Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

¿Qué supondrá ser una empresa exitosa y un líder empresarial ejemplar al final del 2020?

Al final del año, las empresas no serán medidas por sus ganancias, sino por cómo respondieron al reto que trajo el Covid-19.

Publicado

on

No hay ninguna duda de que al final del 2020 no podremos mirar el criterio de desempeño de una empresa con base en sus ganancias, debido a la alta volatilidad de los mercados financieros. Tampoco podrán ser medidas las empresas por la rentabilidad a los accionistas, e incluso tampoco podrán ser medidas por un creativo EBC (earnings before Covid).

Pero con seguridad que al final del año, y cuando termine la pandemia, las mejores empresas y líderes serán reconocidos y medidos por el cómo respondieron a los retos asociados al Covid-19; por sus acciones; por a quienes priorizaron; por cómo y qué hicieron con y por los grupos de interés.

Lea también: Conciencia, consciencia y ciencia: La brújula para tomar decisiones

En palabras de Miguel Galván, director General de Business Transformation Consortium (BTC), “el éxito del CEO en el 2020 se reconfigura; no se trata más de cumplir el plan del año. Se trata de sortear la crisis cuidando a su equipo y a la empresa. Hacerlo transformando su empresa en una más resiliente y congruente con su propósito”.

Anticipemos a cómo serán medidas las organizaciones al final del año, y al final de la pandemia: ¿Mantuvieron los empleos?, ¿qué consideraciones tuvo la empresa para enviar a sus colaboradores a hacer homeoffice?, ¿cómo se acompañó a los colaboradores más vulnerables?, ¿qué hizo la empresa por los proveedores y los clientes?, ¿cómo demostró la empresa solidaridad con las comunidades donde opera?, ¿qué papel asumió la empresa para solucionar problemas sociales durante la crisis?

¿Cómo están anticipándose a riesgos climáticos?, ¿qué planes de contingencia ha diseñado para la gestión de riesgos de seguridad por aumento a la violencia derivada de desigualdades sociales y económicas creadas o exacerbadas por la pandemia?, ¿que criterios se definieron financiera, social,  legal, logística, ambiental, y moralmente la licencia para operar?, ¿cómo acompañó la junta directiva a la organización en el proceso de la crisis?, ¿cómo se reinventó la organización durante y después de la crisis?, ¿qué valores primaron?

“El éxito del CEO en el 2020 se reconfigura; no se trata más de cumplir el plan del año. Se trata de sortear la crisis cuidando a su equipo y a la empresa”.

Miguel Galván, director General de Business Transformation Consortium

Lea también: Cuando la continuidad de negocio pudiera ser irresponsabilidad social

Aunque bien, sabemos que a raíz de la crisis un número alto de organizaciones están y estarán en misión de sobrevivir y, ya habiendo descartado los indicadores de rentabilidad, no con poca frecuencia las decisiones estarán tomándose reactivamente en miras de enfrentar un peor escenario y, por ende, quizás alejándose del propósito, la estrategia y los valores corporativos, y haciendo las elecciones por supervivencia. 

Sin embargo, sobrevivir no significa “a toda costa”. Dirigir las organizaciones en estos momentos, no solo hacia su supervivencia, sino hacia una búsqueda de la sostenibilidad con miras a la búsqueda de vigencia corporativa en el largo plazo, supone transformaciones y reinvenciones sin alejarse del propósito y de los valores de la empresa.

Será un año en donde la resiliencia, la perseverancia, la entereza, la confianza, la templanza, la solidaridad, la cercanía, la congruencia, la autenticidad, la empatía a la diversidad, la sensibilidad social, la claridad al comunicar, la paciencia, la valentía para la toma decisiones difíciles, y el cuidado de si mismo para estar bien, y poder servir a los demás, serán los atributos que determinarán quienes son verdaderamente líderes.

Lea también: Empresas: ¿Cómo ajustar la estrategia a la coyuntura?

Contacto:
LinkedIn: María Alejandra Gonzalez-Perez
Twitter: @alegp1
*La autora es profesora titular de la universidad Eafit. Es presidente para América Latina y El Caribe de la Academia de Negocios Internacionales (AIB). PhD en Negocios Internacionales y Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad Nacional de Irlanda.

Publicidad
Publicidad