Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Stock options: Por qué es importante darlas a los empleados

¿Qué opina sobre dar la opción de que su equipo pueda adquirir acciones de su startup? Entérese de los pros y contras al rededor del tema.

Publicado

on

Stock options u opciones, son un vehículo financiero donde un miembro del equipo de un startup recibe un derecho a comprar acciones de la compañía. El objetivo es que, si el startup se lanza en bolsa o es comprada, esas opciones se convierten en acciones. 

En Latinoamérica el concepto casi no existe. Tenemos una cultura de empresa dueño/empleado muy arraigada donde el dueño crea su negocio con recursos propios o préstamos, toma 100 % del riesgo, y de las utilidades. Los empleados no piensan que ser socios del negocio es siquiera una posibilidad. Esto crea una dinámica intrínseca de ellos, los dueños, y nosotros, los empleados. 

En Estados Unidos, el modelo de un startup financiada Venture Capital es distinto. Este conecta a emprendedores y fondos de capital para alinear incentivos, atacar un problema y así crear una gran empresa. 

Lea también: Las ‘ganancias’ que quedan tras el fracaso de un startup

Incentivos de los fundadores:

La motivación del fundador varía, hablaré de ella en el futuro. Es una mezcla de impacto, pasión por resolver un problema, crear un gran equipo, y para algunos, el potencial de grandes ganancias. Seamos claros; hacer un startup con fines puramente económicos es irracional. El salario de un fundador es inicialmente paupérrimo – muchos ni se pagan por más de un año – y aunque hay una posibilidad de gran éxito, aproximadamente 90 % de los startups fallan. Así como por cada Shakira hay miles cantantes desconocidos, por cada Zuckerberg hay cientos de miles de intentos fallidos. 

Incentivos de los fondos:

Para los fondos de capital, el incentivo es económico. Sus Limited Partners invierten bajo una tesis específica. Por ejemplo, en empresas de health-tech en Latinoamérica, o plataformas de software en Estados Unidos y con un objetivo de retorno de 3 a 5 veces el capital invertido en 10 años. 

Incentivos de los empleados:

Los primeros empleados del startup son claves porque trabajan igual que los fundadores. En EE. UU., para incentivarlos se separa un grupo de opciones (-10 % de la empresa) a repartirse entre ellos. Las opciones son clave para contratar gran talento. A una súper ingeniera en Nueva York no se le puede pagar lo mismo que en Google, pero ofrecerle un porcentaje de la compañía puede significarle millones de dólares si la empresa es exitosa.

Desbalance entre Latinoamérica y Estados Unidos:

Cuando una persona decide trabajar en un startup, lo hace por los mismos motivos que los fundadores. Los sacrificios también son muy similares: salario bajo, horas de trabajo largas, estrés por resultados, probabilidad de quedarse sin trabajo. Aunque la responsabilidad es de los socios, un empleado comprometido sufre igual. Pero, como recibir opciones no es común en Latinoamérica, usualmente no reciben, ni las esperan.  

¿Por qué deberías entregar un paquete de opciones para los empleados? Porque un empleado está tomando los mismos riesgos que los socios, pero sin participación, no hay posibilidad de hacer fortuna. 

Lea también: La forma más efectiva de solucionar los problemas del país

Creamos nuestro negocio sobre las espaldas del equipo. Si llegamos a ser exitosos, hacemos una fortuna. ¿Cómo puede estar bien que si un startup tiene éxito, solo inversionistas y fundadores tengan grandes ganancias? Puede que en EE. UU. se haga para atraer y retener talento, pero no es justificación. No dar participación al equipo es morally bankrupt

En nuestro startup, Truora el ownership es un valor clave porque todos somos dueños. Nuestra decisión es consistente, 100 % los empleados reciben opciones y punto. He hablado con más de 50 fundadores del tema y sé que mi posición es controversial y hago parte de la minoría. 

Según LAVCA, en LatAm solo -18 % de startups dan opciones a algunos empleados. ¿A todos los empleados? prácticamente ninguno.   

Estos son los contraargumentos de la mayoría:   

  • Nadie valora las opciones, solo preguntan por salario y van a donde paguen más.
  • Cuando doy la alternativa de más salario, o un paquete de opciones eligen el salario siempre.
  • Le pregunté a los candidatos si sabían que es una opción, diez de diez responden que no tenían idea.
  • Le di opciones a algunos del equipo y la productividad no cambió.

Comparto absolutamente estas observaciones. Lo irónico es que una fundadora valora sus acciones más que nada, pero para un empleado no son nada. Para el fundador, dar opciones es muy valioso, pero el empleado no lo aprecia.

Esta es mi conclusión: Si no vas a enseñarle a tu equipo por qué es tan importante tener stock options, no les des participación.

Pero por favor, entrega opciones a tu equipo y explícales cómo funcionan. Probablemente no valgan nada, igual hazlo. Porque generan sentido de pertenencia, alinea incentivos, y si como empleado supieras lo mismo que como socio, harías lo que fuera por ellas. Porque así no lo aprecien, en el futuro lo harán, y así no lo aprecien, hazlo. Porque es lo correcto. 

La startup de la semana:

Se trata de Asostartups, una asociación fundada por Mariana Velázquez y 16 emprendedores que se han unido para apoyar emprendimientos en la región. 

¿Qué hace? 
Nacida hace pocos meses y creciendo en miembros rápidamente, Asostartups es una asociación de emprendimientos que presta servicios de educación, acompañamiento, y soporte en levantamiento de capital. 

¿Por qué es cool?
El ecosistema está creciendo pero todavía es muy joven. Esta iniciativa permite la colaboración, apoyo y fortalecimiento de todo tipo de emprendimientos. Su objetivo principal es aumentar la probabilidad que sus asociados lleguen al éxito, una gran misión. 

Contacto:
LinkedIn: Daniel Bilbao
*El autor es fundador y CEO de la empresa Truora, que tiene como objetivo combatir el fraude en Latinoamérica. Trabajó en la banca de inversión en Wall Street, es consejero y miembro de juntas directivas de varias ‘startups’ y hace angel investing.

Red Forbes

Los ‘intolerables’ o trampas del desarrollo

Con el crecimiento de la clase media los gobiernos nacionales enfrentan otro reto: cómo suplir eficientemente las necesidades de esta población.

Publicado

on

A finales de octubre estuvo en Bogotá el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, José Angel Gurría, acompañado de su equipo de trabajo. El propósito de la visita, la formalización del proceso de adhesión de Colombia a dicha organización.

Durante su estadía, los funcionarios llevaron a cabo varias reuniones con el gobierno y con el sector privado y, en todas, se hizo un gran énfasis en lo que esta organización llama el desarrollo en transición, característico de la América Latina de hoy, así como en la necesidad de enfrentar las trampas del desarrollo que se derivan del mismo.

La Ocde, en su informe “Perspectivas Económicas de América Latina 2019”, señala cómo en la región, pese a que el ingreso nacional ha aumentado en los diferentes países, no ha habido mayores avances en las condiciones de bienestar de la población. Si bien, algunos indicadores mejoraron más de lo esperado dado el crecimiento del PIB, como la esperanza de vida, la cobertura de educación primaria, la vinculación social y la calidad del aire, otros lo hicieron menos rápido.

Como resultado, Latinoamérica se mantiene rezagada en los indicadores claves para el bienestar como son los índices de violencia, desigualdad del ingreso e informalidad.   

Lea también: Ocde dice que Colombia mantendrá su crecimiento, pese al entorno

No es por tanto sorprendente que en varios de los países de la región se hayan presentado manifestaciones de insatisfacción, sin que esto signifique, por supuesto, que se justifique la violencia que las acompañó.

Por el lado positivo, los mayores niveles de ingreso se tradujeron en menor pobreza y hoy en la mayoría de países, la clase media supera a la población en pobreza. Al mismo tiempo, sin embargo, este gran logro terminó por imponerle nuevos retos a los países. La creciente clase media aspira y exige mejores servicios e instituciones públicas de mejor calidad, que desafortunadamente, la institucionalidad existente no es capaz de atender. El resultado, una enorme desconfianza de la población en las instituciones.

” Ya no se trata solo de mejorar el ingreso, sino también, el bienestar de la población, con todo lo que esto implica”.

Rosario córdoba garcés.

Colombia, por su parte, no es ajena a esta nueva caracterización del desarrollo. Al igual que en el resto de países de la región, la clase media hoy es mayoría, lo que significa un gran avance, aunque no lo suficiente, para mejorar las condiciones de vida de la gente.  

Ya no se trata solo de mejorar el ingreso, sino también, el bienestar de la población, con todo lo que esto implica. En otras palabras, es concebir el desarrollo desde una perspectiva multidimensional que permita enfrentar los problemas complejos que afectan la productividad, la inclusión y el desarrollo sostenible. La Ocde los describe como trampas del desarrollo, en tanto que el Consejo Privado de Competitividad, CPC, los considera los “intolerables”, porque simplemente no se pueden tolerar más.

Y, aquí, es donde la buena política pública juega un rol esencial. De hecho, este es el foco de la presentación del CPC en el lanzamiento reciente del Informe Nacional de Competitividad 2019 -2020.  Los intolerables planteados por el CPC están relacionados con problemas de las instituciones, la educación, el empleo, el sistema pensional, el comercio exterior, la sostenibilidad ambiental y las brechas entre territorios.

Enfrentar los intolerables a la vez que se priorizan algunas acciones enfocadas en las fuentes de crecimiento de la productividad, el determinante más importante del ingreso y del crecimiento de largo plazo, es el camino hacia la prosperidad.

Por: Rosario Córdoba Garcés
* La autora es ​Presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

Seguir Leyendo

Red Forbes

¿Cómo construir cultura corporativa en una startup o pequeña empresa?

En algunas empresas lo llaman recursos humanos, en otras gestión del talento. Ahora estos procesos son “cultura y valores”. ¿Por qué?

Publicado

on

Como fundador, emprendedor o empresario tal vez usted se ha hecho preguntas relacionadas con cómo generar un lenguaje común entre sus colaboradores y que la dinámica corporativa guarde unidad en el propósito y los valores por los cuáles se creó la empresa.

Construir una cultura en una startup o pequeña empresa es uno de los principales retos que afrontamos actualmente, incluso cuando nos vemos frente a ecosistemas diversos como lo son las organizaciones que agrupan decenas o centenas de personas cada una con sus respectivos deseos, anhelos y miedos.

Es normal que el área de cultura y valores, como aquí proponemos, no sea lo primero que cree funcionalmente, pues probablemente esté aplicando recursos financieros, energéticos y humanos en adquirir y retener clientes, desarrollar producto y tecnología, aceitar sus operaciones y mantener un adecuado equilibrio económico y de fundraising

Y, entonces, ¿quién gestiona el equipo, su talento, la cultura y los valores?  Respuesta sencilla pero compleja de implementar: Usted y sus socios cofundadores. Simplemente es una función que difícilmente puede delegar en las primeras etapas de su construcción empresarial.

Lea también: ¿Puede la subcontratación representar un riesgo para su empresa?

Gestionar equipos pasa por adquirir (headhunting) y retener el mejor talento que se adapte a su empresa. Recuerde que no hay “gente mala” sino tal vez “mal ubicada”, y ahí los lideres tienen una responsabilidad relevante en que las personas estén felices y motivadas de cara a sus funciones cotidianas y más estratégicas. 

También se debe propiciar un ambiente abierto de comunicaciones donde se capturen ideas y así mismo propiciar un desarrollo de carrera a sus empleados independientemente del tamaño de su organización.

Las startups y pequeñas empresas se caracterizan por generar ambientes y cultura que permiten una comunicación abierta, en estructuras horizontales con jerarquía en función de la información y un ambiente de resolución de problemas creativos. Ahora bien, ¿cómo generar esa identidad y unidad de cultura a lo largo de tu empresa? En mi opinión, a través de estos elementos:

1. Ejemplo:

Sea el ejemplo. Como líderes de su empresa, usted y tus socios deben ser los primeros en demostrar cómo se deben crear las rutas de decisión, los apetitos de riesgo, el ritmo y cadencia de ejecución, la autonomía y el empoderamiento responsable. El ejemplo también le permite moldear los valores y los sellos de ética que quiere para su empresa.    

2. Consistencia:

Busque tener estabilidad y coherencia en la dinámica de decisiones y ejecución. Es natural que debamos explorar nuevas y mejores formas de hacer las cosas. El cambio es inherente al crecimiento. Sin embargo, no negocie tener consistencia entre lo que se piensa, se siente, se dice y se hace. Las personas valoran culturas que persisten en el tiempo.

Lea también: Bill Gates recomienda no tomar descanso tras la creación de una empresa

3. Nuevas adquisiciones:

Según el perfil de la gente nueva que va sumando a su empresa, puede mandar los mensajes adecuados de la cultura que quiere impregnar en su compañía, siempre y cuando estas adquisiciones estén alineadas con su empresa y se conviertan en referentes y promotores de sus valores.

4. Recompensas y consecuencias:

Si alguien tiene un performance extrarodinario y hay un entorno positivo, hágalo saber no solo con premios económicos sino también con aquello que la persona valora. También en momentos de equivocaciones, debe tomar el timón y la dirección del barco y así mostrarle a su equipo la ruta que debe tomar la empresa.

Por último, recuerde que la cultura también se nutre de la diferencia y su aceptación.

Contacto:
LinkedIn: Esteban Velasco
*El autor es CEO y cofundador de Sempli, fintech líder en préstamos para pequeñas empresas en Colombia; Además, es cofundador y miembro de comité de inversiones del fondo de venture capital Velum Inverlink.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Los ‘pañitos de agua tibia’ del Gobierno de Iván Duque

Desde que inició el paro nacional el mandatario no se ha podido conectar con el sentimiento de indignación del pueblo y su protesta social.

Publicado

on

Desde el jueves 21 de noviembre que movimientos sociales y organizaciones convocaron a la población a paro nacional, el Gobierno de Iván Duque ha dado palos de ciego para responder a las demandas, demostrando no solo desconexión con el sentir de los manifestantes, sino una bajísima capacidad de gestión en poner en marcha cambios en políticas públicas y sociales.

El paro reflejó un nuevo tipo de manifestación popular; evidenciada en un espontáneo “cacerolazo”, que desde barrios, comunas, ventanas de conjuntos residenciales y calles mostró, en redes sociales y canales de televisión, a una sociedad indignada y pidiendo un cambio.

El presidente Duque respondió con indiferencia y con una anodina alocución presidencial pre grabada cargada de lugares comunes y mensajes retóricos que no respondían en nada a la indignación ciudadana.

Lea también: Debate por los páramos, metido en una botella

El viernes 22, segundo día de paro; ciego, sordo y mudo con la población y en medio de asonadas en algunos lugares, que generaron pánico entre los habitantes en la noche y amanecer del tercer día, Iván Duque prefirió sentarse con los empresarios, en lugar de hacerlo con los líderes de la protesta social.

Al tercer día, el Presidente planteó que solo 72 horas después abriría una mesa de conversación, mientras que la indignación crecía. Desconectado del país, el Presidente, sus ministros, asesores en política social y comunicación, confirmaban que las demandas de los ciudadanos podían esperar.

“El presidente Duque no solo confirma su indolencia con las demandas del país, sino que sus medidas son insuficientes y poco menos que precarias”.

Carlos Andrés Arias.

La violencia de vándalos en medio de la protesta y el uso excesivo de la fuerza del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional (Esmad), llevaron la situación al extremo en el cuarto día del paro. Más de una veintena de videos en redes sociales confirman la agresión injustificada del Esmad, siendo la más grave el disparo a Dylan Cruz, joven de 18 años.

Reportes oficiales también señalan que 300 policías están heridos, uno de ellos de gravedad con la perdida de un ojo y otro que finalmente falleció. Entonces, presidente Duque llamó a los Alcaldes y Gobernadores que se posesionarán en enero de 2020 y siguió sin sentarse con los líderes del paro.

El ‘diálogo’:

El lunes 25 optó por delegar en la Vicepresidenta y en el Director del Departamento de Administrativo de la Presidencia, una #ConversaciónNacional que recogería las demandas de la ciudadanía hasta el 15 de marzo. Es decir, una conversación que duraría más de 100 días, en un escenario crítico que para ese lunes cobró la vida Dylan, asesinado por el Esmad.

El presidente Iván Duque no solo confirma su indolencia con las demandas del país, sino que sus medidas, siendo la más reciente, tres días sin el Impuesto de Valor Agregado (IVA), en medio de demandas por la reforma tributaria y pensional, son insuficientes y poco menos que precarias.

Demuestra que no entiende que la gente lo reclama a él sentado con los colombianos, que demanda humildad, solidaridad y en especial medidas de corto plazo. Sin retórica y eufemismos de comisiones de diálogos eternos.

Contacto:
LinkedIn: Carlos Andrés Arias Orjuela
*El autor es docente de la maestría de Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Las ‘ganancias’ que quedan tras el fracaso de un startup

Lo más importante es el valor de la experiencia de quienes participan en el proceso emprendedor.

Publicado

on

Es el momento de los startups en latinoamérica. Existen grandes oportunidades para quienes deciden emprender y cada vez más personas se están animando a dar el salto y más excelentes equipos atacan problemas interesantes. Sin embargo, la opción de iniciar un startup no está libre de riesgos, más bien es un juego high risk high reward (gran riesgo, gran recompensa).

Existe poca información de cuántas startups fracasan en Latinoamérica, pero rigiéndonos por números de Norteamérica, según CBInsights, de más de mil startups que tienen una ronda semilla, solo el 33 % llegan al éxito. Si incluimos las que no llegaron a una ronda de financiación inicial, el número de fallas asciende a cerca del 90 %.

En Latinoamérica debe pasar igual, el nivel de falla de startups debe ser alto.

Existen múltiples razones para esto: timing del mercado, no encontrar product-market-fit, discusiones entre emprendedores, cambios socio-económicos imprevistos, problemas de ejecución, y hasta mala suerte. 

Es normal que los negocios nuevos quiebren, más aún cuando involucran innovación, un común denominador en los startups. Pero, al igual que con cualquier fracaso, las enseñanzas que quedan son muy valiosas y alimentan el ecosistema.

Visto desde afuera, la dinámica suena catastrófica. Trabajar en un startup, con un gran equipo, que tiene una misión importante y está motivado para lograrlo, es de lo más satisfactorio que se siente en la vida profesional. Hablando por experiencia personal, cuando dicho startup ‘fallece’ es de lo más doloroso. 

Cuando un startup muere, también hay efectos positivos:

El alto grado de fallas es, irónicamente, un gran beneficio para el ecosistema. Como el árbol que muere en el bosque y nutre a todos a su alrededor, fortaleciendo al resto.

Así es como funciona: un equipo hace parte de un startup, trabaja e investiga aprendiendo muchísimo en muy poco tiempo. Posteriormente, cuando el startup fracasa, es probable que estas personas deseen hacer parte de un nuevo emprendimiento o que inicien uno por su cuenta. 

De esta manera, todo el conocimiento obtenido en la primera experiencia se transmite y se aprovecha en la siguiente iteración. De hecho, se distribuye entre muchas otras startups y se alimenta el ecosistema. 

Hoy despedimos a un gran startup:

Entre mejor sea el equipo, más impacto puede tener, en especial en otras empresas del mismo sector. Lamento informar que el día de hoy, uno de los mejores equipos de fintech en Colombia, Alkanza, deja de operar. 

Este startup de fintech se dedicaba a democratizar el acceso a inversiones en bolsa creando un robo-advisor que permitía a todas las personas invertir en el mercado de capitales de manera rápida y simple. 

Es muy pronto para hacer un análisis profundo, pero las causas principales fueron la lenta adopción del producto usando un canal de partnership y la dificultad de escalar el modelo de negocio. 

De lo que no cabe duda, es que desde el management team, pasando por inversionistas, partners y hasta el último hire, el equipo de Alkanza es de lo mejor de latinoamérica y ahora alimentarán el ecosistema.

Para todos los fundadores y fundadoras, que están buscando fortalecer sus equipos les tengo buenas noticias. Los alumnos-Alkanza, se han organizado, y pueden ver sus perfiles y contactarlos aquí. Todos sabemos lo difícil que es encontrar talento con experiencia y disponibilidad. Así que tendrán que moverse rápido porque no estarán mucho tiempo en el mercado. 

Hoy debemos cambiar el mindset, entender que con grandes innovaciones vienen niveles de fracaso altos, pero también de éxito. Y al equipo de Alkanza, que tanto respetamos todos, les dejo un mensaje de ánimo y aliento. Estoy seguro que están pasando por un momento difícil, pero que volverán a intentarlo y tendrán éxito.  Yo personalmente, como muchos, no dudaría un segundo en invertir y trabajar con ustedes en su próximo proyecto. Gracias por el esfuerzo y gracias por intentarlo. 

Mensaje al lector:
Alkanza tiene más de 40 talentos en ingeniería, producto, diseño y otras áreas que seguro te pueden beneficiar a ti o a emprendedores y emprendedoras que conozcas. Comparte este articulo para nutrir el ecosistema. Muchas gracias.

Contacto:
LinkedIn: Daniel Bilbao
*El autor es fundador y CEO de la empresa Truora, que tiene como objetivo combatir el fraude en Latinoamérica. Trabajó en la banca de inversión en Wall Street, es consejero y miembro de juntas directivas de varias ‘startups’ y hace angel investing.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Para la protesta social: empresas y gobierno de clase media

Para el autor, las necesidades del país no se resolverán en una mesa de diálogo, sino creando alianzas con empresarios y gremios.

Publicado

on

La convulsión social y política que caracteriza por estos días a Colombia se explica por la combinación de factores de muy variada índole, que han dado como resultado una seguidilla de manifestaciones con dos caras, una mayoritariamente pacífica, deliberante y democrática; y otra minoritariamente violenta.

Frente a este panorama el gobierno ha optado, entre otras estrategias, por mantener una relación cercana con el empresariado, apostándole a nutrir su respaldo de cara al proceso de interlocución con los líderes de la protesta, entre ellos, los sectores obreros críticos de potenciales reformas en el campo laboral y pensional que afecten su statu quo.

Esta relación se ha traducido en medidas que apuntan a fortalecer el aparato productivo a través de la reducción de la carga tributaria que recae sobre las corporaciones, a lo que se suman incentivos para las pequeñas y medianas empresas y lo que parece un inocuo congelamiento del IVA durante tres días.

Lea también: “No estamos de acuerdo con un paro permanente”: Andi

Varias de las reformas impulsadas por el gobierno hicieron parte de sus propuestas de campaña, fueron respaldadas por más de diez millones de votos y quedaron, por ejemplo,consignadas en una Ley de Financiamiento que, aunque se cayó por vicios de forma en la Corte Constitucional, fue discutida y aprobada por el Congreso.

De alguna manera, las propuestas y acciones gubernamentales representan a una parte significativa del país, pero no están exentas del debate político, el examen académico y el diálogo social, que debe darse en torno a la necesidad de evaluar la forma en la que estos cambios se conectan con los reclamos de otro grupo, no menor, de colombianos.

Parece una obviedad, pero resulta prioritario que el gobierno identifique la manera en la que la protesta está en directa relación con la forma en la que la sociedad colombiana se ha ido transformando en aspectos tan importantes como el robustecimiento de la clase media La justicia social, de la que tanto se habla y por la que tan poco se hace, implica reconocer que un grueso de los ciudadanos tiene expectativas nuevas frente a la labor del Estado y particularmente, frente a la forma en la que orienta su gasto.

“La política ha sido casi inoperante en materia de empleo y este debería ser el punto sobre el cual el gobierno y sus valiosos aliados, los empresarios, deberían concentrarse”

Juan Nicolás garzón

El aumento de la riqueza implica una sociedad más compleja en sus demandas sociales y,por ende, una presión creciente para que el Estado se preocupe por proveer bienes públicos de calidad.

Un país progresivamente urbano se interesa cada vez más por la mejora en los sistemas de transporte masivo, en el avance de los estándares de la educación media, en el acceso ampliado a la educación superior, en las condiciones de retiro y en el mejoramiento de las opciones de recreación, entre varios otros.

Buena parte de los cambios sociales han sido muy favorables, tenemos muchos menos pobres, vivimos más y contamos con mejores coberturas en varios ámbitos. Sin embargo, la política ha sido casi inoperante en materia de empleo y este debería ser el punto sobre el cual el gobierno y sus valiosos aliados, los empresarios, deberían concentrarse, ser más asertivos, reflexivos y creativos.

Lea también: Cuánto cuesta vivir como las personas más ricas del mundo

Los datos muestran que el ritmo de destrucción de plazas laborales no cesa, la población que participa en el mercado laboral se reduce, el desempleo entre los jóvenes no cede, la informalidad se ha vuelto casi estructural y las barreras para el acceso al trabajo por parte de las mujeres son consistentemente altas.

Estas problemáticas difícilmente se resolverán de tajo en una mesa de concertación, pero la necesidad de conectar a Estado, gremios, jóvenes,trabajadores, desempleados y representantes en general de la sociedad civil, es el único camino que nos queda si lo que queremos es no vivir bajo una democracia asediada.

Contacto: Juan Nicolás Garzón Acosta
*El autor es profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana

Seguir Leyendo

Destacado