibilidad de experimentar con diversos modelos e ideas de negocio a bajo costo. Estos proyectos aceleran el desarrollo del país, la innovación local, la competitividad y la posibilidad de insertarnos más rápido en la dinámica global de la economía 4.0”, resaltó Borromei de Oracle.

Si bien los data centers son clave para el desarrollo de la industria y el desarrollo económico del país, su evolución va más allá. Al respecto, Consuegra señaló que Google ya se está enfocando en regiones de nube, que son infraestructuras dedicadas a atender servicios de almacenamiento para la empresa y el sector público que otorgan beneficios como la baja latencia, la capacidad para transformar y modernizar su infraestructura de TI y ayudar a afrontar los desafíos digitales.

Según los datos del IDC, el gasto mundial en cloud superará los US$1,3 billones en 2025. Así que tener una región de nube en Colombia “solo traerá oportunidades y se convertirá en una ventana a la innovación y a la nueva economía”, de acuerdo con Borromei.

El vicepresidente de innovación de la Andi, Santiago Pinzón, aseguró a Forbes que las condiciones para que las empresas se suban a la nube están dadas, van a aumentar y son una gran oportunidad para que Colombia sea más productiva y sostenible. Si bien falta lograr el 100% de acceso a internet –objetivo que se debe alcanzar a 2026–, asegurando que el país lidere en adopción de tecnologías 5G, el ejecutivo destacó que Colombia “tiene una mejor conectividad para el uso de estas herramientas”.

Aporte a la economía

Uno de los principales problemas por los que fracasan las pymes es la incapacidad de manejar un esquema de gastos y ahorros independientes entre el ente empresarial y el familiar, así como la falta de educación financiera. En línea con ello, Pinzón reveló que Colombia aún tiene hasta 32% de empresas con registro mercantil y 58% de compañías sin registro mercantil que ni siquiera llevan contabilidad.

De ahí que iniciativas lideradas por Colombia Compra Eficiente, Innpulsa y la Cámara de Industria Digital y Servicios de la Andi, entre otros actores, permitan que el uso de la nube avance. Esto adquiere relevancia si se observa el valor de mercado y generación de riqueza que van a generar plataformas como la propia nube, la realidad virtual, la tecnología blockchain e inteligencia artificial. Según cifras de Oracle, se estima que llegarán a US$55.000 millones en los próximos 10 años.

Dicho panorama da cuenta de la necesidad de liberar el potencial de la transformación digital de Colombia. No obstante, Consuegra aseveró que esto solo ocurrirá si las empresas y organizaciones de todos los sectores pueden acceder a tecnología de punta para crear soluciones innovadoras a diferentes problemas. 

“La nube se convierte en un habilitador para el machine learning y la inteligencia artificial. A su vez, puede hacer realidad las transformaciones digitales de las empresas gracias a la data y la analítica, valores agregados que se convierten en una ventaja competitiva para ser más eficientes y capitalizar oportunidades, y así tomar mejores decisiones”, explicó. 

Pinzón recalcó que el verdadero reto es la falta de cultura, especialmente en las pequeñas y medianas empresas que no han cerrado su brecha tecnológica y que carecen de nociones digitales como el uso de un correo electrónico o un sitio web.

Si bien realizar la transición a la nube requiere de un presupuesto inicial para la migración de los sistemas actuales de las compañías que reflejan un legado de sistemas informáticos y gestión empresarial, esta tecnología permite elasticidad de acuerdo con la demanda, así como un consumo predecible y la posibilidad de ir incrementando cargas de manera natural. 

Los expertos coinciden en que el escenario está preparado, por lo que solo es cuestión de apoyar al sector privado para integrar a la economía nacional una industria que será imprescindible para el éxito de cualquier sector en el corto plazo.

#NuestraRevista | Este es un recuento de los artículos publicados en nuestra edición de la revista Forbes Colombia de octubre.  Si desea recibir esta información de primera mano en nuestra revista física, ingrese aquí para suscribirse.

Publicidad
Publicidad